Actualidad

Grecia, dolor de cabeza para Christine Lagarde

El siguiente gerente del organismo internacional, Carstens o Lagarde, deberá enfrentar la posible quiebra de las finanzas helénicas y evitar el contagio a otras naciones.

28-06-2011, 12:25:59 PM
28 de Junio de 2011

Christine Lagarde, la .nueva directora gerente del Fondo Monetario Internacional  (FMI), quien fuera elegida este martes,  tendrá que enfrentarse a la frágil situación
de la deuda europea, pues no sólo deberá gestionar el rescate de Grecia,
también deberá vigilar las finanzas de países como .Irlanda, Portugal o España.

El principal desafío que enfrentará la .nueva directora del
FMI será generar un plan de contingencia ante la preocupación de que .Grecia
tendrá que reestructurar o declarar un impago de su deuda pese al
multimillonario paquete de rescate  que
recibió el año pasado.

A pesar de la intervención del organismo monetario en 2010, ningún indicador financiero griego ha mostrado señales de crecimiento,
por lo que crece la incertidumbre sobre si el país helénico se declarará en
quiebra para solucionar sus problemas fiscales.

Muchos críticos habían señalado que era precisamente la situación
de la deuda europea lo que llevaría a los países a votar en favor Lagarde, pues
esto implicaría una continuación del apoyo del Fondo a la Unión Europea.

Cabe destacar que los bancos franceses aprobaron una propuesta
para otorgar un segundo rescate financiero a la deuda griega unas horas antes
del nombramiento de la antigua ministra de finanzas de Francia como nueva
dirigente
del FMI.

El FMI ha estado dirigido por un europeo desde su creación
en 1945 y de sus diez directores gerentes cuatro han sido franceses:
Pierre-Paul Schweitzer, Jacques de Larosière, Michel Camdessus y el
recientemente dimitido Dominique Strauss-Kahn, los cuales dirigieron la
institución durante 36 de sus 65 años de funcionamiento.

Lagarde heredó un organismo poderoso, muy
distinto al que recibió Strauss-Kahn en el 2007, cuando el Fondo vivía una
profunda crisis de identidad y algunos cuestionaban incluso su viabilidad.

En 2010, el FMI concedió préstamos récord de 91,700 millones
de dólares.