Para EntenderPolítica y Sociedad

Qué fue del conductor del BMW que chocó en Paseo de la Reforma

El conductor dio un golpe a las autoridades y obtuvo un amparo, sin embargo, la defensa de Carlos Salomón Villuendas se desistió de los efectos que le beneficiaban.

25-10-2017, 8:06:31 AM
bmw reforma

El conductor del auto BMW que el pasado 31 de marzo se impactó contra un poste en la avenida Reforma de la Ciudad de México, ocasionando la muerte de cuatro personas, se desistió de los efectos de un amparo que le fue otorgado, con lo que admite seguir privado de su libertad hasta la resolución del juicio.

Carlos Salomón Villuendas Adame, acusado de homicidio culposo agravado por tránsito de vehículos, apeló la prisión preventiva que lo mantiene en el Reclusorio Norte desde que se le vinculó a proceso el pasado 2 de abril.

Ese recurso fue resuelto por la Novena Sala Penal en funciones de Tribunal de Alzada del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, instancia que ratificó que Villuendas enfrentara el juicio en prisión.

La defensa del conductor se inconformó con ese fallo promoviendo un amparo, el cual se le otorgó para que la Novena Sala dejara sin efectos la ratificación de la prisión preventiva, a fin de que dictara otra resolución pero esta vez debidamente fundada y motivada.

En su sentencia, el Juzgado Tercero de Distrito de Amparo en materia penal en la capital mexicana reconoce que la Sala mencionada no fundó ni motivó adecuadamente la ratificación de la prisión preventiva contra Villuendas, lo que vulnera la garantía de legalidad contemplada en los artículos 16 y 19 de la Constitución.

Con ese amparo, el conductor del BMW podía seguir insistiendo para obtener su libertad, sin embargo, “debido a la lentitud con la que se han resuelto estos recursos”, el acusado prefirió desistirse de los efectos que le beneficiaban, con el objetivo de que su abogado se concentre en la estrategia para el juicio principal, explicó a Alto Nivel Eduardo Gómez, defensor de Carlos Salomón Villuendas.

En el desistimiento, el letrado argumenta que en la Ciudad de México las sentencias de amparo no se cumplen de manera inmediata, por lo que seguir impugnando la prisión preventiva, que considera ilegal e injustificada, es alargar un proceso que debe resolverse en plazos mucho más cortos, tal y como lo establecen el artículo 17 de la carta magna y los principios del nuevo sistema penal acusatorio.

“Ya no queremos entretenernos más, sabemos que es injusto que se mantenga la medida cautelar” de prisión preventiva, consideró Eduardo Gómez. De esta forma, el conductor del BMW continuará en el Reclusorio Norte de la capital mexicana hasta que se dicte una sentencia de primera instancia.

La madrugada del viernes 31 de marzo, el hoy imputado chocó con un poste de luz sobre Paseo de la Reforma, accidente en el que murieron cuatro de sus acompañantes. Los reportes médicos aseguraron que Carlos Salomón Villuendas conducía bajo los efectos del alcohol a una velocidad de más de 180 kilómetros por hora, aunque su abogado defensor dice que no existen pruebas concretas al respecto.

El delito que mantiene detenido a Villuendas Adame, homicidio culposo agravado por tránsito de vehículos, se sanciona con penas de entre seis y veinte años de prisión, de acuerdo con el Código Penal de la Ciudad de México.

Tras admitir permanecer en prisión preventiva, el proceso contra el conductor deberá entrar en la etapa intermedia, fase en la que las partes presentan excepciones e incidencias, es decir pruebas de cargo y de descargo.

Cuando esto concluya, el juzgador deberá emitir un auto de apertura de juicio, en el que se deciden los aspectos esenciales del caso. En esta parte del proceso el juez establece un protocolo para llevar a cabo la audiencia de juicio oral, en la que se realizan los alegatos de apertura, desahogo de pruebas y alegatos de cierre o clausura, para concluir con la sentencia del juzgador.

Si esta es condenatoria se fija fecha para la audiencia en la que se individualiza la pena, es decir, cuando se le dice al acusado los años que deberá pasar en prisión y –de ser el caso- el monto que deberá pagar como reparación del daño.

En todas las etapas del proceso penal los familiares de las víctimas, quienes son los ofendidos por el delito presuntamente cometido, pueden intervenir coadyuvando directamente con el Ministerio Público o mediante una representación legal particular.

Relacionadas

Comentarios