HistoriasPolítica y Sociedad

Frida, la niña de 12 años que representa la unidad tras el sismo

Las labores de rescate de Frida Sofía, la niña de 12 años que quedó bajo los escombros del colegio Enrique Rébsamen significa un punto de solidaridad y unión entre los mexicanos.

20-09-2017, 8:03:59 PM
escombros enrique rebsamen

Decenas de socorristas trabajaban incansablemente el miércoles para rescatar a una niña de entre las ruinas de una escuela que se desplomó por el devastador sismo que sacudió México y que ha dejado 230 muertos y decenas de edificios destruidos.

Conforme pasaban las horas crecía la expectativa y la incertidumbre sobre si la niña podría ser liberada. Algunos medios locales dijeron que habría otro menor vivo entre esos escombros.

Mientras algunos rescatistas pedían silencio para escuchar si ella hacía ruidos desde las entrañas del derruido edificio, otros arriesgaban su vida arrastrándose entre los vestigios de la escuela, soportados precariamente sobre pilotes de madera.

Un perro rescatista entró varias veces por los huecos de la estructura, por donde también se introdujo una manguera para hidratar a la pequeña, que cumplía más de 28 horas atrapada en el colegio Enrique Rébsamen, en el sur de la Ciudad de México, donde casi un centenar de personas ha muerto.

Según la cadena Televisa, los padres de la niña estaban a pocos metros de los rescatistas. En esa escuela fueron rescatados el martes 11 menores y se recuperaron 25 cadáveres, 21 de ellos de niños y cuatro de adultos, pero el presidente Enrique Peña Nieto dijo unos 30 niños estaban bajo los cascotes.

De acuerdo con Televisa, la niña se llama Frida Sofía y tiene 12 años.

Algunos voluntarios expresaron su frustración por la desorganización entre los servicios de emergencia militares y civiles, que competían por liderar las labores tras el sismo de magnitud 7.1 que sembró de destrucción varias ciudades del país.

“Sí hubo descoordinación al principio, pero lo que pasa es que en realidad ninguna sociedad está preparada para un evento así”, dijo Alejandro Mendez, encargado de coordinar una de las brigadas del prestigioso grupo de rescate Topos, poco antes de ingresar a una zona colapsada para recuperar dos cuerpos.

En varias áreas, maquinaria pesada ya hacía labores de limpieza, pero la Ciudad de México habitualmente congestionada y bulliciosa no mostraba mucho movimiento. Poco más de 50 personas habían sido rescatadas en la capital, según autoridades.

En una gran demostración de solidaridad, miles de ciudadanos participaban en los rescates como voluntarios, coordinaban ayuda y salían a comprar víveres, medicinas y herramientas a supermercados para donar a los afectados por el sismo.

Miles de socorristas seguían removiendo enormes escombros con sus propias manos en búsqueda de sobrevivientes en al menos cuatro puntos de la ciudad.

En los barrios de moda Condesa y Roma de la capital había riesgo de que al menos dos grandes edificios, una de ellas lastimada por el mortífero sismo del 19 de septiembre de 1985, pudiera desplomarse y las autoridades pedían no acercarse.

Relacionadas

Comentarios

También podría interesarte: