Tecnología

Franz Ferdinand, indie que se agradece

La banda ha transitado entre lo bailable, lyrics emocionales, y sonidos electrónicos y africanos. Indie pop, en versión pura.

28-05-2009, 5:00:00 PM

By Antífona


Me agradó desde el principio la actitud de los escoceses de Franz Ferdinand; aspiraron a cosas grandes y cómo no si el nombre de la banda lo tomaron de un duque de Austria.


Además, todos los miembros estuvieron anteriormente en distintas bandas independientes en la década de los 90 como The Karelia, Yummy Fur, 10p Invaders y Embryo, y eso ya era un anticipo o promesa de calidad.


Su propuesta visual también fue atractiva. Utilizaron imágenes vanguardistas rusas en los clips y cubiertas de sus álbumes. You Could Have It So Much Better, por ejemplo, hace referencia a un retrato de 1924 de Alexander Rodchenko, y el single Take Me Out, a “Una sexta parte del mundo”, también por Rodchenko.


En cuanto a estilo, llevan bien puesto la onda indie rock. ¿Por qué? Porque combinan bien el garage rock de los 60 con el new wave. Y también arremeten en sus temas los sonidos del pop británico noventero, como Blur, Talking Heads, Belle & Sebastian, Duran Duran, Pulp e incluso quizá puedo enmarcar aquí a Joy Division.


Otro punto a favor es la actitud de sus actuaciones. Sencillamente sorprende la calidad de sus sonidos, la conexión con el público…te vas con la certeza, y no la impresión, de que los chicos dejan todo sobre el escenario.


Tienen, además, una disposición muy arty en las actuaciones, lo que se agradece y se respeta. A veces, incluso, son comparados con Interpol.


Discografía
Su primer trabajo del 2004, con el nombre Franz Ferdinand, conto con sonidos bien concretos. La banda lo definió de forma muy concisa: ¡para que bailen!


Fue tan elogiado que hasta la BBC señaló: “es una obra maestra funky, punky, suave y fresca de la primera canción a la última”.


El debut, sin duda, fueron melodías adhesivas, sonidos compactos, alegres, y  acordes repetitivos, pero que llamaban a mover el cuerpo.


Luego, en 2005, vino You could have it so much better. La banda lo definió como: “Para que lloren…” y claro, ampliaron el abanico musical.


La polarización ocasionó comentarios más críticos, algunos incluso dijeron que fue una grabación “de emergencia”. Personalmente destaco en ese disco los singles “Evil heathen” y “Your diary”.


Hoy, en 2009, lanzaron Tonight. El tercer trabajo del grupo marca el regreso a lo bailable, esta vez con tendencias africanas.


Un trabajo experimental, que ya advertí en generosidad respecto al baile y toques electrónicos.


El debut no provoca lo mismo que los dos trabajos anteriores, al menos en mi percepción, pero hay que darle la oportunidad. Además, claro, es pop, es danzar, es disfrutar…y sin duda, muchas imágenes de buenos momentos en mi vida tienen como banda sonora el “Do you want to” o “Take me out” de los nativos de Escocia.