Buscador
Ver revista digital
Finanzas

Salida constante de capitales en 2021: ¿Ya es tiempo de preocuparnos?

07-07-2021, 6:15:00 AM Por:
Dólares
© Depositphotos

México tiene una larga historia de problemas económicos anunciados previamente por la desconfianza de los capitales extranjeros, ojalá esta no sea una más.

México tiene una larga historia de crisis ligadas a la desconfianza de los capitales en el rumbo económico del país. A reserva de que algo ocurra y que revierta la situación, la salida de capitales entre 2020 y 2021 ya es un factor que debería preocupar a muchos. Hasta el momento el fenómeno ha tenido efectos limitados en el indicador que más pega, en el tipo de cambio, debido sobre todo a que la paridad cambiaria se mantiene “a flote” por la llegada de remesas, las operaciones diarias de swaps de los inversionistas nacionales y extranjeros, así como el aumento de las exportaciones.

Pero todo tiene un límite. Lo que empezó en 2020 como un claro efecto de la debacle económica en México y el mundo debido al Covid-19, se ha extendido a este año pese al rebote del PIB, que se espera de entre 5 y 6 por ciento. La salida de capitales confirma que el tipo de cambio no siempre es un buen referente sobre la trayectoria de la economía, los capitales de los inversionistas, sobre todo en valores gubernamentales se han ido, y el peso está relativamente sólido.

Huida en desbandada

Con base en los datos más recientes del Banco de México (Banxico), la tenencia de valores gubernamentales en poder de extranjeros ha disminuido 147 mil 398.6 millones de pesos entre enero y mayo de 2021, frente a su máximo de 2020. La salida acumulada entre el año pasado y este 2021 ya es de 21 por ciento. De hecho, en todos los meses de este año se ha registrado salida de capitales, una tendencia preocupante por el contexto actual de recuperación.

Las remesas se han vuelto un paliativo muy valioso ante este ‘éxodo’ del dinero de inversionistas que tenían en valores del gobierno. En el mes pasado, los envíos de remesas desde el exterior fueron de 4 mil 514 millones de dólares.

¿Por qué se van?

Además de las cifras, lo preocupante es saber la causa de la salida de los inversionistas foráneos. Vale la pena señalar que esta trayectoria está por convertirse en la más extensa del siglo, no se observaban tantos meses continuos de salida de capitales en años, de no ser porque en noviembre de 2020 se interrumpió dicho fenómeno, y en caso de que durante junio también hayan salido capitales, lo que es muy probable, ya se habrían acumulado 18 meses así.

A juzgar por lo acontecido en todos estos meses, es probable que los inversionistas foráneos estén alejándose, al menos momentáneamente, del mercado mexicano debido a la serie de ajustes en política económica que han deteriorado la confianza de los inversionistas en general, especialmente en sectores como el energético. También afectan el aumento de la inflación, el doble de la meta del banco central mexicano, y las expectativas de mayores aumentos en las tasas de interés.

Como hemos señalado, la tasa de interés nominal es mucho más alta que la que se paga en Estados Unidos, pero al mismo tiempo es reflejo de un aumento en el riesgo.

Así, los inversionistas extranjeros operan en el “día a día”, pero se mantienen lejos de los “plazos”; la forma de hacerlo es mediante los llamados “swaps”, transacciones mediante las cuales venden dólares e invierten en pesos, para posteriormente recomprar esos mismos dólares, muchas veces más baratos por la apreciación que se genera en el tipo de cambio.

¿Qué pasará?

Es probable que esta salida de capitales no se revierta en el corto plazo. De cualquier manera, ya son muchos meses consecutivos y es evidente que existe un factor de desconfianza en la economía mexicana. Más allá de la desconfianza del exterior, este fenómeno va a presionar en forma adicional a las tasas de interés, ya que la salida de flujos se debe compensar de alguna manera, una de ellas sería con más pago de intereses, otra con recortes al gasto.

Este indicador, el de la salida de capitales, es un reflejo más certero del rumbo de la economía. Ante un “rebote espectacular” de entre 5 y 6 por ciento, la confianza del público inversionista residente en el exterior no lo refleja, sino por el contrario. ¿Qué ven los inversionistas de fuera, que otros no ven? En realidad, ven lo mismo, sólo que aquí estos temas se mantienen de lado.

México tiene una larga historia de problemas económicos anunciados previamente por la desconfianza de los capitales extranjeros, ojalá esta no sea una más.

LEE MÁS:

Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios