Buscador
Ver revista digital
Finanzas

¿Qué significa la baja de calificación de Moody’s para México?

11-07-2022, 8:41:50 AM Por:
Peso
© Especial

México mantiene el grado de inversión pese a la rebaja de nota, pero esta acción significa que las tasas de interés se mantendrán altas por mucho tiempo.

Aunque el gobierno del país, concretamente el propio presidente Andrés Manuel López Obrador, pide que se bajen o que ya no se suban más las tasas de interés, para evitar que se “pare” la economía, lo cierto es que, tanto por las condiciones globales como por las internas, el costo del dinero en México perdurará alto por un tiempo, quizás lo que resta del sexenio.

A reserva de revisar cuál ha sido el impacto efectivo en las tasas activas de los agentes de crédito; al observar que hace poco más de un año la tasa de referencia del Banco de México estaba en 4 por ciento y hoy está en 7.75 por ciento, es evidente el incremento de casi 400 puntos base, es decir, 3.75 por ciento.

Los bancos centrales, el contexto geopolítico, los colapsos en las cadenas logísticas y comerciales en general, más lo que se acumule, mantendrán el escenario de tasas altas en el mundo, y México no lo puede evadir.

En lo interno, el 8 de julio la calificadora de valores Moody’s Investor Services bajó la calificación del país a Baa2 desde Baa1, todavía dentro del rango de inversión, pero sin duda una mala noticia.

Antes de explicar por qué la acción de Moody’s, entre otras más, significa un periodo de tasas altas en México, veamos los argumentos de la calificadora para reducir la calificación del país, que dice todo:

“El descenso de la nota está asociada a tendencias económicas y fiscales que seguirán mermando de manera gradual, pero persistente, el perfil crediticio de México”.

“La actividad económica sigue siendo afectada por débiles perspectivas de inversión y rigideces estructurales que se convierten en factores que impedirán revertir el impacto que la pandemia tuvo sobre el país y la consecuentes brecha entre el nivel del PIB proyectado en los próximos años”

Lo que Moody’s quiso decir es que….

Traducidos al español los argumentos esgrimidos por Moody’s para bajar la calificación del país tenemos lo siguiente:

1) México no tiene potencial de crecimiento más allá de su “dinamismo” de las últimas décadas. Estructuralmente, la economía mexicana no cuenta con los elementos necesarios para crecer más.

2) Tan es así, que el país apenas recuperará lo perdido por la pandemia hasta el año siguiente, convirtiéndose en una de las últimas naciones en el mundo en hacerlo.

3) Peor aún, la economía mexicana seguirá deteriorándose porque no hay visos de cambios estructurales, lo que desde luego redundará en menor crecimiento.

4) El combate a factores como la pobreza, bandera del gobierno en funciones, no podrá ir más allá, porque no hay las condiciones necesarias para ello, en términos económicos.

5) Por lo tanto, este último factor es esencial, no lo dice Moody’s, pero se deriva de sus acciones y argumentos para reducir la nota del país. México dependerá en muy buena medida de los flujos financieros externos, para mantener la estabilidad y un relativo crecimiento.

Flujos foráneos de capital, claves

La única “ley de la atracción” que conocen y obedecen los flujos financieros globales es el de las tasas de interés, no hay más.

En este sentido, México deberá mantener una tasa atractiva con respecto al mercado de Estados Unidos, su referente, si quiere que los flujos foráneos se mantengan vigentes en el país, dándole relativa estabilidad al tipo de cambio y también a la economía.

Los cálculos de los intermediarios y analistas señalan que la tasa de interés de referencia del banco central de Estados Unidos, la Fed, terminará el año alrededor de 3.25 por ciento.

Por lo tanto, si consideramos que nuestro país debe mantener al menos un diferencial de 600 puntos base con nuestro socio principal, tenemos que en México la tasa de Banxico todavía puede subir al menos 150 puntos base respecto a como se encuentra actualmente, para colocarse en niveles aproximados de 9.25 al final de este 2022, o incluso más. Algunos analistas consideran que en caso de deteriorarse el escenario, Banxico llegaría a reportar tasa de referencia de hasta doble dígito.

Al final de este año, respecto a inicios de 2021, la tasa principal de México estaría cuando menos 525 puntos base arriba, o un 5.25 por ciento más.

Este ajuste estaría muy lejos de lo que se vivió en otras épocas en este país, pero ya hay generaciones que hoy toman decisiones personales o de inversión y deuda, que nunca habían visto tasas en esos niveles.

MÁS NOTICIAS:

¿Quieres ser un emprendedor o emprendedora?
Conoce Emprendedor.com el mejor contenido de Ideas de Negocio, Startups, Franquicias, e Inspiración, síguenos y proyecta lo que eres.

Comentarios