Buscador
Ver revista digital
Finanzas

¿Por qué los intereses bancarios son mucho más altos que la tasa de Banxico? Así funciona el margen financiero

04-08-2022, 8:55:23 AM Por:
Alza de tasas
© Especial Alto Nivel

Cuando Banxico sube las tasas de interés, el costo de los créditos sube; pero tarda al menos 2 años en bajar.

La tasa de referencia del Banxico cerrará muy probablemente el presente año sobre niveles de 9.5 por ciento, pero si las condiciones siguen deteriorándose, no se descarta que por primera vez en el siglo ésta llegue al nivel de doble dígito.

Muchos analistas, banqueros e incluso funcionarios, señalan que el aumento de las tasas de interés en el país tardará en reflejarse en el costo crediticio, porque la desaceleración del consumo es como un dique al aumento de los intereses en préstamos.

Sin embargo, esto sucederá tarde o temprano. Peor todavía, las tasas de interés serán un lastre, herencia de este proceso de desaceleración económica, y mucho peor, el llamado margen de intermediación financiera se mantendrá más tiempo como el obstáculo (otro lastre) que ha impedido por décadas que el crédito detone a los niveles en los que pueda fomentar de verdad la expansión económica.

En México las tasas de interés suben con mayor velocidad con la que bajan, eso es un escenario ideal, porque muchas ocasiones las tasas se “estacionan” en el nivel que alcanzan y tardan mucho en bajar.

Las evidencias que han dejado otros periodos así lo manifiestan, las tasas de interés no bajan a la misma velocidad, eso es un hecho.

Suben con facilidad, bajan a cuentagotas

En el año 2008 cuando empezaron a subir las tasas de interés, a finales de ese año, ante el inicio de la crisis subprime, el proceso de descenso en los créditos inició prácticamente dos años después, a finales de 2010, a pesar de que incluso las tasas de referencia se empezaron a mover a la baja meses antes, a mediados de 2009 con los primeros indicios de que regresaba la estabilidad financiera a raíz de las políticas monetarias de los bancos centrales.

Las cifras indican que fue en aquellos años cuando las tasas de las tarjetas de crédito pasaron de 33 a casi 40 por ciento entre mediados de 2008 y finales de 2010, hasta que empezaron a bajar, pero de forma paulatina, fue hasta el año 2016 cuando regresaron a 33 por ciento, para “rebotar” a entre 37 y 38 por ciento a finales de 2018. En 2020 bajaron ligeramente en promedio a 36 por ciento, pero ahora ya están nuevamente en 39 por ciento, promedio.

Por si fuera poco, el nivel de las tasas de interés y su dificultad para que bajen en el corto y mediano plazo, existe un factor que es el que de verdad incide en el costo de los créditos e impide que este sector se convierta en el elemento que detone la expansión económica.

Margen de intermediación, el verdadero lastre

El verdadero lastre en el mercado crediticio es el llamado margen financiero, margen crediticio, margen de intermediación, o como se le quiera llamar.

Dicho margen es la diferencia que existe entre la tasa de referencia del mercado y el precio de los créditos; los bancos e instituciones financieras aplican dicho margen como un costo adicional por el llamado “riesgo de crédito”; es decir, el riesgo que asumen al prestar dinero en el mercado.

Lo que sucede es que en México dicho margen es muy amplio; de hecho, es una diferencia abismal que pocas veces se ha reducido y que, con este proceso de desaceleración en la economía del país, así como de la campaña de tasas de interés al alza que lleva a cabo en este momento el Banco de México, no se recortará, de hecho, aumentará. Y peor todavía, no bajará por mucho tiempo.

Si atendemos las experiencias históricas, el margen de intermediación financiera o margen bancario tendrá cuando menos dos años en el mismo nivel, asumiendo que ya hayan llegado al techo, pero la mala noticia es que el Banco de México todavía no ha terminado con este proceso de tasas al alza, apenas va en 7.75 por ciento y se espera que al final del año se ubique al menos en 9.50 por ciento, eso significa cuando menos 175 puntos base, que seguramente incrementarán más el margen financiero y lo mantendrá en su techo por un periodo de al menos 24 meses.

Margen financiero en México, entre los más altos del mundo

El margen financiero o de intermediación en México es uno de los más altos del mundo. Tan sólo a los niveles actuales un deudor con tarjeta de crédito debe pagar una diferencia promedio de 3,225 puntos base adicionales, o 32.25 por ciento.

Dicho de otra manera, un deudor con tarjeta de crédito debe pagar un margen financiero a la institución que le presta, es decir pagarle un costo extra por el riesgo que asume al prestarle, de 5.16 veces el costo que tiene esta empresa del sector financiero por obtener recursos en el mercado.

Este margen financiero lo pagan desde luego empresas, individuos y hasta gobiernos, lo que se convierte en un auténtico obstáculo para la economía porque encarece los créditos, que deberían ser mucho más baratos si las condiciones de la economía mexicana fueran diferentes, esa es la enorme diferencia entre una nación industrializada y una que está en desarrollo. Sin embargo, el margen financiero de México es uno de los más altos del mundo, supera a países de similar o tamaño un poco menor como Brasil, Chile, Portugal, etcétera.

Este margen financiero es, de hecho, un factor determinante para las grandes utilidades del sistema bancario, pero un lastre para la economía y con toda seguridad este periodo no será la excepción. Las tasas de interés y, sobre todo, el margen financiero, quedarán como herencia negativa cuando termine este proceso de desaceleración que todavía no sabemos si terminará en recesión.

MÁS NOTICIAS:

¿Te interesa el mundo del emprendimiento?
Conoce Emprendedor.com el medio lider en contenido de Ideas de Negocio, Startups, Finanzas, Noticias para emprendedores, Franquicias, Marketing, Inspiración, síguenos y proyecta lo que eres.

Comentarios