Buscador
Ver revista digital
Finanzas

Peso fuerte, Bolsa sube, tasas estables; ¿qué nos quieren decir los mercados a unos días de las elecciones?

02-06-2021, 6:15:00 AM Por:
Peso
© Especial

Sin duda no es un proceso electoral cualquiera, pero los mercados no siguen las peleas entre los políticos, sino lo que estos hacen con la economía del país.

El peso ligó ayer 14 días hábiles cotizando por debajo del umbral de los 20 pesos por dólar; la última vez que estuvo en ese nivel, de 20 unidades, fue el pasado 12 de mayo.

Ayer la paridad cambiaria se colocó en 19.9490 pesos por dólar en el mercado interbancario, no es su mejor nivel en esta racha que lo ha llevado a menos de 20 pesos, pero tampoco el más alto.

Ya que hablamos de rachas, olvidaba decir que este periodo del peso por debajo de las 20 unidades por dólar, 14 días hasta ayer, es el más extenso en más de un año; el 3 de marzo del año pasado culminó otra racha muy prolongada en la misma situación.

Por su parte el indicador bursátil más popular en México, el Índice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), terminó ayer en 50,722.35 unidades, regresó a niveles previos a la pandemia y sigue su escalada sin que por ahora se observe un cambio de tendencia.

En materia de tasas de interés, indicadores como la Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio (TIIE), cotiza en 4.2825 por ciento, muy estable desde hace ya varias semanas. El llamado fondeo bancario está en un promedio de 4.05 por ciento, cerca de la tasa de referencia del Banco de México, ubicada en 4 por ciento.

Este panorama tiene una particularidad, se presenta a unos días de las elecciones intermedias que, más allá de ser las más grandes de la historia del país (cada elección será la más grande del país mientras siga incrementándose la lista nominal), es decisiva para el rumbo económico de México.

¿Qué nos quieren decir los mercados con su comportamiento?, ¿Será que a los mercados no les importa la política?, ¿Los mercados están en otros asuntos? Veamos algunas respuestas.

Sustento económico del país no cambiará radicalmente

En teoría, la economía del país pasa por una transformación, un cambio de modelo económico con más y mayor supuesto beneficio para las clases más desprotegidas.

Los mercados, en todo caso pagan, por ver; están a la espera de que este nuevo modelo empiece a dar resultados. Y si llega a darlos, es un hecho que los lineamientos teóricos son benéficos no sólo para la economía de México, sino para la de cualquier país.

Acabar con la pobreza y la desigualdad es algo que ni siquiera en las naciones industrializadas podrían rechazar o poner en duda como un gran objetivo, el punto es lograrlo.

Mientras eso sucede, los mercados perciben que, pase lo que pase, no cambiará sustancialmente el rumbo económico de México. Es decir, se mantendrá el orden de las finanzas públicas, algo que los mercados han reconocido siempre desde que inició este gobierno. Y también habrá un “rebote” económico pocas veces visto, impulsado por la economía estadounidense, eso es música para los oídos de los inversionistas.

Más allá, no se esperan cambios de timón drásticos incluso en el supuesto de que la administración actual llegara a perder el control de la Cámara de Diputados. Vendrán debates y desencuentros por el Presupuesto, algo que no daña a ningún país ni a ninguna democracia, al menos hasta ahora.

Los mercados parecen decirnos, con su desempeño a unos días de la elección, que siguen de cerca el proceso, que toman nota de lo que sucede, pero que no consideran que el contexto político vaya a dañar las estructuras de la economía, no al menos por el momento y considerado lo que dicen las encuestas más representativas.

Entonces, cabe la pregunta, ¿qué es lo que ven los mercados mexicanos para que parezca que no hacen caso al proceso electoral en el país?

Recuperación y contexto global, las pistas

Lo que parecen ver los mercados mexicanos, en lo que parecen estar ocupados, es en las expectativas de recuperación de la economía nacional. Venimos de una caída económica de 8.5 por ciento, la más reciente expectativa oficial apunta a un repunte de hasta 6.5 por ciento, que de concretarse sería un gran empujón en este año, sin olvidar que todavía quedamos por debajo del desplome de 2020.

Pero la economía se anima, y sobre todo los mercados financieros. No debemos olvidar una de las reglas de oro en las bolsas de valores: “compra el rumor y vende la noticia”. Claramente en la Bolsa Mexicana, los inversionistas están comprando la expectativa de un PIB de aproximadamente 6 por ciento.

Claro, los inversionistas saben que esta recuperación es insuficiente. De hecho, el primer trimestre fue malo para el PIB del país, pero todo estaba en el guión, cuando menos hasta el momento.

Otro indicador clave es el contexto global, las bolsas de valores en Nueva York al alza; las tasas de interés en el mundo industrializado cercanas al cero absoluto; un mercado energético bajo presión pero con precios relativamente estables desde hace meses sobre un promedio de 63 dólares; conflictos geopolíticos que por el momento no amenazan en demasía la estabilidad global; más la cercanía y sociedad con la mayor maquinaria económica del mundo, Estados Unidos, son por el momento motivo suficiente para que el proceso electoral sea, hasta ahora, factor para tomar nota, no más.

Es importante mencionar con toda claridad que los mercados mexicanos se encuentran relativamente estables por estos factores, no porque hayan votado o dejado de votar por algún color político. Claramente para los mercados esta elección no es un referéndum económico.

Sin duda no se trata de un proceso electoral cualquiera, pero los mercados no siguen las peleas entre los políticos sino lo que estos hacen con la economía del país. Llegará el momento en que los mercados evalúen dicho factor y actúen en consecuencia, por ahora los que deben hablar son los ciudadanos.

Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios