Buscador
Ver revista digital
Finanzas

Los Bear Market también generan fortunas, Warren Buffett y Carlos Slim son la prueba

21-06-2022, 11:00:00 AM Por:
Carlos Slim y Warren Buffett
© Especial

En momentos de alta volatilidad y de caídas en los mercados, inversionistas como Warren Buffett y Carlos Slim han formado y consolidado su patrimonio.

Los mercados bajistas o Bear Market son producto del pesimismo y generalmente responden a situaciones de crisis en la economía, ya sea global o de alguna nación o bloque económico. Sin duda un mercado bajista erosiona miles de millones de dólares, muchas fortunas se pierden y sus efectos muchas veces tienen efectos expansivos.

Sin embargo, los Bear Market también son el origen de muchas fortunas, y la consolidación de otras. En el mundo de las inversiones existen dos nombres clave que pueden dar testimonio de lo anterior, uno de ellos es mexicano.

Los nombres de Warren Buffett y de Carlos Slim Helú, han aparecido en los mercados bajistas durante las últimas décadas, sus fortunas están ligadas a la tendencia porque es justo en los peores momentos de los mercados de valores cuando inversionistas como ellos aparecen para comprar, cuando todos están llenos de pánico y pretenden vender todo lo que puedan. Veamos qué es lo que pasa.

Precios y visión de largo plazo

Los precios bajan considerablemente en un mercado bajista, sin duda alguna. Sin embargo, muchas veces bajan tanto que sus cotizaciones no tienen sustento. Recordemos que los precios de las acciones se determinan por una serie de factores, entre ellos los resultados financieros de las compañías, sus perspectivas, las condiciones de la economía, y varios más.

Las cotizaciones de las acciones caen con tanta profundidad debido a dos factores que pueden convertirse en aliados de quienes tienen los recursos necesarios para adquirir acciones baratas: el miedo y el pánico.

El miedo es el principio, la incertidumbre y volatilidad generan un entorno conocido en el mercado como “aversión al riesgo” que profundiza la caída del mercado. El siguiente paso en este proceso es el pánico, cuando los inversionistas venden acciones o activos sin sustento alguno, llenos de pánico ante la incertidumbre y volatilidad. Este descenso de los precios coloca las cotizaciones de muchas acciones en niveles muy bajos, con caídas de doble y hasta triple dígito.

Pero este desplome de los mercados, y por supuesto de las cotizaciones de las acciones, puede ser la oportunidad ideal para realizar inversiones con perspectiva de largo plazo ante dos elementos de gran atractivo: precios deprimidos que quizás han bajado en exceso, menores recursos para la inversión.

El Bear Market no es eterno

Como señalamos, el mercado bajista es un proceso de retroceso continuo y profundo que puede durar un tiempo breve o más prolongado. El Bear Market más duradero en tiempos de paz tiene ya mucho tiempo, sucedió en la era de la Gran Depresión cuando el S&P500 cayó en Bear Market durante casi tres años, desde el año 1929 hasta el año 1932, un total de 33 meses, cuando pudo finalmente salir de la trayectoria.

También el Bear Market se hizo presente en la Segunda Guerra Mundial, de hecho históricamente es el mayor periodo de contracción para este indicador, entre 1938 y 1942, por un periodo de 36 meses el mercado estuvo en zona bajista. En total, de acuerdo con los datos disponibles de la bolsa de valores de Nueva York, desde la Gran Depresión hasta la fecha, el S&P500 ha estado en Bear Market durante 23 ocasiones, el periodo más prolongado hasta ahora.

Como ya señalamos, fue el que registró en la Segunda Guerra Mundial con 36 meses, el segundo de mayor duración es el de la Gran Depresión. Por su parte, el periodo más corto fue el que tuvo lugar hace poco, en el año 2020 tras el Gran Confinamiento, derivado de la pandemia, con apenas un mes en Bear Market, entre febrero y marzo, ya que en abril el mercado repuntó en forma espectacular.

Pero más que el periodo de duración del Bear Market, hay datos que son todavía más relevantes, la profundidad de la caída; el ajuste del mercado entre febrero y marzo de 2020 fue de 35 por ciento, pero su recuperación fue espectacular, un año después el S&P500 había repuntado 53.71 por ciento.

Históricamente los mercados alcistas han sido mucho más prolongados, basta un dato comparativo para dimensionar de lo que hablamos, líneas arriba señalamos que el mercado bajista más prolongado ha sido el de 36 meses, correspondientes a la segunda guerra mundial, es decir tres años de Bear Market. En contraste, el mercado alcista o Bull Market más prolongado en la historia del mercado ha durado prácticamente 11 años, es decir 132 meses.

El Bull Market más duradero de la historia ha durado 3.66 veces más respecto al Bear Market; sin duda las opciones y potencial de rentabilidad en un horizonte de largo plazo es muy alta respecto a los mercados bajistas, ¿entonces por qué preocupan tanto y causan tantos efectos negativos los mercados bajistas? La respuesta quizás radica en que muchas veces gana entre los inversionistas el miedo.

El pánico es mi aliado: Buffett

Warren Buffett, el legendario inversionista de los mercados de renta variable, ha consolidado su fortuna en momentos de alta volatilidad financiera, en periodos de Bear Market. El inversionista siempre ha aceptado que gran parte de su fortuna se ha originado a partir de los periodos negativos en los mercados.

“Una regla sencilla dicta mis decisiones de compra: ten miedo cuando los demás sean codiciosos y sé codicioso cuando los demás tengan miedo”. La frase anterior lo dice todo, resume la forma de pensar de Buffett, el estilo de inversión personal. El miedo, el pánico en los mercados es su aliado, otra frase al respecto lo ha hecho célebre: “En realidad, la incertidumbre es aliada de quien compra acciones a largo plazo”.

En momentos de alta volatilidad y de caída en los mercados, inversionistas como Buffett y Carlos Slim, quien tiene el mismo estilo, forman y/o consolidan su patrimonio.

En el caso del empresario mexicano, su habilidad para ver oportunidades en tiempos turbulentos la demostró en 1982, con una aguda crisis económica y devaluación y varias caídas en la Bolsa Mexicana de Valores. Carlos Slim aprovechó para hacer una serie de inversiones y adquisiciones que aumentaron su portafolio de empresas y sectores en los que el ya entonces reputado empresario tenía negocios.

Las inversiones con perspectiva de largo plazo son su estrategia, con la diferencia de que hacen lo que en el argot del mercado se conoce como “tomar posiciones”, es decir, compran acciones en los mercados cuando están verdaderamente baratas, incluso muchas de ellas son verdaderas “gangas”, que están muy baratas y que con el paso de los años casi con seguridad registrarán importantes avances en sus precios.

Estamos en un Bear Market, no sabemos cuánto tiempo será su duración, hay mucha incertidumbre y volatilidad, tampoco es fácil detectar el momento ideal para invertir y formar portafolios con acciones de empresas a precios muy bajos respecto a otras épocas. Pero lo que sí podemos hacer es seguir los movimientos de algunos referentes, así como sus actitudes y filosofía ante lo que hoy vivimos, no es casualidad que por décadas han sido los grandes beneficiados de los mercados bajistas.

MÁS NOTICIAS:

¿Quieres ser un emprendedor o emprendedora?
Conoce Emprendedor.com el mejor contenido de Ideas de Negocio, Startups, Franquicias, e Inspiración, síguenos y proyecta lo que eres.

Comentarios