Buscador
Ver revista digital
Finanzas

Evergrande Vs. Lehman Brothers: Estas son las similitudes y diferencias de dos gigantes financieros

22-09-2021, 8:54:54 AM Por:
Lehman Brothers
© EuropaPress

Estamos de nuevo ante una empresa gigantesca con pasivos multimillonarios que en, caso de quebrar, inevitablemente tendrá efectos.

Aunque ayer martes se redujo un poco la presión en los mercados financieros del mundo por el tema de la compañía china del sector inmobiliario Evergrande, eso no significa que se ha diluido el asunto. Por el contrario, estamos todavía en la fase más riesgosa, que es la de la especulación e incertidumbre.

Tan sólo esta semana, la empresa china deberá pagar alrededor de 83 millones de dólares por concepto de intereses de su deuda, mientras que lo que resta del año, es decir en un horizonte de más o menos 3 meses, se deberán liquidar por más de 600 millones de dólares, también por pago de intereses. Y ya no hablar del calendario de pagos para 2022.

La carga financiera de la compañía es muy grande, por lo que, si no se encuentra una solución de largo plazo, el tema será constante en los mercados como un asunto ligado a los riesgos.

Los mercados y la mayoría de los analistas descartan que Evergrande sea un factor de riesgo sistémico, es decir, que provoque la quiebra de empresas y sectores de la economía de un país tan importante como China, con impacto en el resto del mundo.

Sin embargo, tampoco es algo que puede descartarse del todo; estamos frente a una empresa gigantesca con pasivos multimillonarios que en, caso de quebrar, inevitablemente tendrá efectos.

Estas son algunas similitudes y diferencias que se observan hoy día en el contexto relacionado con Evergrande, respecto a lo que se observó hace 13 años con la quiebra histórica de Lehman Brothers, con la que se le ha querido comparar.

Similitudes

La situación financiera de ambas empresas

Lehman Brothers enfrentaba antes de su quiebra una grave situación derivada de fuertes pérdidas previas en su negocio y el retiro paulatino de sus clientes, eso derivó en falta de liquidez. Después de su quiebra, se conoció que el banco estaba en pláticas para ser adquirido por algunas instituciones como el inglés Barclays Bank, o el estadounidense Bank of America, pero el histórico colapso los alcanzó primero.

Por su parte, Evergrande no tiene liquidez, enfrenta pérdidas en su negocio desde hace varios años, y si bien no se sabe de alguna fusión o venta con otras empresas, es una situación que bien podría enfrentar en algún momento según se presenten los hechos.

Las dos eran líderes en su industria

Lehman Brothers era, antes de su quiebra, el cuarto banco más grande del mundo con activos por 639 mil millones de dólares, y el segundo de Estados Unidos. Evergrande es la inmobiliaria más grande d China, la segunda mayor economía del planeta y, por lo tanto, una de las mayores inmobiliarias en el mundo.

Incertidumbre sobre la red de protección

La caída de Lehman Brothers no fue súbita. Si bien el banco se declaró en quiebra a las 7 de la mañana del lunes (lunes negro), 15 de septiembre de 2008, desde hacía meses se conocía entre las principales autoridades financieras del país sobre la delicada situación de la empresa, pero el apoyo de la Fed y el sigilo sobre los problemas de la empresa, lo habían mantenido a flote. Cuando ese fin de semana previo a la quiebra se decidió retirar la “red de protección” quedó sellado el destino de la institución. Hasta ahora, las autoridades chinas también tienen tendida una red protectora alrededor de Evergrande, y ese es justamente uno de los grandes temores, que el estado chino deje a la deriva al gigante inmobiliario. Sobre todo, porque justo en este momento China registra profundas reformas gubernamentales tendientes a un mayor control sobre los monopolios privados, como Evergrande.

Diferencias

El tamaño de los pasivos de ambas empresas es gigantesco, pero incluso así hay enormes diferencias

En el caso de Lehman Brothers, sus pasivos al momento de la quiebra ascendían a 613 mil millones de dólares, mientras que los pasivos de Evergrande ascienden a 300 mil millones de dólares, aunque algunas versiones señalan que llegan a 330 mil millones, lo que de cualquier manera no se parece al nivel de pasivos del banco estadounidense quebrado.

En 2008 no se había registrado en la historia del planeta una quiebra como la de Lehman Brothers

Por lo tanto, no había experiencia en el tema, no se conocían los efectos sistémicos pese a que ya existían, pero derivados de otros factores. La quiebra de Lehman Brothers tomó al mundo desprevenido, el colapso en otros mercados fue inevitable, no había “redes de protección” para salvar al mundo. La reacción de los bancos centrales evitó una catástrofe mayor, pero hubo consecuencias graves como La Gran Recesión, y el colapso de otros indicadores globales. Hoy, 13 años después, el mundo no está completamente “vacunado” contra los riesgos sistémicos, pero hay esquemas que seguramente reducen estos riesgos.

“Riesgos cruzados” son menores

En 2008 la quiebra de un banco como Lehman Brothers que, como señalamos, era el cuarto más grande del mundo en ese momento, impactó en todo el orbe porque los “circuitos” bancarios tendidos a lo largo y ancho del planeta eran extensos. Además, el sistema bancario suele ser en muchos casos parte del origen del ciclo económico a través del financiamiento. En contraste, sin menospreciar la relevancia del sector inmobiliario, es al final del día una actividad que se “cuelga” del sistema bancario. Una eventual quiebra de Evergrande también impactará en varios bancos chinos y otros globales, pero no en la misma magnitud en la que lo hizo el colapso de Lehman.

Estamos en un proceso de recuperación global, luego del desplome del año pasado

Es altamente probable que una quiebra de Evergrande reduzca el ritmo de recuperación, o como se dice “ralentice el crecimiento”, pero no habría una recesión, como hace 13 años.

Los mercados tienen un periodo de recuperación más o menos extenso, de 13 meses. Las bolsas de valores de Nueva York están cerca de sus máximos históricos, es probable que resientan un ajuste. Si llegara a concretarse la quiebra veremos la esperada “corrección” que algunos analistas han previsto desde hace varios meses, misma que sería de entre 10 y hasta 20 por ciento para el mercado.

Lo que llevaría a las bolsas a niveles de inicio de año, pero no a los rangos observados en la peor etapa del Gran Confinamiento. Los mercados están, en apariencia, menos expuestos, sin que ello signifique que no lo resentirán.

Sin duda, la eventual quiebra de Evergrande será un golpe para las economías del mundo, especialmente en China, pero los análisis posteriores a las pérdidas del lunes 20 de septiembre insisten en que los mercados y el mundo están hoy más preparados que hace 13 años para soportar un descalabro de tal magnitud que, si bien es significativo, no llega a los niveles ni alcances registrados cuando colapsó Lehman Brothers.

TE PUEDE INTERESAR:

Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios