Buscador
Ver revista digital
Finanzas

Esto es lo que le espera al peso en el último trimestre de 2021

01-10-2021, 6:30:00 AM Por:
Peso
© Especial

En el periodo que concluyó, la moneda mexicana tuvo una caída de 3.41% frente al dólar. Y los factores que la presionaron, probablemente se mantendrán en el último cuarto del año.

2021 ha sido un periodo de menor volatilidad cambiaria, aunque la paridad no ha estado exenta de variaciones.

De acuerdo con los datos oficiales de cierre del banco central mexicano (Banxico), el tipo de cambio ha tocado durante el año un mínimo de 19.6160 unidades y un máximo de 21.4540 pesos por dólar, lo que significa un margen de variación de 9.37 por ciento.

Hacia adelante, se esperarían algunos periodos de presión sobre la paridad cambiaria debido a algunos factores globales que elevan la aversión al riesgo en los capitales globales.

Así le fue al peso en el tercer trimestre de 2021

– El peso cerró el tercer trimestre con una depreciación de 3.41% o 68 centavos, cotizando alrededor de 20.62 pesos por dólar, con el tipo de cambio tocando un mínimo de 19.7466 (2 de julio) y un máximo de 20.6775 pesos por dólar (30 de septiembre).

– Durante la mayor parte del trimestre, el tipo de cambio cotizó con estabilidad en un canal entre 19.80 y 20.40 pesos por dólar promediando 20.03 pesos por dólar, nivel en donde se ubicó el promedio móvil de 50 días durante la mayoría de las sesiones.

– El mes con la menor variabilidad del tipo de cambio fue julio, lo cual estuvo relacionado con un efecto verano que tiende a reducir la liquidez del mercado cambiario a mitad del año.

– No obstante, a partir de agosto se observaron sesiones con mayor volatilidad que presionaron el tipo de cambio al alza.

Factores que se mantendrán vigentes

Durante el trimestre que concluyó, las presiones al alza del tipo de cambio se debieron a los siguientes factores:

1) En Estados Unidos la Reserva Federal dejó en claro que el retiro del programa de compra de bonos iniciará en el cuarto trimestre y la tasa de interés podría comenzar a subir en la segunda mitad del 2022

2) Episodios de aversión al riesgo relacionados con señales de una desaceleración económica global a la par de presiones inflacionarias. Durante septiembre se hizo evidente la crisis del mercado de energéticos, al observarse incrementos en los precios del petróleo y gas natural, principalmente debido a la escasez relativa de gas natural en Europa y la escasez de carbón en China.

3) En las últimas sesiones del trimestre se elevó la percepción de riesgo global por la negativa del Congreso de Estados Unidos a extender la cancelación del techo de la deuda, generando el riesgo de un cese parcial de operaciones del gobierno.

Demócratas suspenden techo de deuda y evitan (por ahora) default de Estados Unidos

La mayoría de estos factores seguirán vigentes, cuando menos algunas partes de ellos, durante los próximos meses, por lo que la posibilidad de periodos de presiones contra el peso es alta.

De hecho, en el trimestre que recién terminó la mayoría de las divisas perdieron terreno frente al dólar.

Entre las que más se depreciaron destacaron el peso chileno (-10.31%), el real brasileño (-9.61%), el sol peruano (-6.95%) y el peso mexicano (-3.41%).

Otras divisas con depreciaciones significativas entre las pertenecientes a naciones industrializadas fueron la libra esterlina (-2.57%) y el euro (-2.36%).

Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios