Buscador
Ver revista digital
Finanzas

Este es el truco de los bancos para que inviertas en ellos (y con tasas bajas)

31-10-2019, 6:15:07 AM Por:
Tarjeta de Crédito
© Pixabay

En un escenario de tasas bajas o en declive, las instituciones bancarias utilizan sus artilugios mercadológicos en la batalla por la captación de recursos.

Todo indica que los próximos años serán de tasas de interés bajas, o muy bajas, en algunas economías, incluso podrían llegar a ser negativas, así lo señalan los expertos con base en las cifras de las economías y sus propias expectativas.

En este escenario, los inversionistas resultan afectados porque los rendimientos serán cada vez más bajos, sobre todo aquellos que realizan inversiones de menudeo como es el caso de nuestro país, en el que muchos ahorradores todavía destinan sus recursos a instrumentos de inversión clásicos en el sistema bancario, como los pagarés en sus diferentes plazos.

Economía
Depositphotos

Cifras del sistema bancario señalan que, mes con mes, se captan alrededor de 5 mil 900 millones de pesos (una parte importante se reinvierte), de los cuáles, el 65 por ciento son operaciones de exigibilidad inmediata.

Lo anterior, a pesar de que las tasas de interés que pagan los bancos hoy en día son muy bajas, aunque hace no mucho estaban incluso más bajas. Algunas instituciones pagaban tasas cercanas al cero por ciento anualizado, prácticamente nada.

De acuerdo con información del Banco de México (Banxico), en septiembre pasado el Costo de Captación Promedio de la banca múltiple, es decir, la tasa promedio que pagaron los bancos por inversiones al público, fue de 5.81 por ciento en depósitos a la vista (sucursales por regla general), y hasta 6.9 por ciento en depósitos a plazo, en donde se pide ya una determinada cantidad, ambas expresadas en términos anuales.

Banxico
Banxico

Cualquiera de las dos tasas es baja, muy baja para una inversión cualquiera. Si suponemos que un cliente logra reunir 10 mil pesos y decide invertirlos a plazo de un año en la banca múltiple, recibiría al final 690 pesos de rendimiento bajo este tipo de inversiones. Con ese nivel de tasas, los bancos tendrían problemas para captar recursos, de hecho, algunos los tienen, pero este asunto será tema para una ocasión posterior.

Lee: La Fed recorta por tercera vez las tasas para esquivar la recesión

Por lo tanto, es usual en muchos bancos usar un truco que podría confundir a mucha gente, sobre todo si no está familiarizado con temas financieros, y aquí lo explicaremos:

Tasas de interés
Adobe Stock

El truco de la tasa que sí es tasa, pero no lo es

Si un banco tiene una tasa de rendimiento muy baja, digamos de 5 por ciento, no podría competir mucho en el mercado en términos mercadológicos, ya señalamos líneas arriba que de hecho, en otras épocas las tasas han estado más bajas, y todo indica que volverán a disminuir.

En este contexto, el público inversionista se sentiría desmotivado para invertir su dinero en un banco que le paga un rendimiento tan bajo. Habría que buscar algo que los motive. Algunas instituciones regalan cualquier cosa durante un tiempo para captar inversiones: vasos, vajillas, cubiertos, libros, etc. Pero, no es algo que atraiga demasiado la atención de los inversionistas.

Es así como los mercadólogos bancarios entendieron que, en un mundo de tasas bajas, la única forma de atraer recursos para sus áreas de captación o de evitar que quienes ya tienen su dinero en los bancos lo saquen, es hablar de lo contrario, es decir, tasas de interés altas, aunque no lo sean.

Cajero automático
Depositphotos

Para ello tenían que elevar esa tasa de alguna manera, mercadológicamente hablando, desde luego ante la imposibilidad de hacerlo en la realidad, todo esto con la idea de que sus tasas de captación se volvieran atractivas para los clientes. Es un gran reto, pero no hay nada imposible para el ingenio humano, es así como nace la estrategia de la tasa que no es tasa, pero sí es tasa.

Para empezar, los bancos tuvieron que hacer un “sacrificio”, al menos aquellos que han adoptado dicha estrategia, aportando un poco más a los rendimientos, aunque no demasiado. Pongamos ejemplos para explicar de mejor manera en qué consiste la estrategia o truco, para que los clientes ven “tasotas” en lugar de las tasas vigentes.

Volvemos al ejemplo inicial del banco que paga 5 por ciento de rendimiento, tasa nada atractiva. Suponga también que la tasa de los cetes está en 7.5 por ciento, entonces, ¿qué pasa si dice a los inversionistas que el banco les paga 80% de Cetes?

Nota usted el cambio, ya entró en la óptica de los inversionistas un elemento mayor, mucho mayor, una tasa que no es tasa, pero que sirve como tal. Los inversionistas ya no se fijan en ese 5% de rendimiento ofrecido inicialmente, ahora su mirada se orienta hacia ese 80%, que en realidad sí es una tasa superior pero no en demasía.

Pesos
Reuters

Lo que el banco les dice a sus inversionistas es que les pagará 6 por ciento, ya que el 80 por ciento de la tasa de los Cetes ubicada en 7.5 por ciento es justo ese rendimiento. ¿Notó usted el cambio?; la mercadotecnia bancaria “eliminó” el 5 por ciento, ni siquiera incluyó la tasa de los cetes vigente, repetimos, ubicada en 7.5 por ciento, y tampoco señaló que en realidad le pagará al cliente un rendimiento de 6 por ciento.

Puso en la óptica de los inversionistas un a tasa de 80% de Cetes, lo que modifica por completo el panorama a cualquier inversionista. Al final del día, quien invierta sabrá que su tasa de rendimiento será de 6 por ciento anual en este ejemplo, pero mientras la mercadotecnia hizo su trabajo. En el escenario entra una tasa que sí es tasa, pero que nunca se pagará a los clientes, ese 80% es tasa, pero no para los inversionistas.

Por supuesto no todos caen en la estratagema, pero muchos sí. Vale la pena señalar que lo anterior no es ilegal, digamos que tampoco antiético, sobre todo porque no engañan a nadie en estricto sentido, pero se trata de una herramienta mercadológica que al parecer ha dado buenos dividendos a los bancos en un mundo de tasas bajas, cada vez más bajas.

Te puede interesar: Se acerca una ola de tasas de interés a la baja

Peso
Especial

La tasa ficticia que nunca ve el cliente

Pongamos otro ejemplo. Un banco paga una tasa de 4 por ciento anual, muy baja desde luego. Entonces dice a sus clientes que por promoción pagará en los próximos dos meses un 20 por ciento adicional de tasa de interés.

Eso significa que su tasa de interés subirá de 4 por ciento a 4.8 por ciento pero nunca lo mencionan como tal, el 20 por ciento de 4 es 0.8. En la óptica de los inversionistas ese rendimiento de 4.8 no está nunca, lo que entra es un número mucho más atractivo, ese 20%, una tasa que no es tasa, una tasa ficticia que nunca verá el cliente, pero que sirve para generar la ilusión, sí aunque usted no lo crea, de que recibe atractivos rendimientos.

Los bancos por lo general han utilizado la tasa de los Cetes, el principal referente del mercado mexicano, para jugar este mismo juego, o hacer este mismo truco, aunque lo han sofisticado un poco más. Como señalamos, pocas veces mencionan en qué nivel se encuentra dicho indicador, en su lugar agregan directamente una tasa mucho mayor como “gancho”, pero que no es ni será la tasa que van a pagar, en la realidad se refiere solamente a un porcentaje de la tasa de referencia.

Peso
Especial

Supongamos que la tasa de los Cetes se ubica en 7% y un banco dice en su publicidad: “Por promoción, este mes todos nuestros clientes recibirán 100% de Cetes en sus inversiones”.

¿Observa la estrategia?, el banco nunca hizo referencia al 7% de la tasa de los cetes, en su lugar puso un estratosférico 100%, que no es la tasa de rendimiento que le pagará a sus clientes, sino el “gancho” con el que espera captar a aquellos que se forman en la cabeza la idea de que esa institución paga tasas muy altas, de hecho, inexistentes en este momento en el mercado bancario mexicano de captación.

Ya traducido, lo que este banco quiere decir es que a sus clientes les pagará por sus inversiones una tasa de 7%, la misma de los Cetes. En otras palabras, ese banco les pagará la misma tasa de los Cetes, no una tasa de 100% por sus inversiones. La publicidad no es engañosa, pero sí mueve fácilmente a la confusión, los bancos hacen ver “tasotas”, no ubican en la visión de los clientes las actuales vigentes de captación, muy bajas, por cierto, sino utilizan altos porcentajes de esas mismas tasas para generar una visión diferente.

Peso
Especial

Esperamos que los ejemplos hayan sido lo suficientemente ilustrativos y ojalá ayuden a los lectores a entender esta estrategia que los bancos llevan utilizando mucho tiempo. Repetimos, no lo hacen en forma ilegal, pero sí con un toque de mercadotecnia que aprovecha la falta de cultura financiera que todavía existe en México.

Ahora ya sabes en qué consiste el truco de la tasa que sí es tasa, pero no es tasa, ese que te hace ver “tasotas” en un escenario de tasas bajas.

bancos captación de recursos cetes finanzas mercadotecnia rendimientos tasas de interes
Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Mag21
Comentarios