revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Finanzas

El plazo para las Fintech llega a su fin y esto sucederá en México

Este miércoles a las 3 de la tarde la CNBV cerrará la ventanilla para recibir solicitudes de autorización para las Fintech

25-09-2019, 7:14:57 AM
Fintech

Hoy miércoles 25 de septiembre de 2019 a las 3 de la tarde cerrará la ventanilla de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y, con ella, el plazo de 12 meses que se otorgó al sector Fintech para registrarse ante el órgano regulador del sistema financiero mexicano para obtener la respectiva autorización que les permita seguir operando precisamente bajo la Ley Fintech, publicada en marzo del año pasado pero cuyas disposiciones generales se publicaron el 10 de septiembre de 2018.

La ley señala que cualquier persona o empresa que realice o pretenda realizar actividades de financiamiento colectivo y pagos electrónicos en México, deberá obtener una autorización por parte de la CNBV o de lo contrario tendrán que hacerlo bajo otra figura jurídica.

Presentar la solicitud formal ante la CNBV es solamente el primer paso para las empresas Fintech, el regulador tendrá un lapso de 90 a 180 días para determinar si la (el) solicitante, reune los requisitos necesarios para recibir autorización definitiva.

Las Fintech generalmente operan como intermediarios en transferencias de dinero, préstamos, compras y venta de títulos financieros, así como asesoramiento financiero, pero con una característica muy importante ya que para realizar sus operaciones utilizan las tecnologías de la información y comunicación, tales como páginas de internet, redes sociales y aplicaciones para celulares. De esta manera hacen que sus servicios sean menos costosos y más eficientes respecto a los que ofrecen los bancos e instituciones financieras tradicionales, de ahí su nombre de Fintech, empresas financieras que usan la tecnología.

¿Qué pasará con las empresas que no pidan autorización a la CNBV?, ¿hasta dónde alcanza la regulación de la ley?, estas entre otras preguntas pretendemos responder este día, que es determinante para un sector que tiene poco de operar en México y en el mundo (al menos en forma tan masiva), y que ya enfrenta su primer gran reto de regulación en nuestro país.

Lee: Ecosistema Fintech: la alternativa al sistema financiero tradicional

Fintech
Depositphotos

Se esperan pocas solicitudes

De acuerdo con la Asociación Fintech México, en el país operan alrededor de 400 empresas en este sector, esa misma fuente estima que serían alrededor de 60 empresas las que habrían presentado su solicitud de autorización ante la CNBV. Si dichas cifras son ciertas, mismas que deberemos conocer oficialmente en breve ya que la CNBV está obligada a divulgarlas en aras de la transparencia, significará que solamente el 15 por ciento de las compañías del sector Fintech tendrán en un inicio la posibilidad de seguir operando sin problema alguno al menos mientras el regulador otorga la autorización definitiva.

Es un universo muy pequeño y desde luego un factor de preocupación para el sistema financiero mexicano toda vez que la idea de una ley como la Fintech, pretende regular al mayor número de empresas posibles y su rechazo virtual abre la posibilidad de que sucedan otras cosas y que las autoridades deban ajustar en algún momento la estrategia.

Entre las causas principales que algunas Fintech señalan para que no se decidieran a solicitar la autorización de la CNBV, está el proceso largo y costoso para realizarlo, por lo que solamente las Fintech muy grandes y con fuerte respaldo económico y operativo están en posibilidad de cumplirlo.

Lee: Fintech: factor clave para el cambio estratégico de las empresas

fintech
archivo

¿Qué pasará con las Fintech “rebledes”?

La ley misma es ambigua y al serlo permite que se abran espacios para que sucedan cosas que no deberían pasar; no obstante, debemos decir que esto no es nuevo, así ha sucedido en otras ocasiones con diversas leyes que solamente se ajustan cuando se registran otras consecuencias.

Al señalar la ley Fintech que aquellas empresas que no pidan autorización para operar como Fintech tendrán que hacerlo bajo otra figura jurídica, se abre la puerta para que con sustento en la libertad de empresa las Fintech “rebeldes” operen simplemente como compañías mercantiles que prestan servicios, con la salvedad de que estos servicios son financieros.

Como señalamos, no es algo nuevo y para constatarlo recordemos otras épocas, cuando las casas de cambio se vieron sometidas a una legislación más estricta que, entre otras cosas, exigía un capital mínimo de 20 millones de pesos (al inicio, allá por la década de los ochenta del siglo pasado, se podía abrir una casa de cambio con un capital de 5,000 pesos), en ese momento la ley también señaló que aquellas empresas que no podían cumplir con el requisito tendrían que operar bajo otra figura jurídica, les tomaron la palabra y fue cuando nacieron los centros cambiarios, que hasta la fecha operan. Lamentablemente las autoridades también se vieron obligadas a actuar en este tipo de empresas, aunque lo hicieron de manera más global cuando fijaron máximos de operación con una ley antilavado para evitar delitos como el lavado de dinero en el sistema financiero mexicano en general y en los centros cambiarios en particular.

Las empresas y los emprendedores siempre buscarán opciones y si la ley es ambigua las encuentran más fácilmente, de ahí que esta ley Fintech tendrá que revisarse, sobre todo si resulta que son muy pocas las empresas que se habrían acogido a ella.

Lee: ¿Qué son las startups Fintech?

fintech
Depositphotos.com

La ley tendrá que satisfacer las necesidades del ecosistema

El ecosistema Fintech es especial, se parece y no se parece al sistema tradicional; la Ley Fintech prevé muchas de las nuevas formas de operar de estas empresas, pero en otras tendrá mucho que revisar para estar acorde a lo que pide el mercado.

Por ejemplo, la utilización de burós de crédito es todo un tema, sobre todo porque en estas empresas muchos de los créditos y préstamos, por no decir que la inmensa mayoría, son de muy corto plazo y con montos mínimos; ¿en esas condiciones cómo puede impactar el impago de un cliente al resto de la cartera? La Ley Fintech inicia un largo proceso de adaptación, es mucho más nueva incluso que el mercado mismo.