Buscador
Ver revista digital
Finanzas

El peso tiene su peor inicio desde 2017. Estas son las causas

23-02-2021, 8:54:54 AM Por:
Peso
© Especial

La divisa mexicana está sujeta a factores internos y externos; por el momento la volatilidad no es extrema, pero puede incrementarse.

El inicio del peso en 2021 es el peor en 4 años. Lo peor es que se presenta en un periodo de supuesta recuperación económica, y el mal desempeño de nuestra moneda podría ser un obstáculo adicional para un impulso económico que está lejos de ser el que necesita nuestro país.

Medido por promedios, este año el tipo de cambio se ubica en 20.0405 pesos en el mercado interbancario al cierre de ayer lunes (donde se realizan grandes operaciones corporativas e institucionales). Se trata del peor inicio de año desde 2017, cuando en las mismas fechas el promedio interbancario fue de 20.9651 pesos por dólar; en 2018 el promedio se ubicó en 18.7931 unidades, en 2019 el mismo indicador quedó en 19.1782 pesos, mientras que, para las mismas fechas de 2020, el promedio del peso contra el dólar estaba en 18.7478 por dólar.

Lo que sucede con el peso es el reflejo de las condiciones económicas del exterior, más algunos factores internos que no abonan a la estabilidad y recuperación de la economía.

En otras entregas hemos señalado la influencia determinante que tiene la combinación de tasas de interés de México y Estados Unidos en la trayectoria de nuestra moneda, pero también hablamos de que existen factores que “mueven” al tipo de cambio cuando se presentan y que borran, cuando menos de momento, el efecto de la combinación de tasas. Esto es lo que le sucede al tipo de cambio y esta es su previsible trayectoria.

Factor tasas de interés está lejos, pero empieza a pegar

En los mercados hay desde hace unos días ciertos temores asociados con las tasas de interés; es curioso porque todos los analistas indican que cuando menos 2021 y 2022 no hay posibilidades de que este indicador se mueva. Sin embargo, algunos análisis señalan que en 2023 la Fed va a tener inmensas presiones para subir tipos de interés, esto moverá sin duda a los mercados (renta fija, variable, y desde luego divisas). Falta mucho, pero los mercados se hacen escenarios y ya consideran este factor como el de mayor riesgo de largo plazo, con repercusiones desde ahora, en los mercados financieros.

Mercados emergentes, lenta recuperación

Las cifras simplemente confirman día a día lo que se esperaba desde el año pasado, que los mercados emergentes (excepto los asiáticos), van a quedar a la zaga de la recuperación económica, serán los últimos en salir y llegar a los niveles previos a la pandemia. El ritmo de inmunización lo dice todo, prácticamente todas las naciones emergentes van atrasadas respecto a otras latitudes del planeta; si bien la culpa no es de ellos, ya que las naciones industrializadas han acaparado las vacunas, al final habrá efectos en su economía y las divisas lo reflejarán o lo reflejan.

México, cambio de modelo provoca shocks

Aunque se niegue, el cambio de modelo económico en México se presentó en un mal momento profundizado por la pandemia. Es cierto que nadie sabía lo que sucedería, pero las cifras indican que no hubo ni hay una adecuada gestión económica. Las transferencias a las clases más desprotegidas son algo positivo, pero totalmente insuficientes. Este cambio de modelo dará sus frutos o no, eso lo dirá la historia. Pero, sin duda alguna, provoca shocks económicos de mayor o menor magnitud según las condiciones globales que enfrente el país, es inevitable y algunos indicadores, como el tipo de cambio, lo reflejan.

Contrarreforma eléctrica, riesgosa

Esta contrarreforma eléctrica que está a punto de autorizarse en el Congreso es totalmente regresiva, su sustento es ideológico más que técnico. La CFE supuestamente se fortalecerá, pero a costa de la producción de energía contaminante y cara. Eso no es lo peor, existen muchas posibilidades de eventuales demandas internacionales, además de que el sector energético en general deja de ser una alternativa para captación de inversión, seguramente caerá.

Mal primer trimestre

Para México el primer trimestre no pinta bien. A la pandemia y el proceso demasiado lento de inmunización se le suman diferentes factores que no generan el escenario de fuerte repunte económico, en forma de V, que tanto se ha vendido. De hecho, se corre el riesgo de que el PIB sea negativo. La industria trabaja a medias, si no es por la falta de semiconductores, es por la falta de gas, por la falta de luz. Se siguen perdiendo empleos, la inflación ha repuntado y, pese a que no está en niveles riesgosos, no deja de ser un factor que preocupe. En lo interno, la economía no tiene su mejor desempeño y no obstante que apenas es el inicio de año, no deja de ser un factor de preocupación que se refleja en nuestra moneda.

No estamos en un periodo de elevada volatilidad cambiaria, tampoco se observa una fuerte depreciación. Pero, lo que vemos en el tipo de cambio nos confirma que las condiciones para nuestra moneda pueden modificarse de la noche a la mañana.

depreciación del peso dólar peso precio del dólar volatilidad
Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios