Buscador
Ver revista digital
Finanzas

El Covid-19 no fue la única causa del “lunes negro”; este es el temor de los mercados

20-07-2021, 9:59:32 AM Por:
Mercados
© Reuters

La sesión de ayer lunes 19 de julio fue la peor para el Dow Jones desde el mes de octubre, con niveles de volatilidad no vistos desde el mes de mayo.

Los mercados financieros globales iniciaron la semana mal, con pérdidas generalizadas y con el Covid-19 una vez más como protagonista de las malas noticias.

En Nueva York, los principales índices de Wall Street sufrieron fuertes pérdidas, arrastrados por el resto de los mercados y por el avance de la variante Delta del Covid-19 que, de acuerdo con analistas, puede poner en riesgo la recuperación económica. La sesión de ayer lunes 19 de julio fue la peor para el Dow Jones desde el mes de octubre, con niveles de volatilidad no vistos desde el mes de mayo.

En este contexto, el Índice Industrial Dow Jones cayó 2.09% hasta niveles de 33 mil 962 puntos, mientras que el S&P 500 cotiza ya en 4,258 unidades tras perder 1.59%. Por su parte, el Nasdaq 100 cayó 0.9%, situándose en los 14,549 puntos.

En nuestro país no se hicieron esperar los efectos de la inestabilidad financiera global. El Índice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) cayó 2.10 por ciento al cierre de la jornada de este lunes. De acuerdo con los primeros reportes, esta caída llevó a la BMV a quedar en las 49 mil 96.47 unidades, un descenso no visto desde febrero de este año.

Por su parte, el peso mexicano se depreció un 0.99 por ciento frente al dólar, al cotizar en 20.05 unidades por billete verde en el mercado interbancario nacional.

Asimismo, la mezcla mexicana de crudo se terminó vendiendo en 63.13 dólares por barril, con un desplome de 4.75 unidades con relación al viernes pasado, de acuerdo con información de Petróleos Mexicanos (Pemex). La de ayer fue la jornada más negra para el hidrocarburo nacional de los últimos 15 meses, desde el 20 de abril de 2020, cuando se hundió 16.72 dólares y cotizó en -2.37 unidades.

Aquella sesión pasó a la historia como la jornada más negra en los registros de la industria petrolera en América del Norte, debido a que los inversionistas tuvieron que pagar para deshacerse del crudo y evitar así entregarlo en un mercado que carecía de espacio para almacenar los barriles físicos.

Pero, ¿qué pasa?, ¿De verdad existe riesgo de nuevos confinamientos?, ¿cómo afectará a la economía de México y el mundo?

Recordemos, “nadie está a salvo hasta que todos estemos a salvo”

Lo que sucede en los mercados financieros de México y el mundo estaba de alguna manera previsto: Se llama volatilidad y aversión al riesgo, derivado de la posibilidad de que la nueva variante Delta del Covid-19 vaya a generar problemas adicionales en la economía del planeta, sobre todo en las naciones altamente industrializadas.

Esto se preveía desde finales del año pasado y principios del presente. Era justamente una de las observaciones que siempre se hacía ante el optimismo desbordado de la recuperación. Hoy sólo vemos que algo así puede suceder y los mercados actúan en consecuencia.

Alguien acuñó una frase que explica a la perfección lo que sucede en el mundo en esta era, que equivocadamente algunos llaman la post-covid: “Nadie está a salvo, hasta que todos estemos a salvo”.

Es muy claro, sólo hasta que toda la población del planeta esté vacunada, o que el virus se haya erradicado o controlado de alguna manera, sólo hasta entonces el mundo, la economía y los mercados financieros estarán a salvo. Antes no.

¿Nuevos confinamientos?

Las economías han aprendido a convivir con el virus hasta determinado punto. La posibilidad de un confinamiento masivo no parece ya una solución, aunque no son descartables confinamientos selectivos, en algunas ciudades o comunidades, tal como en la práctica ha sucedido últimamente en Europa y algunas ciudades asiáticas.

Nuevos confinamientos por país no parecen ser opción, el colapso de las economías entonces sí sería inevitable. Sin embargo, existe el riesgo de que haya algunos por regiones.

Más allá de esta posibilidad, en realidad lo que más temen los mercados ya no es al Covid-19 como tal, está presente desde hace más de un año en el mundo. Tampoco consideran la posibilidad de nuevos y grandes confinamientos, ni mucho menos un confinamiento global, el gran temor de los mercados es otro.

Este es el verdadero temor

La falta de inversiones mantiene interrumpidas grandes cadenas productivas, también limita la reactivación de sectores como el aeronáutico, entretenimiento, automotriz, etc.

Las inversiones en el mundo no tienen todavía la confianza necesaria; han regresado, pero no en la cantidad deseada. Por el momento las inyecciones de capital por parte de los bancos centrales siguen como la “gasolina” para las economías. Esto tendrá un límite, y podría no estar tan lejano. De mantenerse la situación, los inversionistas se mantendrán alejados de muchos proyectos, con los efectos que ya se conocen: lento crecimiento, menores fuentes de empleo, disminución en las expectativas de desarrollo.

Las inversiones, los inversionistas, llevan más de un año inyectando dinero a cuentagotas a los círculos económicos, estos recursos han sido sustituidos por el dinero de los bancos centrales, pero ¿hasta cuándo? Esa es la gran pregunta que se hacen los mercados, por eso reaccionan así de vez en vez, tienen temor de que esto se extienda mucho más.

LO ÚLTIMO:

Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios