Buscador
Ver revista digital
Finanzas

Conflicto entre EU e Irán puede cambiar panorama global de tasas de interés

08-01-2020, 6:00:21 AM Por:
Irán Estados Unidos
© Especial

El conflicto geopolítico en Medio Oriente, las elecciones presidenciales en EU y un juicio político son elementos que por sí solos pueden mover los escenarios de los mercados en el mundo entero.

De acuerdo con las previsiones para 2020, el Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) no moverá sus tasas de interés. De hecho, la propia Fed indicó apenas el pasado 11 de diciembre que esperaba mantener estable su nivel de tasas de interés para este año. Los analistas en los mercados se fueron a pasar las fiestas de Navidad y Año Nuevo con estas palabras, pero el 3 de enero pudo haber sido una fecha clave para que los mismos analistas se despertaran del letargo y hayan empezado a revisar sus escenarios.

El conflicto geopolítico que tiene en estos momentos a Estados Unidos como protagonista, y que amenaza con escalar hasta una eventual guerra, o cuando menos en mayores riesgos geopolíticos, más el hecho de que a finales de 2020 se llevarán a cabo las elecciones presidenciales en las que el propio presidente Donald Trump piensa participar si libra el juicio al que será sometido (Impeachment), son elementos que por sí solos pueden mover los escenarios de los mercados en el mundo entero.

Las políticas monetarias de EU y México
Depositphotos.

De hecho, a partir del 3 de enero el nerviosismo en los mercados es patente y se podría profundizar conforme avancen los días y los pocos participantes que no han llegado se integren al día a día.

Pero, al margen de los riesgos que se vislumbran para todo tipo de activos financieros en el mundo, la pregunta sería ¿qué ruta seguirían las tasas de interés en caso de que fuera necesario que la Fed, y en consecuencia todos los bancos centrales del mundo-entre ellos el de México-, las mueva?

De acuerdo con lo visto en los tres últimos lustros, que incluye la crisis más severa jamás desde la década de los 30 del siglo pasado, se antojan tres escenarios para las tasas de interés en estos momentos. Cualquiera que se decida, tendrá repercusiones en los mercados del mundo, en las economías y por lo tanto en la gente, aunque mucha ni siquiera lo note.

Lee: Suben precios del petróleo tras ataque iraní a bases estadounidenses

Escenario 1: Fed aguantaría las tormentas (probable pero empieza a perder fuerza)

La Fed aguantaría las tormentas que se avecinan, basado en su fortaleza monetaria y en el rol del dólar como divisa global, que es evidente pero, sobre todo, por el desempeño de su economía, que al menos hasta el año pasado no mostraba señales de deterioro y parecía enfilarse al decimoprimer año de crecimiento constante y sostenido.

En este escenario se supone que jugarían un papel importante factores como el T-MEC, si el Congreso del país le da su visto bueno definitivo, junto con los eventuales acuerdos (todavía no conocemos detalles), que firmará con China el próximo 15 de enero para finalizar el conflicto comercial. Este escenario es muy probable pero sólo hay algo más fuerte que la Fed en el mundo, esa fuerza tiene un nombre y se llama: mercados.

Si los mercados empiezan a percibir riesgos, si se deteriora el escenario geopolítico, o surgen otro tipo de noticias desfavorables, la fuerza inmensa de los mercados podría doblar a la Fed.

T-Mec
Adobe Stock

Escenario 2: Tasas más bajas para evitar descarrilamiento económico (ganaría fuerza según lo que suceda)

Si las cosas se deterioran, es probable que la Fed, y en consecuencia otros bancos centrales, decidan bajar más sus tasas de interés para estimular la inversión pública y privada y evitar el descarrilamiento de la economía. Es una receta utilizada muchas veces ya en estos lustros y no sería ninguna sorpresa que regresara. El propio titular de la Fed, Jerome Powell, ha dicho en muchas ocasiones que la Fed bajaría, de ser necesario, sus tasas tanto como sea posible. No se sabe si el éxito sería una garantía, pero los mercados han reaccionado favorablemente, aunque el crecimiento económico no se ha incrementado tanto como se esperaba, pero se ha detenido el deterioro. Como señalamos, la Fed ha probado la medicina en diferentes ocasiones, aunque todavía queda una medida extrema.

Escenario 3: El regreso del cero absoluto, y la flexibilización cuantitativa (terreno desconocido)

La Fed y los principales bancos centrales del mundo ya han probado el cero absoluto, es decir, que las tasas de interés se ubiquen en cero por ciento. De hecho, en naciones como Japón y una que otra escandinava, las tasas negativas son una realidad. Esta medida va generalmente acompañada de una mayor flexibilización cuantitativa, inyección masiva de miles de millones de dólares a los mercados financieros y a las economías por parte de los bancos centrales. Hasta ahora los efectos de estas medidas no han sido bien valorados porque la Fed terminó aparentemente a tiempo y en Europa todavía se mantiene dicha flexibilización monetaria. Pero los temores de no pocos estudiosos y expertos del tema se centran en los efectos desconocidos que tendrían en las finanzas mundiales con el paso del tiempo. En otras palabras, podría solucionarse un problema grave hoy, pero no sabemos si habría uno más grande en los próximos años. Entramos a terreno desconocido.

Tasas de interés
Adobe Stock

Lo que sea, al parecer el escenario para las tasas de interés con el que se fueron a pasar los analistas las fiestas de Navidad y Año Nuevo podría modificarse o al menos quedará sujeto a revisión.

Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios