Finanzas

Qué son los capitales golondrinos y por qué son un peligro en México

La compra de valores gubernamentales de México, o capitales golondrinos, ha aumentado en los últimos meses como consecuencia de la caída del tipo de cambio mexicano ante la fortaleza global del dólar.

14-05-2018, 11:51:21 AM
capitales golondrinos

Mientras que la moneda mexicana ha sufrido por la fortaleza global del dólar, los inversionistas extranjeros han aumentado la compra de valores gubernamentales (deuda) de México, mejor conocidos como capitales golondrinos.

La tenencia de estos valores en manos de foráneos aumentó en 3,210 millones de pesos (mdp) a un total de 2.11 billones de pesos, equivalente a 108,845 millones de dólares, desde el cierre del 2017 al 30 de abril, de acuerdo con información del Banco de México (Banxico).

En particular, los inversionistas han aumentado las compras de bonos a largo plazo, que pasaron a 1.83 bdp al cierre de abril desde 1.78 bdp del 2017. Contrario a esto, se han deshecho de sus posiciones en los famosos Cetes (deuda a corto plazo), la compra de estos se redujo en 42,086 mdp a un total de 204,893 mdp.

Una mayor entrada de dólares vía inversión de cartera (bonos y acciones) permite a la economía mexicana cumplir con sus obligaciones en divisa estadounidense, de esta manera, una mayor entrada de dólares ayuda a contener las presiones para el peso mexicano que en lo que va de mayo se ha depreciado 3.28%.

Por ejemplo, a mediados del año pasado el perdón que otorgó el Servicio de Administración Tributaria (SAT) para que los contribuyentes incumplidos repatriarán sus capitales a México, fue uno de los elementos que ayudó a la apreciación del peso. En el 2017 regresaron 341,387 millones de pesos al país y la moneda local ganó 4.99% ante el dólar.

En tanto, el aumento en la compra de bonos a largo plazo obedece a dos factores principalmente. En primer lugar los activos mexicanos pagan un rendimiento más atractivo debido a las altas tasas de interés que imperan. Por ejemplo, mientras que un bono a 10 años otorga 7.57%, el bono estadounidense paga 2.97% y el alemán 0.56%.

“De entrada ha habido un diferencial de tasas de interés entre México, Estados Unidos y Europa muy amplio, México ofrece rendimientos muy altos, lo que hace atractivo invertir en nuestro país”, comentó Salvador Orozco, economista de Santander.

Adicionalmente, el actual manejo de la política monetaria, que ha tratado de contener las presiones inflacionarias y la política fiscal que busca reducir el déficit público y la deuda total como proporción del Producto Interno Bruto, dan una mayor certeza a los inversionistas.

“Los números cuadran: México paga un premio interesante  y con las políticas actuales -monetaria y fiscal- hacen que el extranjero tenga certidumbre en cuanto a su inversión y creemos que esto va a continuar porque las condiciones están puestas”, dijo Orozco.

Desde inicios del 2016 a la fecha, Banxico ha incrementado su tasa de interés en 425 puntos base al actual 7.50% para contener la inflación, la cual alcanzó un máximo de 17 años al cierre del 2017. La tasa de Banxico se compara con la tasas de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) que se ubica en un rango de 1.50-1.75%

Una tasa de interés más alta le otorga un mayor ‘sexappeal’ a los activos mexicanos como la deuda, no obstante, encarece los créditos para todos los consumidores y puede meter freno al crecimiento económico.

En este sentido, el consenso de los analistas indica que la Fed tiene más elementos para aumentar su tasa de interés más de lo previsto para evitar una aceleración de la inflación ante un crecimiento económico mayor de lo esperado, por lo que Banxico podría verse limitado para seguir su paso.

Esto ocurre mientras regiones como la zona euro enfrentan una ligera desaceleración económica y la inflación no crece conforme a lo esperado, por lo que el Banco Central Europeo (BCE) ha tenido que mantener su tasa de interés en 0%.

“Cuando tienes políticas monetarias que divergen se ve en el mercado cambiario, quizá esta fortaleza inesperada del dólar haya tenido que ver con la desaceleración de Europa y que el BCE se demore un poco más con sus planes de normalización. En Estados Unidos pasa todo lo contrario, la inflación viene más fuerte de lo que se esperaba y en todo caso la Fed se va a mantener firme en sus planes si no es que agrega un aumento de tasas más”, dijo Roger Aliaga Diaz’s, economista en jefe de América Latina de Vanguard.

Riesgos golondrinos

La entrada de la inversión de cartera debe vigilarse con lupa, ya que estos capitales suelen salir ante eventos de inestabilidad y una salida violenta genera ajustes drásticos en variables clave como la tasa de interés, caídas en los precios de los bonos, acciones y depreciación del peso mexicano,  lo que termina por traducirse en inestabilidad en la economía real.

Estos capitales pertenecen principalmente a grandes grupos financieros, quienes también suelen endeudarse a tasas de interés bajas como las que persisten en la zona euro para invertir en activos que otorguen una tasa de interés atractiva.

También podría interesarte:

Comentarios