Buscador
Ver revista digital
Finanzas

Así se coordinaron los bancos centrales ante pandemia de coronavirus

16-03-2020, 8:19:46 AM Por:
Reserva Federal
© Especial Fondos de inversión

Cero absoluto en tasas de interés, ola de liquidez y apertura crediticia para bancos son acciones coordinadas que no se observaban desde hace 12 años, con el colapso del sector hipotecario en EU.

Cero absoluto en tasas de interés, ola de liquidez y apertura crediticia para bancos son acciones coordinadas que no se observaban desde hace 12 años, con el colapso del sector hipotecario en EU

En una acción que no se observaba desde 2008, el Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) encabezó ayer domingo una respuesta coordinada global a la crisis desatada por la pandemia del coronavirus que se ha propagado en todo el mundo y que ya generó un durísimo frenón económico con consecuencias todavía impredecibles en toda su magnitud, como estimó la propia Fed.

Para la dimensión del problema, la respuesta tendría que haber sido igual. Ello explica el fuerte ajuste a la baja de 100 puntos básicos en la tasa de referencia de los fondos federales por parte de la Fed, al reducir este indicador desde un rango de 1-1.25% a uno de 0-0.25%; en los hechos, regresó el cero absoluto al mercado financiero más importante del planeta, y también a otras naciones luego de esta acción coordinada de los bancos centrales más importantes del mundo, los de los países altamente industrializados.

La respuesta no terminó ahí, la Fed y los demás bancos centrales sabían que un ajuste de tasas a la baja sería insuficiente incluso si estas llegaran al cero absoluto, tal como sucedió, de modo que la Fed anunció una auténtica ola de liquidez que se replicará seguramente en todo el mundo, el banco central estadounidense iniciará la compra masiva de 700 mil millones de dólares en su mercado; por un lado, adquirirá 500 mil millones de dólares en bonos de tesoro y, por otro lado, comprará 200 mil millones más en activos respaldados por hipotecas.

Como señalamos, varios bancos centrales del planeta actuaron en coordinación con la Fed y anunciaron medidas para reducir los efectos de la crisis desatada por el COVID-19; los bancos centrales de Canadá, Inglaterra, Japón, el Banco Central Europeo y el Banco Nacional Suizo acordaron un mecanismo de intercambio de dólares a nivel global para mejorar la liquidez en el mundo.

Lee: La Fed vuelve a recortar las tasas de interés de emergencia por coronavirus

¿Qué pretenden los bancos centrales del mundo?

La actuación coordinada de los bancos centrales del mundo este domingo supone algo que no habíamos visto en más de una década, cuando la crisis subprime, que derrumbó al sector financieros estadounidense y con él al del resto del planeta.

Este referente es importante porque nos habla de la magnitud de la crisis que enfrentamos en estos días y nos permite tener un comparativo respecto de las acciones de entonces y los resultados.

Los sucesos se han presentado con una rapidez extrema; apenas hace una semana se debatía si el COVID-19 provocaría una recesión en el mundo o sólo en una parte del mismo; hoy el debate ha cambiado por completo, ya no se centra en la posibilidad de una recesión, sino en la duración que tendrá esta y los riesgos de que se convierta en algo peor.

Con esta acción coordinada evidentemente los bancos centrales tratan de que el golpe económico para el planeta, es decir la recesión, sea lo menos severo posible. No lo dicen y quizás tardarán un tiempo en hacerlo, pero estas medidas asumidas por las instituciones monetarias más importantes del planeta solamente nos llevan a una conclusión, tratan de repetir la dosis que entre 2008 y 2009 evitó que la economía global se desplomara y cayera no en una recesión, porque esta era inevitable, sino en la temida DEPRESIÓN.

En aquellos años el temor era justamente ese, que el mundo repitiera el escenario de la década de los años 20 del siglo pasado, hoy 12 años después vuelve el mismo fantasma a amenazar al planeta, y los bancos centrales piensan que, si la medicina funcionó una vez, se aplicará de nievo, la receta ya se surtió: cero absoluto, ola de liquidez y flexibilidad o apertura crediticia para bancos comerciales.

¿Hacia dónde va el mundo?

Esa es la gran pregunta y lamentablemente ni siquiera los expertos y quienes tienen al mundo en sus manos en cuestión de política monetaria nos pueden dar una respuesta certera. En la conferencia telefónica posterior a la acción coordinada de la Fed y otros bancos centrales, el jefe de la política monetaria estadounidense, Jerome Powell, calificó la pandemia del COVID-19 como “un reto significativo para la economía“.

Pero abonó más a la preocupación de los analistas e inversionistas del planeta cuando señaló que, sin lugar a dudas, habrá efectos en la economía por esta crisis, más concretamente en el segundo trimestre de este año, finalizando con una advertencia: “lo que ocurra después es difícil de predecir“. Quizás por eso en los mercados de futuros los índices bursátiles y petroleros tenían un mal inicio de semana ante la incertidumbre por el rumbo que tomará en los próximos meses la economía global, la medicina funcionó una vez, habrá que esperar para ver si otra vez lo logra.

Te puede interesar: ¿Terminó la fiesta en los mercados con el crash de Wall Street?

banco central europeo Banco de Inglaterra banco nacional suizo liquidez mercados reserva federal de estados unidos tasas de interes
Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Mag21
Comentarios