Finanzas

¿Qué significa que tu Afore invierta en el nuevo aeropuerto?

4 Afores (Inbursa, Pensionissste, Profuturo y XXI-Banorte) han invertido para financiar gran parte del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México. Pero, ¿sabes qué significa que tu Afore invierta cómo lo hizo y qué riesgos o beneficios puede tener para tu pensión? Te explicamos.

10-04-2018, 9:25:28 AM

En medio de la polémica por la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) y los señalamientos que le ha hecho la Auditoría Superior de la Federación (ASF) sobre el uso de recursos, algunas Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores) han invertido para financiar parte de este proyecto.

Leer: 4 Afores invertirán el ahorro de los mexicanos en el NAICM

Pero, ¿sabes qué significa que tu Afore invierta en el nuevo aeropuerto, cómo lo hizo y qué riesgos o beneficios puede tener para tu pensión?

¿Cómo se invierte en el NAICM?

La inversión, en la cual ya participaron cuatro Afores, se hace por medio de una Fibra E, un instrumento financiero, constituido a través de un fideicomiso que invierte en el desarrollo de proyectos de infraestructura y energía en el país.

La figura de la Fibra E fue aprobada en el 2015. La primera se emitió en octubre de 2016 para financiar proyectos de infraestructura.

Para esto se emiten Certificados Bursátiles Fiduciarios de Inversión en Energía e Infraestructura (CBFEs), los cuales se listan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV). En este caso, la Fibra E es administrada por el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) que el 23 de marzo hizo una emisión de 300 millones de CBFEs, equivalentes a 30,000 millones de pesos (mdp) y espera otorgar un rendimiento de 10% real.

El fin primordial del Fideicomiso es la inversión en acciones “P” de GACM y en las acciones de Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM). Las Acciones “P” son nominativas, sin expresión de valor nominal, amortizables de voto pleno, con derechos económicos y corporativos especiales, representativas de la parte variable del capital social de GACM.

Actualmente la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) tiene 99.9% de las acciones de GACM y Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA), tiene el 0.01%.

La emisión de estos CBFEs tuvo una demanda 14% superior al monto colocado, y entre los inversionistas que participaron estuvieron cuatro Afores: Inbursa, Pensionissste, Profuturo y XXI-Banorte.

Estos cuatro fondos invirtieron en total 13,500 mdp que representa el 45% de la oferta global de la emisión. Del universo total de activos gestionados por los cuatro, dicho monto representa el 0.9% de sus activos, de acuerdo con información de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

¿Qué tan bueno es que tu Afore invierta en el nuevo aeropuerto?

La inversión en instrumentos como las Fibras, acciones u otros activos de riesgo, no está garantizada, lo que se busca es obtener un mayor rendimiento. Para el caso del NAICM, el prospecto de colocación, indica que las primeras ganancias para los inversionistas podrían verse a partir del 2021.

“Para mí, es una pésima inversión, no hay una lógica económica de que vayan a dar una utilidad de 10%, además esas acciones (las P) no son líquidas”, comentó en entrevista el socio de Economía del despacho Pérez Góngora y Asociados, Marco Pérez Valtier, quien agregó que, además, el prospecto de colocación de los CBFEs no es claro respecto al uso que le dará a los recursos.

Las Siefores, que son los vehículos de inversión de las Afores, tienen permitido invertir en Fibras hasta 1.3% para la Siefore Básica 1, en la que están los trabajadores de 60 años y más, y de 2.4% para la Siefore Básica 4, en la que están los trabajadores de 36 años y menores.

“En parte es una buena oportunidad para invertir, aunque no hay algo estipulado en 2021 podrías ver ganancia. A final de cuentas no es lo único en lo que las Afores están invirtiendo. Y por lo menos están invirtiendo en infraestructura mexicana”, comento Jimena Maldonado, analista de CM Derivados.

La analista indicó que, en su caso, no invertiría en esta Fibra, hasta tener más certidumbre. “Me esperaría un poco más a ver que el pronóstico esté muy claro, la incertidumbre de que se pueda cancelar afecta mucho y me esperaría un poco más”.

En el escenario en el que el aeropuerto se cancele, las Afores perderían el dinero invertido, pero incluso hay activos que se pueden recuperar.

“Los que recibieron el dinero de la Fibra tienen activos que valen algo y la inversión está respaldada hasta cierto punto con esos activos”, comentó el analista y editor del Top Money Report, Guillermo Barba.

Agregó que, para aquellos trabajadores que tienen ahorros extras que quieran invertir para su retiro, no recomienda las Afores. “El rendimiento que presumen de ser muy bueno, es muy bajo para alguien que espera ganancias reales importantes.  Un buen rendimiento sería de entre 15 y 20% anual pero se requieren instrumentos más sofisticados y correr más riesgos”.

El rendimiento histórico de las Afores ha sido de 5.48% real anual promedio, según datos de la Consar.

¿Cómo pagarán a los inversionistas?

Para pagar el rendimiento a las Afores, se contemplan los ingresos que recibirá en NAICM. El actual aeropuerto en funciones tuvo ingresos de 13,027 millones de pesos en el 2017, de los cuales 74.0% y 26.0%, se derivaron de ingresos por Servicios Aeronáuticos, y de los ingresos por Servicios No Aeronáuticos, excluyendo los ingresos por servicios de construcción.

Uno de los ingresos más importantes proviene de la Tarifa de Uso de Aeropuerto (TUA), la cual pagan los pasajeros por el uso de las instalaciones y servicios del edificio terminal y la cual es establecida unilateralmente por el gobierno federal.

El actual aeropuerto atiende a cerca de 40 millones de pasajeros al año y las autoridades contemplan una capacidad inicial para el nuevo de aproximadamente 55 millones anuales y un aumento progresivo hasta alcanzar 140.5 millones de pasajeros anuales para el año 2070.

No obstante, Pérez Valtier, indica que, el hecho de tener un aeropuerto de mayores dimensiones no significa que habrá más pasajeros, ya que estos no viajan para conocer un aeropuerto.

Los riesgos

Entre los riesgos que contempla el prospecto de colocación de los CBFEs del NAICM, destacan:

  • Que las proyecciones sobre la actividad y el desempeño futuro de GACM y sus subsidiarias, podrían ser incorrectas
  • Que la transición de las operaciones del aeropuerto existente al nuevo, no ocurra, lo que afectaría el crecimiento previsto en el tráfico de pasajeros.
  • Retrasos en la construcción, sobrecostos o déficit de financiamiento, así como un aumento en los niveles de violencia en el país y en los precios del petróleo, lo que podría encarecer los costos y precios finales de las aerolíneas
  • El documento también señala que, AICM y el GACM pueden no ser capaces de detectar operaciones de lavado de dinero y otras actividades ilegales, lo que podría exponer a los patrocinadores a una responsabilidad adicional y tendría un efecto adverso significativo en las operaciones del emisor.

“Es importante ver que estás invirtiendo en la Fibra y cómo se ocupan estos recursos, ver que el proyecto se lleve a cabo y que genere los rendimientos. En cualquier momento si (las Afores) ven algo raro, pueden salirse pero van a generar pérdidas en el porcentaje en el que estén invertidas, aunque se pueden contrarrestar con otros activos”, dijo Maldonado.

Las irregularidades

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) encontró, en la revisión de la Cuenta Pública 2016, irregularidades en la construcción del NAICM por poco más de 1,000 millones de pesos.

Adicionalmente, a mediados de marzo la agencia Reuters publicó que, Pensionissste (una de las Afores que invirtió en el NAICM) inyectó más de 20 millones de dólares de los ahorros de los trabajadores en la constructora ICA y se convirtió en su mayor accionista cuando la empresa se dirigía a la insolvencia, por lo que ahora verá diluida su participación al 0.01%.

“La única Afore que ha tenido problemas serios de credibilidad es la que maneja el gobierno, lo que comprueba que cuando el gobierno, sea del color que sea, administra el dinero, lo hace mal”, comentó Jorge Tello, investigador asociado de la Fundación de Estudios Financieros (Fundef).

Explicó que, en caso de que la construcción del NAICM se cancele, las Afores pueden entrar en litigio para recuperar su inversión.

Los especialistas comentaron que, si un trabajador no está de acuerdo con que su Afore haya invertido en esta Fibra E, puede optar por cambiarse, aunque debe revisar si su Siefore no ha tenido minusvalías ya que si se cambia las materializará en pérdidas.

Comentarios