Finanzas

5 razones por las que el peso tuvo su segunda mayor caída sexenal

El peso mexicano refleja una caída sexenal de 57.30%, solamente es superada por la registrada al inicio del régimen de libre flotación en diciembre de 1994

27-11-2018, 9:55:54 AM
peso
La caída del peso mexicano se enmarca en un escenario de constantes altibajos para la economía nacional en el sexenio que está por terminar.

Este sexenio que finaliza en unos días deja como legado una fuerte depreciación del tipo de cambio. La caída del peso mexicano es la segunda más importante en los 24 años, que tiene de vigencia el actual régimen cambiario; la era de la libre flotación del peso en los mercados cambiarios nacionales e internacionales.

Recomendamos: ¿Devaluación o depreciación? Lo que le sucede realmente al peso

El peso mexicano refleja una caída sexenal de 57.30%, solamente es superada por la gran depreciación-devaluación de 176.71% que registró la moneda mexicana en la “traumática” inauguración del régimen de libre flotación, en diciembre de 1994.

pesoNotimex

El sexenio de Enrique Peña Nieto será recordado por la la caída del peso mexicano, enmarcado en un escenario de constantes altibajos para la economía nacional.

La caída del peso mexicano se enmarca en un escenario de constantes altibajos para la economía nacional en el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto, pero al mismo tiempo es contradictoria en cierto sentido ante los avances innegables que se observaron, lo que también abre paso al análisis del contexto internacional para determinar con mayor precisión qué fue lo que le sucedió a la divisa local.

Estas son algunas causas de la fuerte depreciación del peso mexicano en este sexenio, al que ya solamente le quedan horas de vigencia.

a)       Crecimiento económico mediocre:

Con niveles cercanos al 2% en el Producto Interno Bruto (PIB), es imposible que una divisa emergente sea considerada como relevante o fuerte en e concierto cambiario global. Eso le sucedió al peso mexicano, el crecimiento económico interno fue tan bajo, que no pudo convertirse en el catalizador que necesitaba la divisa para impulsarse o mantenerse sólida con niveles de depreciación menos profundos.

b)      Ajustes económicos inesperados o traumáticos:

Gracias a la solidez de la economía mexicana, sustentado en otras variables como las reservas internacionales, el marco legal para las inversiones, más otros, fue posible que la economía no se colapsara en este sexenio ante algunos ajustes traumáticos o inesperados, uno de ellos fue el llamado “gasolinazo”, el ajuste de precios que impactó de lleno en la línea de flotación económica.

Te interesa: Los 3 escudos del peso para afrontar la transición Peña Nieto-AMLO

Sin embargo, la solidez no impidió que la divisa local reflejara presiones intensas, que se tradujeron en la segunda mayor depreciación sexenal de la era de la libre flotación.

c)       El peso absorbió la inoperancia política:

En un escenario de escándalos de corrupción, riesgos políticos que a la larga se cristalizaron con lo que será el inicio de un gobierno totalmente distinto al actual, más la crisis de inseguridad en la que está sumido el país, tenía que reflejarse en alguno de los indicadores financieros relevantes, cuatro de ellos eran: tasas de interés, tipo de cambio, PIB o calificación soberana.

A todas luces el tipo de cambio fue el más afectado y el que reflejó el impacto de algunos del conjunto de los factores señalados.

d)      El resultado electoral también afectó, pero:

Antes de que el actual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, ganara en las elecciones del pasado 1 de julio; incluso antes de que el total de las encuestas lo señalaran como inminente triunfador, la fuerte depreciación del peso ya era más que evidente. Por esta razón no podemos señalar que el resultado electoral fue determinante para la caída sexenal de la moneda, el peso fue impactado por otros factores, si acaso existe un pequeño porcentaje atribuible a la futura  administración, que sin haber iniciado todavía golpeó al peso, fue la cancelación de las obras del Nuevo Aeropuerto en Texcoco.

e)     China y EU:

Indudablemente, el factor externo jugó su papel en la caída sexenal del peso mexicano, sobre todo por dos factores de gran relevancia: el incremento de las tasas de interés en Estados Unidos y la supuesta guerra comercial de este país con China.

Lee: Guerra comercial: ¿el preludio de una recesión?

En el primer caso, el aumento de las tasas estadounidenses incrementa el atractivo de su divisa para las inversiones financieras, máximo si se trata de un mercado en el que su moneda es utilizada como reserva monetaria en gran parte del planeta. En el segundo caso la supuesta guerra comercial impulsó a la divisa estadounidense en el mundo, precisamente por su papel de moneda de reserva. 

El peso mexicano cierra un sexenio difícil e inicia una nueva era, totalmente desconocida para los mercados financieros nacionales. La divisa nacional cotiza alrededor de 20 pesos por dólar, ese el punto de partida hacia una zona inexplorada jamás por algún indicador financiero mexicano.

También podría interesarte:

Comentarios