revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Finanzas

5 amenazas que generaría la criptomoneda Libra a los bancos centrales

Los vertiginosos cambios globales podrían alcanzar mucho antes de lo que se esperaba a los bancos centrales del mundo; podríamos lo inimaginable con Libra

24-06-2019, 4:59:30 AM
Criptomoneda Libra

Desde que los sistemas monetarios globales se organizaron siempre han existido los bancos centrales de cada país, y después en algunas partes del mundo se evolucionó hacia bancos centrales regionales sin que los de cada nación desaparecieran.

Es el caso del Banco Central Europeo (BCE), que representa y dirige la política monetaria de la Unión Europea, aunque en los hechos está conformado por los bancos centrales de todos los países que la firmaron; en Norteamérica alguna ocasión se habló de una unificación monetaria, pero esto no fue posible debido a la desigualdad de las economías que conformaron el antiguo Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas en inglés).

También en América del Sur se llegó a platicar al respecto, pero solo fue un sueño porque en esa región del mundo la diversidad de corrientes políticas y económicas hacen imposible por el momento y desde muchos años antes alguna unión monetaria de tal magnitud.

Sin embargo, los bancos centrales de todos los países, o regionales, podrían vivir su gran prueba de fuego en unos cuantos meses cuando haga su debut la criptomoneda Libra, respaldada nada más y nada menos que por Facebook y otros gigantes tecnológicos o de diferentes sectores.

La principal amenaza de la criptomoneda Libra radica en su popularidad aún antes de que esté en circulación, con el enorme poderío económico-financiero que podría tener una compañía, o algunas compañías, poderío similar al de algún banco central. Estas son las causas:

Lee: ¿Facebook encontró en Libra la criptomoneda que unirá al mundo?

Facebook
Reuters Facebook

1) Facebook cuenta en el mundo con 2 mil 700 millones de usuarios; las cifras más recientes de principios de 2018 señalaban que el planeta tenía en ese momento 7 mil 550 millones de habitantes, en números redondos. Lo anterior significa que 35 por ciento de la población global está ligado a la empresa, una cifra sumamente representativa que podría utilizar Libra, un potencial enorme que cualquier banco central desearía para mantener su influencia en ese universo de más de 2 mil millones de personas.

2) La segunda amenaza es precisamente la universalidad; los potenciales usuarios de Libra estarán verdaderamente globalizados en términos monetarios y cambiarios. Quizás no de inmediato, pero dentro de determinado tiempo sería posible liquidar una operación instantáneamente en China de algo que se recibirá o habrá comprado en Argentina, pero sin pasar por el molesto asunto de las conversiones cambiarias del yuan chino al peso argentino. Esa globalización restará a los bancos centrales influencia monetaria. No se sabe por el momento, pero quizás en un futuro las instituciones monetarias centrales tendrán que dejar de decidir solamente en función de indicadores de su país o región, para hacerlo con otros indicadores hasta ahora casi ajenos para ellos.

Lee: EU realizaría investigación sin precedente a Facebook, Amazon y Google

euro-peso
Foto arte.

3) La asociación radicada en Suiza, la Libra Association, de la que forman parte 28 grandes compañías como Visa, MasterCard, Vodafone, Spotify, PayPal o Uber, además de algunos importantes fondos de capital de riesgo, estará encargada de controlar la criptodivisa. Se quiera reconocer o no, en los hechos será un banco central más. La diferencia radica en que por primera vez en la historia de las finanzas mundiales habrá un banco central compuesto por corporativos, no será el banco central de un país o de una región sino una asociación de empresas que liderarán la operación de una criptomoneda con potencial para 2 mil 700 millones de personas en el mundo, o quizás muchas más. Un cambio histórico que pocos se imaginaban hasta ahora y un parteaguas en la historia de las instituciones bancarias centrales.

4) Cuando Libra entre en operación se ha señalado que no tendrá las variaciones de las divisas tradicionales, que será una criptodivisa estable en su precio, muy estable de hecho. Esto es algo que también marcaría un antes y un después en el panorama monetario del planeta, algo que en siglos no se ha logrado porque los precios de las divisas se fijan con base en un sinfín de fuerzas de mercado y económicas, de ahí el fracaso de los regímenes cambiarios de precio fijo, como el que alguna vez tuvo México, por cierto, y que derivó en la traumática devaluación del peso de 1994, que nada más llevó a la quiebra a la economía nacional.

Por eso es que los bancos centrales no saben qué sucederá con Libra, debido a que su precio se basará una serie de fondos de monedas internacionales como el dólar y el euro, lo que según Facebook evitará fluctuaciones especulativas como las de Bitcoin. La gran pregunta para los bancos centrales es ¿Y las divisas tradicionales precisamente como el dólar o el euro no tendrán ya jamás movimiento alguno?

Lee: Facebook descubre error y da acceso a fotos de millones de usuarios

Depositphotos Bitcoin

5) La esencia del dinero es la riqueza y productividad de una economía; por siglos mucha gente se ha preguntado por qué no simplemente se imprimen toneladas de dinero y se reparten entre la gente para que esta tenga para comprar lo que quiera, o al menos lo básico. Los bancos centrales se han cansado de explicar lo grave que esto sería, los enormes riesgos y la posibilidad de que el mundo entero se colapse. De hecho, han existido varios ejemplos a lo largo de la historia.

Sin embargo, la irrupción de Libra podría generar un desajuste monetario del que los bancos centrales no saben cuáles serán las consecuencias; más allá, si ahora Facebook y varias empresas más impulsan su criptodivisa, ¿por qué no en un futuro podrían fijar tasas de interés para éstas mismas criptodivisas?

Hace tres décadas se pensaba que el siglo XXI traería enormes cambios para el planeta, que a lo largo de los 100 años se presentarían ajustes globales y que al final del periodo el mundo sería muy distinto. Al parecer la historia tiene otros planes, no ha pasado siquiera el primer cuarto del siglo y ya hay una enorme convulsión por la dinámica con la que está cambiando todo, incluyendo muy probablemente la historia y composición tradicional de los bancos centrales, algo impensable o que se proyectaba para dentro de muchas décadas más.

Lee: Recuento de los daños: Bitcoin, la burbuja que se resistía a explotar

También podría interesarte:

Artículos relacionados

Comentarios