Finanzas

3 factores que marcarán el rumbo del Presupuesto 2019

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador iniciará sin un presupuesto presentado ante el Congreso de la Unión, pero esto no es una señal de alarma

06-11-2018, 8:53:05 AM
presupuesto
Ya existen criterios preestablecidos de política económica para el 2019.

El próximo gobierno iniciará su gestión sin un presupuesto aprobado, aunque no es una señal de alarma, debido a las condiciones políticas en las que asumirá su mandato el presidente electo Andrés Manuel López Obrador.

Con el propósito de hacer un diagnóstico previo respecto a cómo nos encontramos hoy en este aspecto, el del presupuesto federal que todavía no existe, hagamos un ejercicio para evaluar los tres puntos principales que debemos tomar en cuenta hoy en lo que al presupuesto federal se refiere, los tres grandes temas son: situación política, criterios preestablecidos y expectativas presupuestales.

Situación política: AMLO con la fuerza necesaria en el congreso

Señalamos anteriormente que el inicio del próximo gobierno se hará sin un presupuesto presentado ante el congreso, y menos aprobado. Pero, esto es algo que no debe alarmar ni que pudiera interpretarse como la inminencia de una crisis presupuestal en este país.

Lee: Este es el ’tesoro monetario’ que recibirá AMLO el 1 de diciembre

Recordemos la fuerza política con la que inicia el gobierno, existe una auténtica “aplanadora” legislativa que al menos la primera parte de su gestión acompañará al presidente López Obrador, en este sentido es factible que el presupuesto federal se presente incluso un poco después de la fecha límite marcada como oficial, el 15 de diciembre de cada año.

presupuestoFacebook Cámara de Diputados

El presupuesto de egresos de la federación para 2019 puede sufrir una cirugía mayor.

En este sentido no se espera alguna crisis, toda vez que la apabullante mayoría en el congreso del partido en el poder, a partir del 1 de diciembre, permitiría aprobar cualquier cosa, incluyendo el presupuesto, en el momento que se quiera.

Hoy, como desde hacía muchos años no sucedía, un gobierno llega con toda la fuerza legislativa necesaria para evitar una crisis presupuestal. Es posible que incluso el toque final en el presupuesto lo vayan a dar después del 1 de diciembre, ya en el poder, con el fin de adaptarlo lo más posible a sus puntos de vista.

Con la fuerza legislativa que hemos señalado, es poco probable que este próximo diciembre haga su aparición el famoso “reloj legislativo”, que tiene como característica la de “detener” el tiempo, de modo que pasan y pasan las horas y mientras las negociaciones entre los diferentes grupos parlamentarios se realizan, el reloj está detenido, es un suceso único en el mundo, los legisladores tienen o tenían tanto poder que eran capaces incluso hasta de “detener” el tiempo.

Pero este 2018 con la fuerza avasalladora de Morena en el congreso, no se ve la necesidad por ningún lado.

Criterios preestablecidos: Con rasgos “neoliberales”, para empezar

Ya existen criterios preestablecidos de política económica para el año siguiente, fueron elaborados por el todavía equipo en funciones de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), supuestamente de manera conjunta con el equipo que tomará las riendas de las finanzas públicas el próximo 1 de diciembre.

Si vemos, los criterios previamente acordados tienen rasgos totalmente “neoliberales”, para utilizar los términos del siguiente gobierno.

Decimos que tiene este tipo de rasgos porque los criterios previos son muy similares a los reportados desde hace muchos años, con objetivos para el control de la inflación, un crecimiento del PIB siempre en la medianía por no decir que en la mediocridad, sin déficit, con metas de endeudamiento definidas y con otros indicadores que solamente reflejan una cosa: la enorme dificultad de los gobiernos para lograr opciones que permitan disponer de mayores recursos para impulsar el crecimiento, desde hace por lo menos 20 años la mayor parte del presupuesto de egresos está prácticamente comprometido de antemano.

Lo anterior es una de las grandes críticas que ha realizado desde hace muchos años el hoy presidente electo, pero llegó la hora de que muestre si él y su equipo serán capaces de darle la vuelta a esta llamada “trampa presupuestaria”, México se encuentra entrampado desde hace varios años.

De acuerdo con los datos, algunos precriterios presupuestales son los siguientes:

  • PIB de entre 2.5% y 2.3 por ciento.
  • Precio promedio del barril del petróleo entre 51 y 53 dólares.
  • Ingresos presupuestarios en 2019 de 65.1 mil millones de pesos, faltaría determinar cómo se va a financiar, una opción puede ser el déficit.
  • En 2018 se ejerció un gasto de 5.28 billones de pesos, en 2019 debería ser al menos muy similar.
  • En 2018 los ingresos tributarios fueron de 3.161 billones de pesos, se estima que en 2019 crezcan al menos igual que la inflación.
  • La inflación esperada se ubicaría entre 4% y 5 por ciento.
  • El tipo de cambio promedio se colocaría en 19 pesos.

Expectativas: posible cirugía mayor presupuestal de última hora

El presupuesto de egresos de la federación para 2019 puede sufrir una operación de emergencia, una auténtica cirugía mayor que lo haga un tanto distinto al que hoy se ha preconfigurado en los criterios económicos ya conocidos.

Como sabemos, el plan del próximo gobierno es el de redirigir recursos a proyectos sociales y de infraestructura, algo que solo puede hacerse con la reconfiguración presupuestal, sobre todo en un país en el que año con año los recursos son pocos.

La cirugía puede realizarse en 15 días a partir del 1 de diciembre, un poco más o un poco menos, como señalamos, la aprobación en el congreso no será problema para el próximo gobierno, en este sentido pueden operar sin mayores complicaciones.

Recomendamos: Los errores de la ley que elimina las pensiones de los expresidentes

Algunos de los puntos relevantes que pudieran tomarse en cuenta para determinar hacia dónde puede dirigirse la reconfiguración o cirugía presupuestal para 2019 son los siguientes:

Ingresos:

a) 120,280 millones de pesos por aumento de ingresos federales (todavía sin detallar, aunque una parte relevante es el incremento en el precio internacional del petróleo).

b) 54,477 millones de pesos por ahorros en el gasto público (tampoco se ha detallado, pero saldría de la cancelación de proyectos que se consideran “onerosos” por parte del próximo gobierno, como por supuesto el NAIM).

Egresos:

a) 189, 970 millones de pesos a pensiones, costo financiero de la deuda y participaciones federales. (Estos rubros no puede dejarse de atender porque el gobierno iniciaría una grave crisis, equivaldría a dejar de cumplir sus compromisos no con el extranjero, sino con los nacionales)

b) 284,787 millones a proyectos públicos (infraestructura básicamente)

c) 60,000 millones de pesos, aproximadamente, que salen y/o forman parte de la cantidad señalada en el inciso anterior y que correspondería a la construcción de la refinería en Tabasco. 

Pero faltarían muchos rubros más por detallar; falta fijar el monto y fuente de recursos de programas sociales como las becas universales a jóvenes y ancianos, falta saber cómo se absorberá el pago de compromisos no cumplidos por los contratos del NAIM, o si no se modificará la política de subsidio de las gasolinas.

Es un hecho, este presupuesto 2019 será también el más vigilado de la historia, por propios y extraños, desde las empresas que dependen en todo de lo que pase en este país, hasta las propias agencias calificadoras de valores. Por supuesto nosotros estaremos atentos para analizar los puntos relevantes conforme se vayan conociendo y proporcionarle herramientas para sus decisiones.

También podría interesarte:

Comentarios