Buscador
Ver revista digital
Finanzas Personales

¿Quieres ahorrar dinero pero se te dificulta? Aquí tienes 7 métodos para lograrlo

18-04-2022, 6:00:00 AM Por:
Ahorro
© Depositphotos

Hay muchas formas de ahorrar, estas son las estrategias más importantes y podrían ayudarte a conseguir tus objetivos financieros; desde el reto de la botella, el método Kakebo, entre otros. Analiza cuál se ajusta a tus necesidades.

Para lograr nuestros objetivos financieros es importante forjarnos el hábito de ahorro, ya sea para darnos algún gusto, o bien, para enfrentar emergencias. Hay muchas estrategias que pueden ayudarte a formar un ahorro, si estás en busca de algunos métodos, te encuentras en el lugar correcto. Tú considera cuál se ajusta a tus necesidades y apégate al mismo.

¿Cuáles son los métodos más importantes para ahorrar?

Cada uno es diferente, pero todos tienen un objetivo en común: ahorrar dinero. Puedes revisar la dinámica de cada método, evaluar el que sea más conveniente y creas que funcione en tu caso particular.

1. Método Kakebo

Se trata de una estrategia japonesa. El Kakebo es una adaptación del Kakeibo o libro de cuentas nipón para la economía doméstica.

Este método fue inventado por la considerada primera periodista en Japón, Hani Motoko, quien en 1904 creó “Kakebo”, un libro de cuentas para la economía doméstica. Es una filosofía, pues se considera más un estilo de vida y no solamente una manera de gestionar entradas y salidas de dinero.

Según información del libro “Kakebo: el arte japonés de ahorrar dinero”, escrito por Fumiko Chiba, la principal impulsora de esta estrategia en los tiempos modernos, el Kakebo marcó un antes y un después en la historia del país del sol naciente, a tal nivel que el propio gobierno de Japón fomentó este método activamente durante el siglo XX con el fin de competir con las economías occidentales.

En ese sentido, completar tu kakebo es un ejercicio que se lleva a la práctica, dado que anotas tus finanzas y las ordenas, pero también es una actividad de mejora del bienestar, porque los japoneses consideran que ahorrar, controlar tu dinero y gastarlo de forma consciente conduce al equilibrio y la calma en todas las áreas de sus vidas.

¿Cómo funciona el método?

La idea es hacer cuentas de cada día. Necesitas disciplina, pero al llegar a fin de mes sabrás que gastos no son útiles para evitarlos en el futuro. Aunque ya estamos en la era tecnológica, lo ideal es seguir las bases de esta práctica usando un cuaderno y lápiz/pluma.

Kakebo está basado en la previsión mensual de los gastos fijos y el control del resto de los gastos a través de categorías concretas como supervivencia (luz, alquiler, internet, agua, alimentos), ocio y vicio (salidas con amigos, cine, teatro, conciertos, comida en restaurantes), cultura (libros, cursos, museos, deportes) y extras (imprevistos).

Aunque suena algo elemental, lo que hace el Kakebo es permitirte fijar objetivos y realizar promesas, puesto que te comprometes por escrito y contigo mismo. Además, te ayuda a llevar a cabo un análisis de resultados para conocer tus avances. Por lo que podrás condicionar tus hábitos de consumo, sobre todo los que consideres prescindibles y así mantener finanzas sanas.

Así que al principio de cada mes deberás sentarte a pensar la cantidad de dinero que debes gastar, cuánto deseas ahorrar y lo que requieres para lograr tus metas. Así que cada día irás añadiendo gastos y al final de la semana observarás cómo se van alineando esos gastos y ganancias con tus metas de ahorro.

Según el Kakebo, existen algunos puntos esenciales que debes considerar:

  1. Ingresos: Si percibes un salario cada mes, debes de apuntar la cantidad exacta que entra a tu cuenta bancaria.
  2. Gastos Fijos: Pago de luz, agua, electricidad, el pago de la hipoteca y otros gastos que algunas veces no se contemplan cómo la suscripción mensual a un servicio de streaming.
  3. Ahorro: Fija una cantidad aproximada de lo que deseas ahorrar.
  4. Cantidad que puedes gastar: Resta la cantidad que quieres ahorrar a la suma total de dinero que tienes para gastar, de ese modo podrás hacer un presupuesto adaptado a tus necesidades de ahorro.

Se trata de una práctica que necesita trabajo diario, pues debes anotar hasta el más mínimo ingreso, por ende, implica un esfuerzo guardar notas, recibos y análisis. La disciplina es un elemento esencial para el Kakebo. Sin embargo, aunque suena pesado, en realidad se vuelve un hábito. Aplicar esta estrategia japonesa es una forma eficiente de detectar áreas de oportunidad para ahorrar junto a gastos innecesarios que en nuestra vida cotidiana pudieran parecer insignificantes, pero no lo son.

Es preciso hacerse las siguientes preguntas:

  • ¿Cuánto dinero has conseguido ahorrar?
  • ¿Cuánto dinero te hubiera gustado ahorrar?
  • ¿Cuánto dinero estás gastando en realidad?
  • ¿Qué cambiarías el mes que viene para mejorar?

2. El reto de la botella

Los elementos clave para esta estrategia de ahorro son: gastos hormiga, monedas de 10 pesos y la botella.

El mayor atributo de este método de ahorro es su facilidad, pues no necesitas de una inmensa fuerza de voluntad y tampoco lo sientes como un sacrificio. Asimismo, te percatarás de que no perjudicará tu presupuesto mensual.

Otro punto que cautiva a quienes usan esta técnica es que no existen metas establecidas de ahorro, tampoco un plazo fijo para cumplirlas. No debes seguir un calendario de 30,100 o 365 días para conseguirlo ni desprenderte de un porcentaje de tu sueldo mensual o abrir una cuenta en el banco.

¿Cómo funciona este método de ahorro?

Primero tienes que conseguir una botella de refresco, misma que se convertirá en tu alcancía con solamente hacerle un agujero donde introducirás las monedas. Si quieres puedes decorarla o pintarla de negro, esto con el fin de evitar la tentación de estar contando lo que llevas ahorrado.

De acuerdo con estimaciones del sitio Mi Bolsillo, una botella de refresco de un litro puede almacenar hasta 5,200 pesos en monedas de 10, así que será un aproximado al monto que obtendrás al llenar tu primera “alcancía”.

Es muy importante evitar los gastos hormiga, como el café que compras cada mañana, comida rápida, botanas, taxis u otros productos o servicios que debes controlar, pues aunque parecen pequeños e insignificantes, acumulados representan grandes fugas de dinero, así que al menos controla tu forma de pago.

Si comprarás algo que cueste menos de 10 pesos, págalo con monedas de menor denominación y conserva las de 10. Igual puedes pagar con un billete de 20 pesos, ya que es muy probable que el cambio incluya una moneda para colocar en tu botella-alcancía.

Cada que llegues a casa, mete dentro de la botella todas las monedas que tengas de 10 pesos. No importa que sean pocas, la idea es que metas monedas de 10 dentro de tu alcancía cada que tengas alguna. Puede llegar un punto en el que lo hagas de forma automática, natural o a manera de hábito. No es bueno que constantemente te estés cuestionando el tiempo que tardarás en llenar esa botella, llegará un día en el que trates de meter otra moneda y no entrará, ahí sabrás que lo lograste.

En caso de que creas que llenas muy rápido la botella de un litro, para la siguiente ronda puedes tratar con una de 1.5 litros, que le caben aproximadamente 7,800 pesos, mientras que la de 2 litros puede guardar alrededor de 10,400 pesos y la de 2.5 litros un aproximado de 13,000 pesos. En caso de querer ponerte un reto más grande, puedes atreverte a usar una de 3 litros para tener en promedio 15,600 pesos adicionales.

3. Método de Harv Eker

Harv Eker es un escritor, orador y empresario, también autor de “Los Secretos de la Mente Millonaria”. Su método consiste en destinar un 50% para gastos indispensables, pero propone dividir el resto del dinero de forma distinta.

Desde su perspectiva, lo restante debe distribuirse así: 10% para educarnos, 10% para divertirnos, 10% para ayudar al prójimo, 10% para invertir y 10% para ahorrar.

4. La regla 50/30/20

Es un plan intuitivo y fácil para ayudar a las personas a alcanzar sus objetivos financieros. La regla establece que se deben dividir los ingresos de la siguiente manera:

  • Necesidades primarias quedan cubiertas con el 50%.
  • Los deseos o gastos personales representan el 30%.
  • Se destina el 20% para el ahorro.

Se trata de un método habitual, cada vez más extendido y aceptado por todos los que no solamente quieran ahorrar para el futuro, sino también llevar un control mensual de lo que gastan sin que la contabilidad se convierta en una tortura o dolor de cabeza. Esto funciona así porque uno de los principios elementales de las finanzas es restar los gastos de los ingresos, lo que da como resultado el ahorro, es decir, gastos – ingresos = ahorro. 

5. Desafío de las 52 semanas

Se trata de uno de los métodos más populares, dado que puede traerle muchas satisfacciones a quienes lo aplican. Si realizas el reto de las 52 semanas de forma correcta, puede generarte hasta 20,670 pesos para fin de año, porque todo lo que tienes que hacer es separar múltiplos de 15 pesos.

Por ejemplo, la primera semana ahorras 15, la segunda 30, la tercera 45, la cuarta 60 y así sucesivamente hasta llegar a la semana 52.

6. Reto de los 100 sobres

Tendrás que adquirir 100 sobres iguales y enumerar cada uno de ellos, del 1 al 100. Revuélvelos y colócalos en una caja o contenedor.

A lo largo de los 100 días deberás sacar un sobre y poner dentro la cantidad de dinero que corresponda al número anotado en el sobre. Puedes guardar los sobres con dinero en otra caja o hacer una división en la misma.

Al cumplirse los 100 días habrás ahorrado más de 5 mil pesos de una forma muy simple y sin necesidad de disponer de grandes cantidades.

Es preciso mencionar que existen varias versiones de llevar a cabo el método de los 100 sobres, tú puedes cambiar las cantidades a guardar en cada sobre, según sean tus ingresos y metas de ahorro.

7. Principio de Pareto

Según el principio de Pareto, la persona puede destinar el 80% de sus ingresos a cualquier gasto, solo debe recordar que un 20% de sus ingresos lo tiene que ahorrar.

Es preciso identificar bien tus ingresos totales, puesto que serán el 100% de tu dinero. De ese total, deberás dividir el 80% a tus gastos mensuales de todo tipo. El 20% forzosamente se debe ahorrar.

La regla 80/20 funciona para identificar y priorizar elementos clave, sobre los que nos debemos concentrar a fin de conseguir mejores resultados y con un menor esfuerzo.

ÚLTIMAS NOTICIAS:

¿Quieres ser un emprendedor o emprendedora?
Conoce Emprendedor.com el mejor contenido de Ideas de Negocio, Startups, Franquicias, e Inspiración, síguenos y proyecta lo que eres.

mm Apasionada por los viajes, la fotografía y la gastronomía. Colaboradora en proyectos de voluntariado.
Comentarios