Finanzas Personales

¿Quieres comprar con criptomonedas en México? 5 cosas que debes saber

Con la Ley Fintech, ya no es necesario recurrir a empresas extranjeras si quieres usar criptomonedas en México. Los mexicanos podrán realizar transacciones con los famosos activos virtuales, pero estos nuevos instrumentos no están exentos de riesgo.

12-03-2018, 8:52:09 AM
criptomonedas en México

Si te interesa invertir en activos virtuales o monedas electrónicas ya no es necesario recurrir a empresas del extranjero, pues desde el sábado pasado México cuenta con una ley especializada en Instituciones de Tecnología Financiera (IFT), con la que se regularán las criptomonedas en México y serán susceptibles de ser negociadas.

La llamada Ley Fintech, que fue publicada el viernes 9 de marzo en el Diario Oficial de la Federación, entrando en vigor al día siguiente, establece que las instituciones de Fondos de Pago Electrónico serán las encargadas de llevar a cabo todo tipo de transacciones con activos virtuales. A continuación te mostramos cinco claves sobre la forma en la que funcionarán las criptomonedas en México.

También puedes leer: Ley Fintech: Los 5 cambios en la economía de México que debes conocer

1. Medios de pago, pero no dinero

Los activos o monedas virtuales son representaciones de valor que se registran electrónicamente. Es importante entender que no se trata de dinero, aunque sí son medios de pago con los que se podrán llevar a cabo “todo tipo de actos jurídicos” (transacciones), de acuerdo con el artículo 30 de esta nueva norma.

La compra, venta e intercambio de criptomonedas solo puede llevarse a cabo mediante transferencias electrónicas, y para ello el Banco de México (Banxico) deberá autorizar tanto la moneda virtual, como las operaciones que podrán efectuarse con aquella.

El banco central de nuestro país tiene un año como plazo para emitir las reglas específicas para los activos virtuales, y en ese mismo lapso el Banxico deberá anunciar cuáles son las criptomonedas autorizadas con las que operarán las instituciones de Fondos de Pago Electrónico.

2. Tendrán valor, pero no respaldo oficial

El valor de las criptomonedas que sean autorizadas por el banco central mexicano se determinará por el uso que el público les dé como medio de cambio. También se considerará el tratamiento que tienen las monedas virtuales en otros países, así como los convenios y protocolos internacionales que existan para generar, identificar, fraccionar y controlar la replicación de las criptomonedas.

Sin  embargo, estos activos no estarán respaldados por el Banco de México, ni por el Instituto para la Protección del Ahorro Bancario (IPAB). Es decir, se trata de operaciones de riesgo cuya responsabilidad es exclusiva de quien adquiere y negocia la moneda virtual.

La Ley Fintech establece que las Instituciones de Tecnología Financiera (ITF), entre las que se encuentran los Fondos de Pago Electrónico, deben informar a sus clientes los riesgos de las operaciones en las que participen, pues el gobierno federal no garantiza los recursos de quienes intervengan en esas transacciones, contrario a lo que sucede con los ahorradores e inversionistas de las instituciones financieras tradicionales.

Las ITF también deben explicar claramente que el valor de las criptomonedas en México está sujeto a variaciones e incluso a una alta volatilidad, además de que su operación implica diversos riesgos “tecnológicos, cibernéticos y de fraude inherentes a los activos virtuales” (art. 34).

3. Operaciones virtuales, pero vigiladas

Todas las transacciones que se efectúen con criptomonedas en México deberán pasar, de una u otra forma, por el sistema financiero tradicional de nuestro país. Por ejemplo, los Fondos de Pago Electrónico que operarán con activos virtuales deberán contar con cuentas en el sistema bancario mexicano.

Es decir, el capital de estas empresas, así como los depósitos que les hagan sus clientes, necesariamente deben depositarse en la banca mexicana.

A su vez, para adquirir monedas virtuales, los clientes de estos fondos tendrán que llevar a cabo transferencias de recursos desde alguna cuenta bancaria. Lo mismo ocurrirá en caso de que el cliente venda sus criptomonedas, el valor en pesos que se obtenga por esa transacción será depositado por el Fondo de Pago Electrónico en la cuenta bancaria del vendedor.

Estas medidas le sirven a la autoridad para controlar el origen y destino de los recursos económicos que se invertirán en las monedas virtuales, además de que también son un mecanismo de verificación fiscal.

De igual forma, las Instituciones de Tecnología Financiera están obligadas a cumplir con la Ley para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita, además de que deberán entregar información de sus clientes a la Secretaría de Hacienda para evitar la evasión de impuestos.

4. Bancos con criptomonedas en México

Según la Ley Fintech, los Fondos de Pago Electrónico serán las instituciones especializadas en el uso y manejo de las criptomonedas. No obstante, el sistema bancario tradicional también podrá llevar a cabo operaciones con activos virtuales, aunque para ello deben obtener la autorización del Banco de México.

La forma en la que las instituciones de crédito ofrecerán las monedas virtuales aún está por definirse en las reglas de carácter general que deberán emitir tanto el Banxico, como la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Entre tanto, los bancos y las nuevas Instituciones de Tecnología Financiera deben crear interfaces de programación y aplicaciones estandarizadas que permitan la conectividad de los usuarios. Esta tecnología deberá permitir la transferencia de recursos e información entre los bancos y las ITF.

5. Invierte, pero con reservas

Antes de incursionar en el mundo de las divisas electrónicas es importante tener en cuenta que este tipo de activos no son la puerta para que te hagas rico de la noche a la mañana. Considera que actualmente existen más de 700 monedas virtuales en el mundo.

El valor de estas es variable: algunas cuestan solo una decena de dólares, mientras que la más famosa, el Bitcoin, llegó a tener un precio cercano a los 20,000 dólares en 2017. En los últimos meses el Bitcoin cayó más del 50%, hoy se cotiza en unos 9,500 dólares.

Estas fluctuaciones demuestran que cualquier inversión en monedas virtuales debe tomarse con reservas. Si bien la Ley Fintech establece reglas claras sobre la forma en la que operarán quienes se encargarán de las transacciones con criptomonedas, no debes olvidar que se trata de activos virtuales sujetos a la especulación.

También podría interesarte:

Comentarios