Finanzas Personales

3 cosas que pueden hacer del cobro de un seguro una pesadilla

El fracaso al cobrar un seguro está ligado a diferentes causas, pero la mayoría de ellas se trata de un desconocimiento por parte del asegurado.

21-08-2018, 1:31:45 PM
Seguro. Seguro.

México es un país acostumbrado al desastre: sabe tanto de huracanes como de terremotos, los ciudadanos circulan por calles que suelen desgajarse en enormes boquetes y las ciudades cuentan con índices delictivos que hacen de la rutina un deporte de alto riesgo.

A pesar de este contexto, la cultura del seguro ha tardado en permear en los habitantes del país, pues se calcula que sólo unos 8 millones de habitantes cuentan con un seguro de vida, por ejemplo, y un 70% de los autos que circulan en México no cuentan con este tipo de respaldo, de acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de Usuarios y Servicios Financieros (Condusef).

Los que sí lo tienen y lo han necesitado se enfrentan a otro tipo de problema. ¿Cómo reclamar una indemnización con estas empresas?

También te puede interesar: 4 claves para saber que compraste el seguro correcto

Ese fue el caso que enfrentó Manuel Gallardo en 1998, cuando sufrió robo de su vivienda y comenzó un nuevo tormento: hacer válido su seguro.

“Son temas que desconocía. Enfrentarme a ese proceso con incertidumbre y muy temeroso hizo que buscara a un asesor. Fue cuando me dijeron que no existía alguien que se dedicara a eso”, cuenta Gallardo.

Gallbo es un despacho especializado en la gestión y la asesoría de la cobranza de seguros.

Seguros

“Durante 20 años hemos logrado apoyar a miles de personas y empresas que han tenido un siniestro o se han visto en la necesidad de evaluar o auditar sus pólizas”, dice Gallardo, fundador y socio de la compañía.

El especialista asegura que cobrar una póliza se puede convertir en un verdadero dolor de cabeza para el asegurado, pues, en la mayoría de los casos, carece de los conocimientos para llevar a cabo un proceso efectivo.

Sin embargo, los casos más complejos, dice Gallardo, son las pólizas ligadas al ramo empresarial, que afectan a industrias o al comercio.

“Las estadísticas que se publican hablan de los pagos de las indemnizaciones, pero no de los rechazos. No existe que una aseguradora que diga que rechazó mil, dos mil o tres mil reclamaciones”, advierte Gallardo.

Sin embargo, el experto calcula que, por cada indemnización cobrada, puede haber dos o tres casos de rechazo.

Seguros de vivienda en caso de un sismo.

DepositPhotos.

El año pasado, el pago de indemnizaciones incrementó considerablemente con respecto al 2016, con un 18.7%; sin embargo, estas cifras tienen más que ver con un año de terremotos e inundaciones en buena parte del territorio nacional.

Gallardo asegura que el fracaso al cobrar una póliza está ligado a diferentes causas, pero la mayoría de ellas se trata de un desconocimiento en la materia por parte del asegurado, tanto al contratar como al momento de reclamar su indemnización.

El fundador de Gallbo encuentra en los siguientes tres factores a los responsables de la elevada tasa de rechazo que persiste al momento de cobrar un seguro:

1. Identificar sumas aseguradas. Los promotores de seguros normalmente preguntan por cuánto quiere el contratante asegurar sus bienes. “Esa es una forma incorrecta de contratar pólizas de seguros”, explica Gallardo

“Eso hace que definas una cantidad sin saber que, en la medida en que la suma asegurada sea menor al valor de los bienes, se aplica lo que se llama proporción indemnizable”, apunta el experto. Y esta es la razón principal, desde la experiencia de Gallbo, de que los propietarios no alcancen a recuperar sus pérdidas posteriores a un siniestro.

2. Obligaciones establecidas. La póliza marca cuáles son las obligaciones de quien contrata. “Si no se las explicaron, si se las explicaron, pero no las entendió, si no las revisó nunca, entonces el desconocimiento y la falta de cumplimiento de obligaciones se convierte en otro factor que obstaculiza la indemnización que espera el afectado”, señala Gallardo.

3. Pago depreciado. El pago depreciado es un caso recurrente en el currículum de la firma que encabeza el especialista, y se replica principalmente en casos de aseguramiento de bienes raíces. “Si aseguraste un edificio por 10 millones de pesos, pero cinco años después sufre un daño severo, lo más lógico es que el valor de reconstruir el mismo edificio sería ahora de 20 millones. Si la póliza se contrató a valor depreciado, entonces, aunque se pague el seguro, no alcanzará para reponer el daño”, dijo el especialista.

También podría interesarte:

Comentarios