revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Finanzas Personales

¿Cómo administrar un aumento de sueldo?

Si ya lograste obtener un aumento de sueldo, ahora debes aprender a administrarlo y optimizar su gasto, pero sin dejar de lado rubros como diversión

05-04-2019, 8:03:26 AM

Lograr un ascenso o aumento de sueldo siempre es un mérito que merece celebrarse, pero sobre todo analizar cómo sacarle máximo provecho. Antes de empezar a pensar qué comprar con ese “extra”, sigue leyendo y encuentra una mejor manera de optimizar tu esfuerzo.

Lee: Cómo negociar un aumento de sueldo

¿Entre más ganas, más gastas?

Esta frase es un peligro más real de lo que parece, pues es común que, con la llegada de un aumento o nuevo empleo, adquieras aquello que antes veías inalcanzable, desde una bolsa de diseñador, hasta cambiar tu zona de residencia. Esto es la respuesta a la visión de tener más elementos para mejorar tu vida, ya que con el tiempo tus expectativas crecen, lo que no es del todo negativo.

Gracias a las ambiciones de mejorar logras salir de tu zona de confort y alcanzar nuevas metas. El problema es cuando llega a un nivel máximo donde nada es suficiente y cada aumento se diluye entre los gastos cotidianos y nunca se refleja en un crecimiento.

aumento de sueldo

Aprende a administrarte

Un aumento de sueldo es una gran noticia, la clave para que no se evapore, es usarlo para hacer una diferencia en tu vida, y no necesariamente se trata de “lujos” (aunque n descartes alguno que otro antojo), sino darle un buen uso. Por ejemplo, salir de deudas o vivir un poco más holgado, así como darle mayor certeza a tu futuro. Para conseguirlo, sigue estos pasos:

  1. Espera a ver tu aumento de sueldo reflejado. Antes de organizar cualquier cosa con él, primero debes saber realmente de cuánto se trata. No olvides que parte de tu sueldo se va a retenciones, lo mejor será esperar a ver el primer pago.
  2. Analiza tu presupuesto. Revisa el presupuesto que tenías con tu sueldo anterior y analiza si necesitas aumentar un poco algún rubro; si con pequeños ajustes te seguirá funcionando o puedes mantenerlo y destinar tu aumento a otra cosa como proyectos o ahorro. De lo contrario, reestructúralo.

Recuerda: un presupuesto básico debe incluir un porcentaje mensual fijo para el ahorro (alrededor del 20%) y el resto dividirse entre gastos fijos (luz, renta, comida, transporte), deudas y gastos prescindibles (Netflix, cine, salidas con amigos).

  1. Arma un plan para liquidar tus deudas. Si una deuda se salió de tus manos o comenzó a generar intereses, un aumento de sueldo es un buen momento para reestructurar tu deuda. Acércate al banco para ver de qué forma es posible o solo aumenta la cantidad que iba para tus deudas y deja de pagar el mínimo.
  2. No te emociones sacando un nuevo crédito. Primero liquida tus deudas previas. ¿No tienes? Analiza si realmente lo necesitas. De ser así, por ejemplo, te prometiste que cuando ganaras más comprarías un auto, espera un poco a ajustarte a este nuevo ingreso. Si aún no tienes el enganche, podrías empezar a ahorrar para eso.
  3. Recuerda que es un aumento, no una beca vitalicia. Antes de gastar en otra cosa, la recomendación es invertir en tu futuro, porque te gustaría mantener tu nivel de vida cuando te jubiles, ¿no? Existen diferentes formas de hacerlo, desde aportaciones voluntarias a tu Afore, o contratar un seguro o fondo para el retiro.
  4. Si ya destinabas parte de tu salario al ahorro, es momento de invertirlo para que te dé rendimientos y crezca. Busca fondos de inversión u otras herramientas financieras que se ajusten al nivel de riesgo que estás dispuesto a tomar. Claro, es importante dejar una parte para tu fondo de emergencia.
  5. Divide tu ahorro. Ahora que tus ingresos son mayores, puedes aumentar el porcentaje de ahorro y dividirlo entre ahorro y fondo de emergencia. El ahorro es ideal para alcanzar metas a corto o mediano plazo, así como seguir invirtiendo.
Ahorro en parejaDepositphotos

¿Cómo mantener un equilibrio?

Un incremento de sueldo es un reconocimiento que merece disfrutarse. La clave para el equilibrio entre gozar los frutos de tu trabajo y no sacrificar tus finanzas en el futuro, es ser realista y priorizar. Es decir, quizá comprar ropa es importante para ti, no solo porque te gusta imponer tu estilo, sino que la imagen tiene peso en tu trabajo; entonces ir de compras cada 2 meses es una prioridad, pero ¿es vital comprar en el supermercado gourmet si no acostumbras cocinar?

Finalmente, un punto menos analizado pero importante en el tema del equilibrio, es el lado emocional: sí, aunque cueste creerlo, la insatisfacción constante o el deseo insaciable de tener más, puede deberse a la intención de llenar otros vacíos. De ser así, deberás trabajar en ello, de lo contrario nunca encontrarás el equilibrio y podrías comprometer tus finanzas gravemente.

Aprovecha este aumento de sueldo para mejorar tu calidad de vida actual y futura, es decir, prioriza tus compromisos y ahorro para el retiro, pero sin dejar de hacer lo que te gusta. Es cierto que es imposible dejar de gastar, lo que sí puedes es aprender a hacerlo.

También podría interesarte:

Artículos relacionados

Comentarios