Estilo de Vida

Werner Herzog, guerrero del cine sin efectos especiales

El cineasta es uno de los más influyentes del nuevo cine alemán; una personalidad fuerte y extravagante que se traduce en sus personajes.

07-05-2009, 5:00:00 PM

Uno de los más influyentes en el “nuevo cine alemán” y una de las personalidades más radicales en el cine en sí, es Werner Herzog. Su notoriedad la ganó no solo por crear algunas de las narrativas más fantásticas en la historia del medio, sino por presionar hasta límites sin precedentes a él mismo y a su grupo, para lograr los efectos que exigía.


A los 17 años se decide por el cine. Para pagarse sus películas, trabajó en diversos oficios, que combinaba con sus estudios universitarios de historia, literatura y teatro. Nunca estudió en ninguna escuela de cine ni tampoco trabajó como asistente de ningún director; su formación fue completamente autodidacta.


Ficción y documental se funden en su obra, sin embargo una de las características más extravagantes del alemán es decir no a los efectos especiales.


Fitzcarraldo y su epopeya
Si no has oído nunca acerca del trasfondo en la grabación de Fitzcarraldo (mejor director en Festival de Cannes,1982), sencillamente no sabes nada de Werner Herzog.


Con esta película contó la historia de Brian Sweeney Fitzgerald, un excéntrico amante de la opera del siglo XIX, determinado a llevar la música de Enrico Caruso a los indígenas peruanos, empujando un barco de vapor por sobre una montaña que dividía dos ríos. La película logró ser filmada, pero el estrés mental del director le ocasionó una severa crisis nerviosa, revelando su propia locura al maldecir a toda la humanidad y recluyéndose a si mismo en una institución mental.


La explicación de su obstinación profesional puede ser explicada si nos remontamos a su infancia: creció sin radio ni cine, en pleno contacto con la naturaleza, alejado del mundo. Según él mismo afirma, no tuvo conocimiento de la existencia del cine hasta los doce años, la misma fecha en la que vio por primera vez un coche.


Sus personajes lo reflejan en parte: megalómanos, rebeldes, supervivientes, a menudo sin escrúpulos, enfrentados a un mundo hostil que les vapulea y que no les perdona su originalidad.


La música que acompaña sus producciones es un protagonista más. A veces, incluso el propio Herzog ha compuesto algunas piezas para completar la banda sonora de sus películas. Su vinculación con la música le ha llevado a dirigir óperas.


Los paisajes son fundamentales en sus obras. Afirma que más de una de sus películas surgieron de un paisaje, como por ejemplo Signos de vida o Fitzcarraldo. Puede decirse que el paisaje es un personaje más de sus historias y tiene un papel fundamental en el desarrollo de la trama.


Las obras de Herzog han recibido grandes elogios y al mismo tiempo ha sido sujeto de controversias referidas a los temas y mensajes tratados en sus obras. Un ejemplo significativo fue Fitzcarraldo, en la que la obsesión, tema central de la película, fue reproducida por el director durante la filmación.


Si no lo concoes ¿qué esperas? Y si crees ya conocerlo, seguro no es suficiente.

También podría interesarte:

Comentarios