Estilo de Vida

Toledo: ciudad entre agua, túneles y leyendas

La escasez de agua impulsó la creación de una de las culturas subterráneas más impresionantes del mundo. Descubre y conoce esta gran ciudad española.

20-09-2010, 5:00:00 PM

La colina sobre la que se encuentra Toledo es famosa en el mundo entero por su entramado de pasadizos, grutas y túneles subterráneos que sirvieron desde tiempos romanos para el aprovisionamiento de agua.


Y es que, esta ciudad española, conocida como “Tulaytulah” en judeoespañol, ha tenido que lidiar con la escasez de la denominada “fuente de la vida”, por su lejanía con corrientes dulces.


Su eterna búsqueda y almacenamiento en pozos y grutas tenebrosas, además de responder a su exótica arquitectura subterránea, explica la enorme cantidad de relatos maravillosos que guarda su cultura.


Hasta hoy, Toledo está inundado de leyendas, mitos, e historias de tesoros; guerreros y herejes corrían por los túneles y los pasadizos secretos que pasan inadvertidos por la superficie de la ciudad, pero que se transforman en el alma oculta de sus habitantes.


En la ciudad hispana, por cada tres casas del casco antiguo había un pozo o aljibe. ¿Cuántas piezas tendrá el puzzle? Acá te nombramos algunos para ver si te animas y reservas tus pasajes a España durante tus próximas vacaciones.


 


Cuevas de Hércules




Las llamadas Cuevas de Hércules representan la cisterna toledana donde terminaba el sistema para recolectar el agua. El líquido recorría un largo camino, desde una presa llamada Mazarambroz, pocos kilómetros al oeste. Desde allí, un gran acueducto la canalizaba hasta lo alto de Toledo, dando a parar a las cuevas.


 


Aljibes




Bajo la plaza de Amador de los Ríos continuaba el sistema hídrico de la ciudad. Esta segunda pieza del rompecabezas fue descubierta por el dueño de una casa, cuando excavaba para construir un garaje en su sótano.


Se trata de dos bóvedas de unas antiguas termas romanas que formaron parte de unos baños públicos, pertenecientes a la segunda mitad del siglo I y cuya superficie estimada alcanzaba los mil 200 metros cuadrados.


 


Pozo El Salvador




En plena plaza de El Salvador, dos compuertas metálicas sobre el suelo dan acceso a un pozo de origen medieval que funcionó hasta mitad del siglo XX, cuya llegada se hace a través de una larga escalinata en forma de caracol. Una maravilla arqueológica.


 


Baños islámicos del Cenizal




En el callejón Bajada del Colegio de Infantes número 14, hay una pequeña puerta de madera que pasa desapercibida. Sin embargo, al otro lado, se encuentran ocultos unos legendarios baños islámicos del Cenizal del siglo X, que dan testimonio de la importancia del agua para aquella cultura.


 


Baños del Caballel, Tenerías y San Sebastián




En esta zona en torno a la plaza de las Fuentes también se esconden los baños islámicos del Caballel, del siglo XII. Sus salas frías, templadas y calientes constituyen la última parada de esta travesía arqueológica que desemboca finalmente en la corriente fluvial.


A pesar de estos hallazgos, los arqueólogos aseguran que el puzzle aún no ha sido completado.

También podría interesarte:

Comentarios