Estilo de Vida

Tai Chi, fluidez y movimiento desde Oriente

Armonía y equilibrio gracias a una disciplina milenaria donde el dominio de la energía nos revitaliza al máximo.

06-06-2010, 5:00:00 PM

Si vas a China, verás que es muy usual que un domingo por la mañana muchas personas salgan a los parques a hacer ejercicio. Pero no hablamos de cualquier ejercicio. Nos referimos al Tai Chi, un arte marcial desarrollado hace muchos años, muy popular en ese país y también en Occidente.
 
Se trata de movimientos lentos, fluidos y armoniosos, que resultan muy beneficiosos para la salud mental y física. Y es que claro, para la cultura china las enfermedades se producen cuando existen bloqueos en la libre circulación de la energía por los meridianos, y lo que hace el Tai Chi es flexibilizar las articulaciones y restaurar el libre flujo energético.
 
En Occidente, la disciplina se practica en muchos centros de salud holísticos, que incorporan no sólo el Tai Chi Chuan, sino otras propuestas de la medicina tradicional china. Así, esta disciplina se convierte en una de las mejores formas de hacer gimnasia de forma sana y terapéutica. ¿La clave? Ser perseverante y paciente.
 
Beneficios
 
El Tai Chi tiene diverso efectos positivos sobre nuestro organismo. Entre ellos:
 
· Sistema nervioso central: Gracias a esta práctica, donde se agudiza la concentración y no se utiliza la fuerza, se logra un buen entrenamiento de las células cerebrales y los movimientos.
 
El trabajo de relajar y alertar el cerebro hace que el sistema nervioso tenga una buena influencia sobre el resto del organismo. Por eso, con la práctica de Tai Chi Chuan tendrás una sensación de plenitud y bienestar en todo el cuerpo que producirá un mejoramiento en la circulación de la sangre y una mayor facilidad en la inspiración del aire.
 
· Sistema cardiovascular: Al introducir y al exhalar mayor cantidad de aire en cada ciclo respiratorio se incrementa el cambio de presiones dentro del tórax. De esta manera la circulación coronaria es más libre y eficaz; aumenta la capacidad de los capilares y se refuerza el proceso de oxigenación y de reducción del anhídrido carbónico en el cuerpo. Así se mejora la nutrición del músculo cardíaco y se previene la arteriosclerosis y las distintas enfermedades cardíacas.
 
· Sistema respiratorio: El dominio de una buena técnica respiratoria, no tiene como única meta el control y dominio del ritmo y frecuencia respiratoria, sino muy especialmente conseguir una carga energética del organismo.
 
El Tai Chi Chuan exige una suave y profunda respiración, con la atención concentrada en que el aire llegue al hipogastrio (región media anterior e inferior del abdomen, entre las dosis fosas ilíacas). Las contracciones y relajaciones del diafragma y de los músculos abdominales, además de realizar un verdadero masaje de los órganos contenidos en el abdomen, también asegura una buena circulación favoreciendo los procesos digestivos y una correcta evacuación intestinal.
 
Además, al realizar estos ejercicios se ejerce un drenaje importante de las vías respiratorias que mejora el estado de insuficiencia respiratoria crónica obstructiva o restrictiva como el asma bronquial, la bronquitis crónica, sinusitis, catarros y alergias nasales.
 
Nunca olvides que para aprender a utilizar la energía no es necesario utilizar la fuerza, sino repetir cada movimiento del Tai Chi Chuan hasta hacerlo propio. Se trata de educar al cuerpo en el aprovechamiento de su propia energía.