Estilo de Vida

Steven Meisel, el hombre de Vogue

El fotógrafo neoyorkino sintió desde pequeño fascinación por retratar mujeres. Años más tarde se transformó en todo un ícono del lente y el favorito de Vogue.

23-03-2010, 5:00:00 PM

Desde pequeño que el estadounidense Stevan Meisel dejó claro que lo suyo era la fotografía. Demostró tener un talento natural único que con el correr de los años desarrollaría y perfeccionaría para convertirse en uno de los referentes de la fotografía moderna.

En su infancia ya asomaba el artista. A diferencia de otros niños, no dedicaba largas horas a los juegos, pero sí a contemplar mujeres, en especial las de la moda. Años más tarde esa fascinación sería retratada de manera insuperable, con una llamativa y provocadora estética que le valió fama internacional.

Nació en el año 1954, en Nueva York, y se obsesionó con figuras importantes del momento como las modelos Twiggy, Veruschka y Jean Shrimpton, sin pensar aún que el lente sería su profesión. Sus primeras andanzas en el glamoroso, pero complejo mundo de la moda, fueron visitas a revistas como Vogue y Harper’s Bazaar, fuentes de inspiración para sus dibujos.

Entonces ya soñaba con elegantes musas inspiradoras como Gloria Guinness, ícono de la moda del siglo pasado y Babe Paley referente del estilo social perfecto. Sus primeros trabajos fueron para el diseñador de moda Halston, aunque el gran salto a la fama lo consiguó con sus primeros retratos que presentó a la agencia Elite.

De ahí, su estilo innovador marcó tendencia, siendo el responsable de importantes campañas publicitarias para importantes firmas como Prada, Dolcce & Gabbana, Valentino, Versace y la revista Vogue de Italia y Estados Unidos. Sus imágenes suelen tener referencias a películas, arte y tendencias culturales que su perspicaz ojo capta como ningún otro.

Vogue y otros éxitos
Meisel es para Vogue todo un referente gracias a su ingeniosa y alborotada estética, razón por la cual la firma le encarga a menudo espectaculares ensayos fotográficos, que día a día elevan su fama y número de seguidores.


Siendo más precisos, desde 1988 que las fotografías de Meisel han sido publicadas en todas las portadas y editoriales de todos los números de Vogue Italia. Su ojo agudo es sello editorial.


Uno de sus trabajos más recordados es el que realizó con Madonna, la diva del pop, a quien fotografió en 1992 para el libro SEX, diseñado por Fabian Baron.


En 2009 realizó otra gran creación, esta vez para la campaña publicitaria otoño-invierno de Lanvin en compañía de la supermodelo de los años noventa Kristen McMenamy. Meisel ya había trabajado anteriormente con McMenamy en una producción de más de 30 páginas titulada “La leyenda”, para la edición de julio de Vogue Italia, por lo que supo potenciar en todo esplendor a través de la modelo.


Realmente un gigante de la fotografía, que marcó y sigue creando escuela.  Imbuido del versátil ambiente neoyorkino, la estética atrevida y femenina del artista ya ha producido más de 180 potentes ensayos fotográficos, todos alabados por la critica especializada.

Comentarios