Estilo de Vida

Slow Food: disfrutar la comida

Disfrutar de la comida es algo que se pierde en grandes urbes como México. Conozca todas las bondades que ofrece este estilo gastronómico.

29-03-2010, 11:43:15 AM

A diario son miles las personas que fallecen por enfermedades relacionadas con una mala alimentación. Incluso, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), 70% de los males comienzan con una nutrición desbalanceada.

Cáncer, anemia, enfermedades del aparato circulatorio, bocio, marasmo (falta de alimentos) y obesidad se encuentran en la larga lista. Ésta última afecta a más de mil millones de personas, de las cuales 22 millones son menores de cinco años, todo producto del consumo grasas y la escasa práctica de deportes.

Pero eso no es lo único. Las empresas de comida, en su gran mayoría, incentivan las malas prácticas alimenticias. Un ejemplo muy claro es lo que sucede con la conocida franquicia Mc Donald’s que vende 40 millones de hamburguesas por año en todo el mundo, equivalentes 12 hamburguesas por habitante aproximadamente.

Su éxito internacional radica, en gran medida, en los millones de dólares que se invierten en publicidad, pero también en el bajo precio de sus productos, contra los que no puede competir la comida artesanal y de restaurantes, aunque sea de mejor calidad.

Pero este complejo escenario podría terminar. Al menos eso es lo que piensa un movimiento pro calidad alimenticia denominado Slow Food que busca borrar o por lo menos disminuir estos índices.

Más que lo opuesto a ‘Fast Food’
Slow Food es un movimiento comprometido con la diversidad agrícola, cultural y culinaria del mundo y que nació en 1986 precisamente en protesta a la apertura de un McDonald’s en la Plaza Spagna de Roma, Italia.

Desde entonces el organismo ha buscado la promoción, producción y consumo de la gastronomía de calidad, lucha que ha sido reflejada con la imagen de un caracol, símbolo de lentitud (slow) y que sirve como contraste a la ajetreada vida actual.

Pero el movimiento propone añadir un nuevo sentido de responsabilidad a la búsqueda de este placer: la “ecogastronomía”, concepto que engloba el respeto y estudio de la cultura enogastronómica (vino y comida) y el apoyo a los que se ocupan de defender la biodiversidad agroalimentaria en el mundo.

La red de miembros de Slow Food está organizada en grupos locales, que se llaman “Condotte” en Italia y Convivios en el resto del mundo. Sus líderes se encargan de organizar cursos, degustaciones y comidas en las que los miembros disfrutan de deliciosos platillos.

En la actualidad, hay más de 800 convivios repartidos en 50 países, incluido México.

Sus avances en México
En México, muchos chefs prominentes son miembros de Slow Food Internacional, entre ellos Margarita Salinas, chef del Ministerio Mexicano de Agricultura y Alicia Gironella De’Ageli, autora de Larousse de la Cocina Mexicana.

Incluso, el país llegó a ser sede del Congreso Internacional de Slow Food realizado en la ciudad de Puebla entre 8 al 11 de noviembre de 2007 y, por primera vez, fuera de Europa.

La sede fue elegida “por su riqueza gastronómica, su pasado prehispánico y la fortaleza de sus raíces indígenas, en particular a la ciudad de Puebla”, indicaron en aquella ocasión sus organizadores.

Durante el evento destacaron 11 productos mexicanos; el chile poblano, chía, pulque, flor de jamaica, chapulines, maíz, cacao, nopal, escamoles, frijol ayocote y el mezcal.

Restaurantes Slow Food México

Si busca degustar exquisitos platos bajo la modalidad del Slow Food considere entonces locales como los siguientes:

Fonda San Ángel

Uno de los restaurantes con mayor tradición en México si de comida mexicana se trata es la Fonda San Ángel.

En una casona elegante, que data del sigo XVIII, las personas se encontrarán con deliciosos platillos de la cocina tradicional mexicana y contemporánea que van desde antojitos típicos tanto del mar como de tierra hasta platillos elaborados.

Su carta incluye desde los ricos escamoles hasta los gusanos de maguey borrachos en tacos, sopes o chalupas.

Dentro de las opciones del mar encontrará el caracol al chipotle, el fresco salpicón de camarón o unos tacos de marlín. Tal como lo indica su slogan: “toda una tradición por restaurantes de México”.

Dirección: Plaza San Jacinto 3.

El Tajín

Un restaurante que reúne a gente que gusta del buen comer, comida tradicional, fresca, sana en un ambiente rodeado de tranquilidad, pero sobre todo, de buena comida.

Los dueños recomiendan comenzar su velada con un repertorio que incluye taquitos de chilorio, quesadilla de chile ancho, platanitos rellenos y gorditas de chicharrón.

Enseguida puede seguir con la deliciosa jaiba desnuda rellena de queso, los camarones en salsa de tamarindo o lengua a la veracruzana, un verdadero manjar.

Dirección: Miguel Ángel de Quevedo 687.

Los Danzantes Oaxaca
El restaurante es una muestra de la riqueza que posee la cocina campesina de autor.

Utiliza los mismos ingredientes de la comida tradicional del campo de Oaxaca, pero a su estilo, integrando las últimas tendencias, ingredientes y técnicas de las mejores cocinas del mundo.

Maíz, fríjol, chile y mezcal son los ingredientes perfectos que se mezclan en Los Danzantes, por lo mismo, quienes han probado estas exquisiteces recomiendan probar la “hierba santa” rellena de quesillo y queso de cabra con salsa de miltomate.

Otros platos que suenan fuerte son los totopos oaxaqueños con jaiba y chintextle, la sopa de chapulines con quesillo, los ravioles de huitlacoche en salsa de flor de calabaza y chile poblano.

Dirección: Macedonio Alcalá 403-4, Oaxaca.

Las Trancas
Con una cocina auténtica de tradición, este restaurante ofrece un amplio menú de comida mexicana.

Sus visitantes pueden comenzar con un delicioso consomé de carnero, luego unos tacos al gusto de cecina de yecapixtla fresca o si lo prefiere, un corte de carne especial.

Dirección: Av. San Antonio 57 (Eje 5) esq. Insurgentes Sur, colonia Nápoles.

Comentarios