Estilo de Vida

Sigur Rós, sonido islandés que entibia el alma

Post-rock y minimalismo confluyen de manera perfecta en esta banda de sonido invernal; estrenarán disco el año que viene.

09-06-2009, 5:00:00 PM

By Antífona


La banda islandesa logra en cada uno de sus temas una sensación tan embriagadora que resulta difícil de explicar…Creo que la idea base de Sigur Rós es: “Relájate y escúchalo por ti mismo, luego me cuentas”.


Conceptualmente exitosos
Los discos llevan por nombres palabras simples que, sin embargo, abarcan demasiado.


El primer disco, en 1997, se llamó Von (Esperanza). La crítica lo recibió como “un soplo de aire fresco en la cultura del rock islandés”. Si bien no fue un éxito comercial, logró consolidarse como un disco revolucionario y excepcional.


Von abrió a Sigur Rós las puertas de la escena musical mundial y despertó, en el público, sentidos musicales olvidados.


Tras Von, llegó Ágætis byrjun (Un buen comienzo) en 1999. La frase “Sí, esto fue un buen comienzo” fue bastante repetida por los miembros de la banda durante todo el proceso de grabación lo cual terminó dando nombre al disco.


Luego, en 2002, apareció “( )”. Así de sencillo fue el nombre de la tercera producción. Las canciones no llevaron título, por lo que tuvimos que esperar en el sitio web oficial la publicación gradual de los nombres.


Pero Sigur no innovó solo en el título del álbum, sino que también en cuanto a la fonética; todas las canciones son cantadas completamente en un lenguaje improvisado llamado vonlenska (de von, “esperanza” e íslenska, “islandés”), creado por Jón Þór Birgisson, que integra sonidos del idioma islandés.


¿La razón? Nosotros debemos interpretar el significado de las letras. Para eso, el disco trae páginas en blanco en donde podemos terminar la creación musical de la banda y, lo mejor, en el estudio de grabación más íntimo: nuestro hogar.


En 2005 nace una de sus grandes obras: Takk (gracias). Un trabajo más directo y accesible para el oyente respecto a los discos anteriores, lo que motivó el recelo de muchos aficionados.


Hoppípolla, el segundo sencillo, dio mucho que hablar al popularizar de forma insólita la música del grupo, especialmente en Reino Unido por su aparición en los trailers de documentales de la BBC.


En 2008, y tras tres años de silencio, Sigur Rós volvió a zumbar: “Með suð í eyrum við spilum endalaust”, que traducido al español sería “Con un zumbido en los oídos tocamos eternamente”.


Por primera vez en la discografía del grupo, uno de los temas está cantado en inglés. En cuanto al resto, uno no tiene letras (Jónsi recurre de nuevo al vonlenska) y los demás están interpretados en islandés con líricas simples, “más comprensibles de lo habitual” según el grupo.


2010
Sigur Ros ya reveló en su sitio oficial que el próximo disco está casi terminado.


El trabajo lo están realizando en su propio estudio, “Sundlaugin Studio” en Islandia.


El baterista de la banda, Orri Páll DýRason describió, en la misma publicación oficial, a las nuevas canciones como “melódicas, pero menos ruidosas” que sus anteriores trabajos.
 
La espera será larga, no hay duda. Sin embargo, siempre existirán temas tan supremos como “Olsen Olsen” o “Fyrsta” para hacer de los minutos un tic tac más amable…