Estilo de Vida

Santiago de Chile, la más trendy de Sudamérica

Una de las capitales más sofisticadas y amables de Sudamérica. Llena de contrastes, tiene distintas facetas que reservan algo especial para cada gusto.

23-04-2009, 5:00:00 PM

Ecléctica, ordenada, la ciudad sabe ser dinámica sin olvidar la bohemia, del mismo modo que combina el arte alternativo y lujo frívolo, negocios y cultura. Podemos trazar una línea entre la parte antigua y el corazón financiero que antecede a las áreas residenciales. Echemos un vistazo a lo mejor de ambas.


El Santiago moderno
Solía decirse que la Plaza Italia era como el muro de Berlín. Por el momento dirígete a las avenidas que se estiran hacia la cordillera. Aquí te espera un sector vibrante, cosmopolita. Tienes la opción de llegar a él a través de Providencia, o tomando el funicular en la base del Cerro de San Cristóbal.


Interesa particularmente el Parque Metropolitano, con áreas de picnic, circuitos para senderismo o bicicleta de montaña, un Jardín Botánico, un Museo del Vino. Después toma el teleférico, desde donde verás el diseño del barrio El Golf, exclusivo y corazón financiero santiaguino.


El eje de este territorio chic, plagado de restaurantes, galerías, boutiques y enotecas es la avenida Isidora Goyenechea. La recomendación es el Nolita, con comida chilena e internacional. Si te gusta la cocina japonesa el Shogun es excelente. En Vitacura es renombrada la Avenida Alonso de Córdova, repleta de boutiques prestigiadas. Después te aconsejamos ir al Borderío Monseñor Escrivá de Balaguer. Aquí se ubican sofisticados restaurantes y bares lounge con la oferta más in y divertida.


Santiago tradicional
Reserva la mañana del domingo para el Centro Histórico. Aquí el ambiente es colorido: mimos, actores sobre zancos, grupos folclóricos, tríos de violines, puestos de anticuarios y pintores retratando las torres de la catedral en la Plaza de Armas.


Las visitas a las naves barrocas de la Catedral y al Museo Histórico Nacional son inexcusables. Luego, puedes perderte entre calles estrechas que van haciendo un repaso arquitectónico desde la época colonial hasta fines del siglo XX. Otros puntos de interés que no debes pasar por alto son la Casa Colorada, y el Museo Arqueológico, en la remodelada plaza Mulato Gil.


Cuando comience tu hambre, tendrás mil opciones. Si buscas algo típico, ve al Mercado Central, donde se suceden los puestos de frutas y mariscos. Pero nada como comer en Donde Augusto; la comida de mar es la especialidad de la casa.


Para recibir la noche cruza las aguas del Mapocho. Al otro lado del puente, está Bellavista, el barrio bohemio por excelencia. Los bares y las terrazas donde se sirven “picadas” –comida abundante, barata y de calidad– dominan las calles. Bellavista alberga galerías de arte, cafés de ambiente literario, clubes con música de jazz en vivo y restaurantes románticos. En suma, el broche ideal para cerrar tu encuentro con la ciudad, de ser posible brindando con una copa de pisco sour.

También podría interesarte:

Comentarios