Estilo de Vida

Sam Flores, maestro del Fine Art

Descubre toda la armonía y provocación que transmite este ilustrador autodidacta en una obra llena de naturaleza, perfección y misticismo.

09-03-2010, 5:00:00 PM

Que duda cabe… Sam Flores es uno de los más connotados artistas de la escena de San Francisco y del mundo. Nacido en Nuevo México, este estadounidense se distingue por una obra atrevida, innovadora, llena de personajes exóticos y paisajes naturales.


Ligado al arte popular y callejero, se ha alejado de los tradicionales caminos del Movimiento de Arte Contemporáneo y se ha convertido en todo un maestro en el Fine Art y en el diseño de productos.


Sus trabajos, poco pretenciosos pero muy provocativos, se pueden apreciar en las mejores galerías del mundo a través de exhibiciones individuales que ha tenido en Japón, Francia, Italia, Alemania, Singapur y a lo largo y ancho de EU.


Toda su obra destaca por la manera particular en que retrata los colores de la naturaleza con un diseño armónico insuperable, sin recurrir a técnicas aprendidas en academias ya que es un autodidacta, desertor de la carrera de Arte.  Es un ilustrador nato que ha ganado fama y prestigio internacional gracias al mundo que ha creado, lleno de ritmo y fluidez; la música que se plasma en el diseño.



Fuertemente influenciado por el grafitti y la cultura nipona, dentro de su obra se distingue Fátima, su personaje por excelencia: una niña  llena de facciones preciosas, profundas y llenas de misterio, rodeada de flores y magníficas ambientaciones. Sus personas suelen tener manos grandes en comparación con el tamaño de sus figuras, detalle clave para describir y valorar su obra, ya que este rasgo es propio del estilo urbano que ha cultivado. Además de Fátima ha desarrollado otras importantes creaciones como skateboards, snowboards y artículos para el hogar.




Trazos definidos, formas psicodélicas y figuras humanoides completan los dibujos de este ilustrador con más de 15 años de trayectoria, cuya obra se pudo apreciar en México el año pasado, cuando presentó “In Living Color”, exhibición en la que plasmó su estilo lleno de formas alargadas en escenarios naturales y elementos exóticos. Por supuesto, Fátima no estuvo ausente.



Un maestro dueño de una obra que transmite y comunica más allá de lo evidente.



También podría interesarte:

Comentarios