Estilo de Vida

Roman Abramovich, la billetera más abultada de Rusia

Todos saben qué negocios tiene, pero ¿sabes qué vida lleva?

27-08-2009, 5:00:00 PM

Uno de los hombres multimillonarios de Rusia es Roman Abramovich. Su principal pasión es el deporte, en especial del futbol, por lo que es dueño del club inglés Chelsea.

Sus dividendos provienen principalmente de su empresa petrolera Sibneft en Moscú. Su éxito se atribuye, además, a sus privilegiadas relaciones con los círculos de poder en Rusia.

Construyó su fortuna a principios de los 90, cuando grandes sectores de la economía rusa fueron privatizados. Con su entonces socio Borís Berezovski fundó la compañía de petróleo Sibneft. Su origen judío lo ha impulsado a invertir en empresas y organizaciones en Israel.

Big Style
Tanto dinero lleva a Abramovich a darse grandes gustos: se mueve en el mundo en su Boeing 767 particular y por las avenidas de Londres en dos Mercedes negros blindados, protegido por un pequeño ejército de guardaespaldas.

Dicen que sólo para gastos “de capricho” dispone siempre de tres millones de euros en efectivo en el banco. Considera que sólo los intereses de su cuenta en efectivo superan los 540 mil dólares diarios, ¿bastante, verdad?

La navidad de 2004 fue muy bullada. En esa ocasión Abramovich pagó casi un millón de dólares para tener a Kylie Minogue bailando y cantando en persona ante sus amigos en Londres.

Además, es dueño del fabuloso yate Eclipse, el más grande del mundo avalado en 355 millones cuya construcción terminará en 2010.

En cuanto a su vida privada ha contraído matrimonio en dos ocasiones; mientras que su primera esposa es prácticamente desconocida, la segunda (Irina) alcanzó notoriedad, especialmente cuando se divorció de él (2007) y recibió la mitad de su fortuna como indemnización. Habían decidido separarse tras quince años de relación y cinco hijos en común.

Actualmente Abramóvich mantiene un noviazgo con la joven Daria Zhukova, aficionada al arte, a la que el millonario apoyó en la apertura de una galería en Moscú: El Garaje.

Se ha relacionado con ese proyecto la compra por parte de Abramóvich de dos pinturas, de Lucian Freud y Francis Bacon, por las cuales pagó unos 76 millones de euros.

Tan cool es el estilo de vida de Roman Abramovich que, por supuesto, no quiere verlo terminar. Es por eso que según fuentes cercanas el ruso estaría en proceso de búsqueda del elixir de la juventud y ya se habría contactado con los mejores científicos para conseguirlo.

¿Exagerado?