Estilo de Vida

Rafael Manzano, el arquitecto que une mundos

Conoce más sobre este gran diseñador que rescata los valores de la arquitectura neoislámica para dar vida a una atractiva propuesta llena de estilo y clase.

23-03-2010, 5:00:00 PM

El próximo 27 de marzo, Rafael Manzano Martos recibirá en Chicago el premio Richards H. Driehaus, el galardón de arquitectura clásica más prestigioso del mundo y que cualquier profesional del diseño sueña con algún día alcanzar.


Lo cierto es que méritos a este talento español no le faltan. Discípulo de grandes artistas de España, como son los arquitectos Gómez Moreno, Torres Balbás e Iñiguez Almech, en su extensa y brillante carrera ha desempeñado importantes cargos en instituciones ligadas al diseño.

Destacan entre sus nombramientos el de director, conservador y alcaide de los Reales Alcázares de Sevilla y vocal del Real Patronato de la Alhambra y el Generalife de Granada.


Pero, por supuesto, ese no es su mayor aportación a la arquitectura. Su labor se distingue por su amplio conocimiento en el campo de la arquitectura hispano-musulmana, de la cual es un acérrimo defensor y a la que profesa una gran admiración.


Bajo este prisma se ha encargado de levantar edificios de estilo neoislámico y mudejár, tanto en España como en Medio Oriente, introduciendo en la arquitectura moderna los valores de lo clásico y tradicional, contribución reconocida internacionalmente y por la cual vivirá su mayor momento de gloria este sábado.


Entre sus trabajos, siempre inspirados en prototipos de construcciones de las civilizaciones antiguas, destacan hoteles y edificios comerciales así como casas y urbanizaciones a lo largo de España y Oriente Medio. Sus obras más conocidas incluyen las Casas de Chuecas de Goitía en Sevilla o la de Curro Romero, propiedad del cantante Julio Iglesias, ubicada en Marbella.


En el estilo islámico se distinguen un hotel construido en Mosul, Irak, y un fantástico resort de hoteles y centro comercial en Riyadh, Arabia Saudita. Otro magistral ejemplo es el palacete de Faisal Hassan Jawal en Bahrein, todavía en construcción.


Tal es su conocimiento de la arquitectura hispano-musulmana que incluso en cada una de sus charlas expone de manera cruda los errores de edificación presentes en las antiguas edificaciones. “99% de las mezquitas que hay en España no están correctamente orientadas, ya que sus constructores procedían de Siria e importaron la costumbre de situarlas mirando al Sur, a pesar de que era erróneo”, indicó en una exposición.
 
Su prolífica obra es difícil de describir en pocas líneas, pero es imposible dejar de mencionar otros importantes aportes como la magnífica restauración del Ayuntamiento en Jerez o su trabajo arqueológico, ejerciendo una labor admirable en la Ciudad Califal de Medina Azahara, tarea reconocida entre los grandes maestros del diseño clásico.


Incluso se ha dado el tiempo para materializar una importante cantidad de libros, que ya superan los 20, con títulos tan llamativos como “Poetas y Vida Literaria en los Reales Alcázares de la Ciudad de Sevilla”.
  
Rafael Manzano, un genio de lo clásico y lo tradicional, que hoy recibe el reconocimiento que se merece por su defensa y aporte al conocimiento de la rica y ejemplar tradición arquitectónica del pasado.