Estilo de Vida

Propóleo, natural y al servicio de la salud

Descubre todos los beneficios de esta poderosa sustancia, ideal para combatir enfermedades tan complejas como el cáncer y la arteriosclerosis.

14-03-2010, 5:00:00 PM

En innumerables oportunidades la naturaleza se encarga de entregarnos excelentes y ricos productos, capaces, a través de su aporte en nutrientes, vitaminas y minerales, de fortalecer nuestro organismo e incluso prevenir enfermedades.


Uno de ellos es el propóleo, resina que las abejas se encargan de extraer de las plantas para proteger y recubrir la colmena.


Compuesto por ceras, sales minerales y aceites esenciales, es uno de los productos naturales más poderosos y cuyo consumo reporta significativos beneficios para el organismo. No por nada, hace más de 2,300 años, los egipcios ya lo utilizaban, en especial en el proceso de momificación para evitar la descomposición de los cuerpos.  


Su extracción comienza cuando aún el néctar y el polen son poco abundantes, motivo que induce a las abejas a utilizarlo para endurecer las paredes de su colmena. Sumado a su alto poder curativo y a su baja proporción en la miel, es además un producto que suele encontrarse a elevados precios.


Dentro de los beneficios para la salud destaca su papel como anticancerígeno, ya que aumenta la celularidad del tejido hematopoyético y el número de leucocitos en la sangre, con lo que se disminuye la probabilidad de padecer algún tumor. De esta manera inhibe, además, la aparición de metástasis, una vez se ha presentado algún tipo de cáncer.


Además, la presencia de flavonoides favorece las defensas del organismo de múltiples agresiones, actuando en las vías respiratorias como antibiótico de amplio espectro, con un importante y conocido efecto antiviral. En el aparato digestivo regula el apetito, protege el hígado y además ayuda a la curación de pacientes que padecen anemia.


También tiene positivos efectos a nivel del aparato circulatorio al inhibir la oxidación de colesterol y normaliza la tensión arterial. Pero eso no es todo, porque también es un excelente agente cicatrizante, antiinflamatorio y desinfectante, ideal para tratar quemaduras, heridas y afecciones a la piel, a la vez que permite prevenir la proliferación de cualquier tipo de hongos.


Incluso y confirmando su poder, puede llegar a ser un gran aliado en la lucha contra al arteriosclerosis, tuberculosis pulmonar y afecciones gástricas ya que combate la bacteria Helicobacter Pylori.


Se suele comercializar envasado como extracto, aceites, comprimidos, cremas o utilizado en cosméticos y otros productos farmacéuticos. Es importante que sea almacenarlo en un lugar fresco y seco y en recipientes muy bien cerrados.

Comentarios