Estilo de Vida

Polo en Argentina, elegancia en campos americanos

Un deporte que combina la elegancia y rudeza de los caballos y jinetes. Todo sobre césped argentino.

16-06-2009, 5:00:00 PM

El polo es uno de los deportes más tradicionales de Argentina, habiendo sido campeones mundiales desde el año 1949 ininterrumpidamente hasta el día de hoy.

Los distintos campeonatos reúnen a los mejores jugadores del mundo, quienes dan muestras de su talento sobre magníficos caballos y ante un público cada vez más numeroso y apasionado.

La calidad de los campos argentinos permite que este deporte crezca cada año en importancia y popularidad.

Origen
El polo fue divulgado por los estancieros ingleses y adoptado rápidamente por los estancieros criollos.

Hurlingham Club fue el primer lugar donde se jugó Polo, en los alrededores de Buenos Aires.

En la actualidad hay más de tres mil jugadores. Algunos de ellos dueños de altos handicap internacionales, pertenecientes a diferentes generaciones de familias tradicionales del campo argentino.


Dentro de los equipos más importantes están Dolfina, Coronel Suárez, Indios Chapaleufú, Ellerstina, Chapa Uno y otros.

La gran fiesta del polo se da cita en Buenos Aires, en el Campo Argentino de Polo, donde se disputa el Campeonato Argentino, de fama internacional. La temporada comienza en agosto, generalmente en canchas en la zona norte de esa ciudad, y culmina en diciembre, en Palermo.

Estilo y dinero
Desde sus inicios, el polo ha sido uno de los deportes predilectos de las clases altas y la nobleza. Uno de sus principales atractivos es la rica combinación de elegancia y rudeza sobre los bellos campos verdes.

Los jugadores muestran su mejor estilo de juego y también lo lucen en sus accesorios: cascos, vestuario, botas y complementos como billeteras o monederos. También acaparan la atención los caballos con sus hermosas cierra bocas, riendas y monturas.

Al margen de la diversión, el glamour y la tradición que implica, el polo se ha transformado en los últimos tiempos en un gran foco de negocios, especialmente por la exportación de los animales, ciertamente únicos en el mundo, cuyos precios pueden partir de la base de los US $ 10 mil.