Estilo de Vida

Philippe Chow, delicias chinas a bordo

Su travesía culinaria lo ha llevado desde su natal China hasta Hong Kong, Nueva York, la ciudad de México y ahora el espacio aéreo.

05-05-2009, 5:00:00 PM

Philippe Chow describe su cocina como nouvelle cuisine de Beijing. “Los ingredientes, recetas, especias y secretos pertenecen a la cocina oriental, pero se han modernizado gracias a la tecnología”, explica el chef.


Su educación culinaria comenzó a los 16 años. “Cocinaba y experimentaba. Me mudé a Hong Kong y ahí trabajé en distintas cocinas de los mejores restaurantes”, recuerda. A los 21 recibió una invitación para continuar su aprendizaje bajo la tutela del entonces famoso chef Mr. Chow en su restaurante de Nueva York. Philippe reconoce ésta como una de sus influencias profesionales más fuertes en su carrera.


“Para mí lo más importante de cocinar es mantenerse en evolución constante, para descubrir nuevos sabores, colores y aromas que sorprendan, siempre apegándose a estrictos estándares de calidad”, explica Philippe.


El pato pequinés número uno
En 2005 abrió su primer restaurante, Philippe by Philippe Chow, en Manhattan. Philippe dice que su pato pequinés está clasificado como el número uno de la ciudad. Al local de Nueva York le siguieron restaurantes en Miami y la ciudad de México, mientras se prevé la inauguración de otro en Las Vegas en 2009, y luego Chicago.


La aventura mexicana
¿Qué llevó a Philippe a aventurarse a abrir un restaurante al sur de la frontera? “Hoy México es una mercado muy competitivo para cualquier chef, además, en México la gente esta familiarizada con mi cocina gracias a los restaurantes de Nueva York”.


El restaurante de la ciudad de México es un sitio elegante y estilizado en colores negro y rojo, con iluminación tenue y área de bar amplia. Su menú tradicional incluye alga marina crujiente, una variedad de bolitas de masa guisadas, pato crujiente con panqueques, lubina borracha, res en salsa de ostión y camarones agridulces.


La cocina de Beijing al cielo
Cuando diseñó el menú para Aeroméxico, gracias a su inventiva e imaginación Philippe tuvo que preparar comidas para avión. “El principal reto era mantener el mismo sabor en la comida mientras se transportaba al avión. Escogí platillos que no perderían consistencia crujiente al recalentarse en las aeronaves”.


Esto significó dejar fuera el pato pequinés, el filete mignon de la casa y los camarones picantes Nine Seasons, pero no implica coartar la experiencia gastronómica, gracias a la inventiva de Philippe.