Estilo de Vida

Patrick Demarchelier, realismo y espontaneidad

Conoce la trayectoria de este sofisticado fotógrafo que se convirtió en el primer extranjero en retratar a la familia Real Británica y a la princesa Diana.

06-04-2010, 5:00:00 PM

La belleza está en todos los lugares, basta con que abras tus ojos“. Ese es el pensamiento que mueve al fotógrafo de origen francés Patrick Demarchelier, quien se ha convertido en uno de los referentes de la fotografía contemporánea y cuyos trabajos son admirados por los especialistas de este arte.

Cámara en mano, este artista, residente en Nueva York desde 1975, se ha encargado de fotografiar a los más prestigiosos y glamorosos personajes del planeta, no extrañando a nadie que se convirtiera en el primer fotógrafo extranjero en capturar imágenes autorizadas de la familia Real Británica, e incluso de la recordada princesa Diana, a quien retrató por primera vez en 1989.





Su talento, en gran medida, lo ha volcado principalmente al mundo de la moda. Su trayectoria de más de tres décadas nos deja apreciar sus bellísimas producciones en célebres firmas como Chanel o Versace, para quienes ha realizado más de una campaña.



Con 66 años, no piensa en el retiro y se siente más activo que nunca. Recientemente entrevistado señaló que “cada día es un nuevo día, un nuevo reto, así que no hay jubilación. Cuando se es un fotógrafo uno sigue trabajando hasta que desaparece”.





Ese juvenil y atrevido espíritu le ha permitido convertirse en uno de los fotógrafos predilectos de las revistas más importantes del mundo, entre ellas Vogue, Glamour, Rolling Stone, Elle, Life y Harper’s Bazaar, en las que trabajó hasta el 2004, además de retratar a una infinidad de celebridades.


Además de las editoriales, Demarchelier ha participado en diversas campañas publicitarias, entre ellas la del champú de Farraw Fawcet en 1978 y la de la muñeca Brooke Shields en 1982. Asimismo, fue el fotógrafo principal del libro On your own, una guía de belleza dirigida a mujeres jóvenes escrita también por Shields, y que tuvo gran éxito.



En el 2005 fue el encargado de retratar a varias modelos para el calendario Pirelli, trabajo que le valió una mención en la película El Diablo se viste de Prada, que contó con la actuación de Anne Hathaway





Su trabajo es admirado por el amplio derroche de realismo y espontaneidad presente en cada una de sus imágenes y como consecuencia de ello es buscado por sus retratos realizados primordialmente en blanco y negro. Un maestro que pese al paso de los años, sigue demostrando toda su vigencia con un espíritu juvenil y recargado de energía.