Estilo de Vida

Naoto Fukasawa, cuando lo complejo es lo más simple

Concibe el diseño como un modo de vida, más allá de su funcionalidad, lo integra en nuestra cotidianidad casi sin darnos cuenta.

13-08-2009, 5:00:00 PM

Nació en Kofu, Japón, en 1956. Estudió Arte y Diseño Industrial en la Universidad de Tokio, para luego trabajar en Seiko Epson Corp.

Pero se marchó a EU, a San Francisco, donde formó su estudio de diseño IDEO, que actualmente da empleo a 500 personas con oficinas en San Francisco, Palo Alto, Boston, Chicago, Londres y Munich.

No olvidó su país natal y fundó IDEA Japón, especialmente para dar trabajo a diseñadores nipones.

Su carrera dio pasos agigantados y su nombre, en el mundo del diseño y de la tecnología, se convirtió en referente.

Sus diseños han sido merecedores de importantes distinciones en todo el mundo. Desde mediados de los años 90 ha exhibido sus creaciones museos como el MOMA de Nueva York, el Spiral de Tokio o el Internacional Design de Berlín.

Dentro de sus principales clientes se cuentan marcas como Hitachi, NEC, Nike, Seiko, Toshiba, Fuji, Apple. Mijo, Sharp y otros.

Estilo
Su filosofía plantea un diseño simple, enfocado a resolver cosas concretas más que plantear conceptos­, y sobre todo práctico. Él mismo señala que “necesitamos cosas para vivir, pero no debiéramos caer en el error de construirnos una fachada de objetos para mostrar”.

El interés en el mundo de la electrónica radica en la idea de Naoto Fukasawa por mejorar y alivianar el diseño de esa clase de objetos cada vez más omnipresentes en la vida contemporánea. Busca que éstos se disuelvan en el ambiente, al mismo tiempo que su función se haga evidente para el usuario.

Persigue el minimalismo, entendido como tratar de hacer encajar muchas cosas juntas pero de una manera perfecta, en una forma simple. Sus diseños aspiran a eso, pero están llenos de detalles ocultos, por cierto, para que sean funcionales.

La piel de la genialidad
Uno de los últimos proyectos de Fukasawa fue diseñar envases de jugos frutales imitando la piel de las mismas frutas. Así, ¡se traslada el arte a nuestras neveras!

¿Resistirías un jugo así, en plena temporada estival?