Estilo de Vida

Magret de pato: Exótico, delicioso y en casa

Las puertas de la cocina se abren a ideas innovadoras ideas y refinados platos…

03-05-2009, 5:00:00 PM

Atrás quedaron los días en donde la cocina sólo era cosa de mujeres. Hoy, muy por el contrario, los hombres toman el mando de la cocina, dando rienda suelta al talento, creatividad y sofisticación en el arte de mezclar sabores e ingredientes.

El mejor momento para cocinar es, sin lugar a duda, cuando queremos sorprender a alguien especial. Si ella irá a casa y la cena corre por tu cuenta, ¿Por qué no asombrarla con un plato que difícilmente encontrará en cualquier lujoso o rebuscado lugar de la ciudad?

Plato exótico de hoy: Magret de pato con salsa de grosellas

El magret es fácil de realizar, y lo mejor, requiere poco tiempo. Se trata del magret de pato, que viene a ser la pechuga del mencionado animal.

¿Qué necesitas?

– 1 magret de pato

– 1 cucharada de azúcar.

– Harina de maiz.

– 125 gr. de grosellas.

– 1/2 copa de vinagre de módena.

– 1/2 cubito de caldo concentrado.

– Aceite, sal y pimienta.

¿Y ahora?

Primero, realizamos unos cortes con el cuchillo en forma de rombos al magret, por la parte donde está la grasa, sin llegar a dañar la carne, y la salpimentamos.

Reservamos la carne y empezamos a preparar la salsa. Para ello, en una sartén echamos el azúcar con unas gotitas de agua y dejamos que se caramelice, tras lo cual añadimos el vinagre y lo dejamos cocer unos minutos.

Añadimos el cubito de caldo, 125 ml de agua y las grosellas, y las dejamos cocer 10 minutos.

Llegó el momento de preparar la carne… En una sartén o en una plancha, ponemos el magret sin aceite directamente por la parte de la grasa, y lo dejamos que se haga durante 8 minutos a fuego medio. Tras esto, se le da la vuelta para que se haga por el otro lado durante 2-4 minutos más.

Ahora que han pasado los 10 minutos, sacamos la salsa y la pasamos por el chino, tras lo cual la volvemos a poner en la sartén y le añadimos una cucharadita de harina de maíz disuelta en un poco de agua fría, y la dejamos cocer unos minutos hasta que espese.

Finalmente, para terminar, cortamos el magret en medallones, lo disponemos en un plato o una fuente, echamos la salsa por encima y ponemos algunas grosellas como adorno.

Un plato elegante, poco común y que demostrará el interés y habilidades con que cuentas. Una actitud tan nice que superará con creces las más altas expectativas de esa persona y de quien lo deguste.

También podría interesarte:

Comentarios