Estilo de Vida

Maarten Baas, talento completamente cool

Una libertad que va más allá de la ironía inunda la obra de este precoz diseñador, que ha incendiado grandes iconos de la historia del diseño.

28-04-2009, 5:00:00 PM

Unos rompen moldes, otros queman sus modelos. Así fue como el diseñador de muebles holandés Maarten Baas se dio a conocer: incendiando grandes hitos de la historia del diseño para convertirlos en nuevos objetos de culto. Un debut de lo más original para una personalidad de seria formación.



Maarten Baas es un ejemplo de éxito precoz en el mundo del diseño. Cuando aún no había acabado sus estudios en la prestigiosa Academia de Diseño de Eindhoven, creó la serie Smoke y en 2004 tuvo la oportunidad de poder exponerla en el gran sancta sanctórum: la Moss Gallery de Nueva York.


Desde entonces es uno de los imprescindibles de la Feria del Mueble de Milán donde ha presentado las colecciones Clay Furniture (2006), Sculpt (2007) y The Chankley Bore (2008).




Un éxito que a pesar de su corta edad, posee un enorme conocimiento de la historia. Obras como la silla Tonet de Gaudí, la Lounge Chair de Eames o la silla ZigZig de Rietveld conocieron una segunda vida tras sufrir el fuego y verse cubiertos por una capa de resina epoxi traslúcida. De este modo dio vida a sus primeras piezas que le convirtieron en un artista sobresaliente en la escena mundial.


El proceso parece sencillo pero lo revolucionó todo con una perspectiva fresca y arrolladora. En sus manos los muebles dejaban de ser objetos de museo, para convertirse en nuevos elementos de deseo.



Es un creador con ideas totalmente exóticas e innovadoras. Maarten Baas no parece temer lo que va más allá de lo funcional, ni tampoco que se confundan en su trabajo los límites entre diseño y arte. No lo ve relevante: “para mí arte y diseño son sólo palabras”, dice.


Las obras de este original artista muestran un lado intuitivo y artesanal. Los programas de diseño en computadora quedan fuera de un proceso de trabajo manual expresado muchas veces en el trabajo de Bass. Su modernidad radica en esa alteración de los procesos de creación y fabricación. Pero las razones que le hacen moverse con metodologías tan artesanales, no van en contra de la computadora, sólo que para él “sus manos son lo más importante“.



También podría interesarte:

Comentarios