Estilo de Vida

Luang Prabang y sus exóticos mercados de textiles

Los habitantes de esta ciudad asiática trabajan los hilos de seda con una dedicación que atrae a los turistas más sofisticados.

07-10-2008, 5:00:00 PM

Los habitantes de esta ciudad asiática trabajan los hilos de seda con una dedicación que atrae a los turistas más sofisticados.

Al estar en Luang Prabang es fácil olvidar el mundo exterior. A lo largo de la calle principal, las casas de la época colonial francesa se alinean junto a un sinfín de negocios de Internet y restaurantes modestos. En esta ciudad la seda es excepcional.


Navegar por el Mekong
Cuando me enteré de esto, planeé mi viaje a los confines del Mekong, donde se encuentran las fronteras de Tailandia, Myanmar y Laos. El arribo a la ciudad fue sencillo; aun cuando se trata de un sitio apartado es posible hospedarse tanto en posadas económicas como en hoteles de cinco estrellas. Declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, Luang Prabang deja ver el apoyo recibido para su conservación: sus calles fueron restauradas.


El mercado nocturno
Esperé dentro de un restaurante a que el mercado nocturno estuviese en todo su apogeo; entre el murmullo del establecimiento pude distinguir varias lenguas extranjeras. Afuera, empezaban a aparecer mujeres pequeñas y esbeltas cargando fardos llenos de piezas de seda y bordados finos sobre telas de algodón. A lo largo de la calle principal desplegaban sus mantas sobre el suelo, poco después las luces del mercado nocturno se encendieron en su totalidad. Empecé a caminar por la estrecha vereda que quedó libre entre las mantas de los puestos. Fui escogiendo fabulosas sedas que en mis manos brillaban con matices metálicos, gozo que era compartido por las mujeres locales. A la mañana siguiente tomaría un bote para visitar las cuevas de Pak Ou.


Imágenes sagradas
Junto con un grupo de viajeros abordé un largo bote en dirección a las cuevas. En su interior se han acumulado cientos de imágenes de Buda para crear algo así como un panteón de imágenes sagradas. En el camino de regreso el bote se detuvo en una aldea donde las mujeres del pueblo tejían en telares rudimentarios auténticas obras de arte.  
 
Los siguiente días dediqué mi tiempo a visitar los templos por los cuales la ciudad de Luang Prabang fue declarada Patrimonio de la Humanidad.


Hoteles


– Maison Souvannaphoum
www.coloursofangsana.com/souvannaphoum/


– La résidence Phou Vao 
www.residencephouvao.com


– Auberge des 3 Nagas
www.3nagas.com


 

También podría interesarte:

Comentarios