Estilo de Vida

Los probióticos: bacterias que protegen nuestra salud

Conoce más acerca de los probióticos, bacterias amistosas que se integran en ciertos alimentos para obtener beneficios en la salud.

11-04-2011, 5:00:00 PM

Los probióticos son microorganismos vivos que se adicionan en algunos alimentos y que tienen un efecto benéfico en la salud.

Los probióticos más utilizados son las bacterias ácido-lácticas también conocidas como lactobacilos y las bifidobacterias.

Éstas son variedades que se encuentran en la zona bucal y gastrointestinal de nuestro organismo. Son denominadas bacterias “amistosas”, porque forman una especie de red que nos protege de varias enfermedades.

 

BENEFICIOS PARA LA SALUD
No hay duda que los probióticos protegen nuestro cuerpo y actúan en la prevención de muchas enfermedades. Si los consumimos habitualmente nos ayudarán a:

• Mejorar la defensa contra la invasión de otros microorganismos nocivos para la salud.

• Aumentar la flora intestinal, que se debilita por el consumo de antibióticos.

• Estimular la respuesta del sistema inmunológico.

• Disminuir los síntomas de alergias.

• Aumentar la producción de ciertas vitaminas, como la vitamina B2, B6, B12 y la Biotina.

• Mejorar la biodisponibilidad de varios minerales, como el calcio, el hierro, el cobre y el magnesio.

• Impedir el desarrollo de bacterias nocivas.

• Mejorar la digestión de la fibra.

• Mejorar la digestión y el tránsito intestinal en general.

Actualmente se está estudiando la creación de probióticos que sean capaces de detener el cáncer, enfermedades cardiovasculares y prevenir el Alzheimer.

¿DÓNDE ENCONTRARLOS?
Es posible encontrar los probióticos o bacterias positivas dentro de nuestra alimentación diaria, ya sea en lácteos fermentados como yogurt, leche y quesos, vegetales fermentados, aceitunas, soya, cereales, carnes y pescados fermentados; además de algunas bebidas alcohólicas artesanales.

No obstante, según los expertos la concentración de probióticos, específicamente lactobacilos, presentes en estos alimentos es muy baja para tener los beneficios esperados. Dicen que para lograr algún efecto médicamente deseado habría que consumir al menos 2 litros diarios.

Es por esto que existe la enorme urgencia de crear productos que contengan una  concentración superior de estos microorganismos probióticos en una cantidad menor del alimento.

Un buen ejemplo es el caso de las bebidas lácteas con lactobacilos, que buscan un resultado efectivo en la repoblación de la flora intestinal consumiendo tan solo una porción diaria.

Comentarios