Estilo de Vida

Los políticos y su gusto por los autos

Símbolo de prestigio y poder, los automóviles lujosos siempre han sido una atracción para los políticos, pues enaltecen su imagen.

07-03-2010, 5:00:00 PM

La relación entre los políticos, en especial de los presidentes de cada país, y los automóviles se presenta con fuerza desde el inicio de la producción en serie que vio luz a principios de siglo con la aparición del Ford T. El beneficio ha sido mutuo. Si los mandatarios aprovechan la elegancia de estos vehículos para enaltecer su imagen, también lo hacen las compañías automovilísticas que reciben valor agregado en sus modelos: ¿Quién no presumiría de tener el mismo auto que trasladó a un político admirado?

Lo cierto es que los presidentes no confiarían su seguridad a cualquier automóvil; éste debe ser lo suficientemente rápido en caso de alguna emergencia, también elegante y en el mejor de los casos con vidrios blindados. Estilohoy.com te invita a conocer modelos utilizados por algunos políticos a través de la historia:

El Jeep rojo de Fox
Mucha controversia causó el jeep rojo modelo Wrangler X en el que paseaban los esposos Vicente y Marta, del cual se dijo que era prestado, más tarde un regalo, hasta que se supo que fue comprado por el empresario Luis Miguel Moreno Vélez, quien buscaba convertirse en proveedor de la fundación Vamos México. A tanto llegó el problema que, una vez terminado el sexenio, fue objeto de investigación, incluso del Estado Mayor Presidencial, ya que no aparecía en los registros del patrimonio familiar de los Fox. Por otro lado, se dice que gracias a la cercana relación que el ex presidente llevaba con altos funcionario de General Motors tanto de México como de Estados Unidos, la empresa facilitó cerca de 138 vehículos al servicio de Los Pinos, entre ellos varias Hummer en las cuales Fox y el presidente Calderón paseaban.

José Luis Muñoz y sus lujosos autos
Conocida es también la historia del actual delegado de Cuauhtémoc y candidato a diputado, José Luis Muñoz Soria, quien se hizo acreedor de un BMW que alcanzaba un precio de 57,900 dólares, además de un Jeep Wrangler 4x4 y una camioneta Mazda CX-7 que en conjunto superan el medio millón de pesos.

El actual presidente y su Suburban de regalo
Felipe Calderón Hinojosa también recibió obsequios de General Motors de México, entre ellos varios modelos del Suburban. Por ello, se considera que GM se convirtió en algo así como el proveedor de los autos de uso de Los Pinos.

La "oficina móvil" de Ernest Benachse
Pero no sólo en México lo políticos dan qué hablar con los vehículos que ocupan para movilizarse. En 2008 el ex presidente del Parlamento Catalán, Ernest Benach, se se vio envuelto en una polémica originada por el periódico ABC en el que se le acusaba de gastar 20 mil euros en adaptar su vehículo oficial, un Audi A8 limousina, como "oficina móvil", con un reposapies, televisión y un escritorio. Un vehículo como el Audi A8 puede costar unos 110 mil euros.

José Mujica y su "Pépe móvil"
José Mujica, quien fue investido presidente el pasado lunes 1 de marzo, eligió para realizar su recorrido un vehículo eléctrico, 100% ecológico, sin emisiones contaminantes. Se trata de una camioneta FAW a la que la empresa uruguaya Renovables insertó un motor verde, que cuenta con 40 caballos de fuerza y alcanza una velocidad máxima de 90 kilómetros por hora. Además, cada recarga permite una autonomía de 105 kilómetros, por lo que el gasto eléctrico es menor al gasto en combustible que utilizaría cualquier otro auto en recorrer la misma distancia. El automóvil representa todo lo contrario a la idea de riqueza y elegancia demostrada por el resto de los presidentes, puesto que logra transmitir una imagen de "austeridad" a un gobierno que recién inicia.

Presidentes de EU y su amor por la limusinas
Bill Clinton: El Cadillac Fleetwood Brougham 1993 de Bill Clinton fue la primera limusina presidencial diseñada por General Motors con características máximas de protección.

George Bush: Por lo general el ex presidente se trasladaba en la version Presidential del Stretch Cadillac DTS 2006, cuyo interior estaba iluminado por luz artificial de tonos naturales, mientras que los accesorios de lujo incluían interiores de cuero, asiento masajeador y puertas automáticas.

Herbert Hoover: Los anales de la historia recuerdan a un Herbert Hoover ridiculizado por comprar un llamativo Cadillac 452B V-16 Fleetwood Imperial de 1932, en el medio de la depresión. Este acto le llevó a perder la reelección.

Comentarios