Estilo de Vida

Las cosas geniales de Tarantino

Bastardos sin Gloria acapara excelentes criticas; son muchos factores que han cimentado el éxito de un director hiperactivo y magnífico.

18-10-2009, 5:00:00 PM

La vida de Quentin Zastoupil, el verdadero nombre de Quentin Tarantino, parece ligada a la televisión desde que nació. Tanto, que su madre le puso Quentin en homenaje a Quint, un personaje de la serie televisiva La Ley del Revólver.

Luego, de adulto, él mismo se ligó al mundo de la “cajita mágica”. Como empleado de un videoclub, comenzó a frecuentar con otros cinéfilos y de esa forma, en su cerebro comenzaron a gestarse guiones e ideas que hoy son clásicos de la pantalla grande.

Las influencias de Tarantino son de todo tipo. Hablamos de un director que valora el cine en todo el sentido y no se deja influenciar sólo por una sola tendencia. Lo marcaron filmes como Conocimiento Carnal de Mike Nichols, Grupo Salvaje de Sam Peckinpah o Deliverance de John Boorman. Reconoce una obsesión por Taxi Driver de Scorsese y se encandila con películas asiáticas como Battle Royale, su favorita.

El profesionalismo y rápidez mental como director, le han permitido trabajar con grandes del cine; Bruce Willis, Uma Thurman, John Travolta son sólo algunos de los actores que asumen con buena disposición el estilo, a ratos hiperactivo, de un director fetichista, que adora mostrar los pies femeninos y encuadrar los rostros en primerísimos planos.

Reciclaje musical
Si hay algo que todos rescatan en Tarantino es la grandiosa capacidad para rescatar clásicos musicales olvidados y convertirlos en éxitos. O mucho mejor aún; llevarlos a escenas tan bien trabajadas que quedan, sí o sí, en el conciente colectivo de los cinéfilos.

¿Quién no recuerda a Uma Thurman y Travolta bailando el twist en Pulp Fiction? O la misma Uma, danzando desenfrenada Girl, you’ll be a woman soon.

Si vamos a otras de sus obras maestras, Reservoir Dogs, es imposible no mencionar el tema inicial Little Green bag, un himno hasta el día de hoy asociado al modo de andar, de hombres que visten elegantes y con trajes.

Esos y otros temas musicales responden al gusto personal del director, quien se preocupa personalmente de elegir uno a uno los temas de sus bandas sonoras. Pop, rock, o baladas…lo importante para Quentin es darle fuerza y lenguaje a la escena.

Bastardos y Kill Bill
El mundo del cine agradece tener a Tarantino otra vez en cartelera porque usualmente se toma vacaciones largas entre un proyecto y otro, y sólo los interrumpe con algún cameo ocasional para algún proyecto de algún amigo cercano.

De darse descansos, usualmente está en Europa, escribiendo, creando, inspirándose.

Su última producción es Bastardos sin Gloria, con Brad Pitt y Eli Roth, que ya recoge excelentes opiniones de la crítica. La música esta vez, está a cargo de Ennio Marricone, un nuevo paso para Quentin, que dejó por primera vez de lado las canciones populares.

En 2014, además, llegará una de las cintas más esperadas por los fans del director. La tercera parte de Kill Bill invadirá las salas del cine con una Uma Thurman recargada y dispuesta a hacer frente a los 88 Maníacos, los sicarios a los que La Novia dejó destrozados en su camino a la venganza de O’Ren Ishii.

Tarantino, una genialidad que no se detiene.

 

También podría interesarte:

Comentarios