Estilo de Vida

La belleza femenina desde el lente de Cédric Buchet

El fotógrafo francés destaca por su particular propuesta donde resalta cada detalle de la mujer; uno de los predilectos de la revista Vogue.

27-04-2010, 5:00:00 PM

Para algunas mujeres el paso de la edad no es un problema o eso al menos es lo que se puede deducir al apreciar la performance de Cyndy Crawford, quien gracias al talento del francés Cedric Bochet, aparece en unas sensuales fotografías que llevan a pensar que goza de la eterna juventud.


Es que el trabajo de Buchet es de primer nivel y derrocha una mezcla de seducción y carisma que cautiva a sus críticos. La afortunada Crawford, protagonista de la portada de Harper’s Bazaar, lo agradece. Por ningún lado se aprecian sus 43 años y vaya que luce bien en esos atrevidos little black dresses de manga larga o francesa con encajes, elevado tacón y rojo pasión en los labios, atuendo con el que dio vida a la portada de marzo de la prestigiosa revista.



Todo el talento de este artista le ha permitido convertirse en uno de los máximos exponentes de la fotografía de moda, con apariciones en la afamada Vogue, para la cual realizó en noviembre de 2009 una interesante editorial con la guapa Eniko Mihalik, donde expresa un mundo de bellos imposibles, sexo sin etiquetas para expresar excesos siempre bien entendidos, simbiosis de naturalidad y sensualidad. Con esta misma modelo anteriormente y para el mes de octubre plasmó Premiere Impresion, otro trabajo en el que revela su capacidad para rescatar la sensualidad de la mujer y que deja a la luz la parte más íntima de Mihalik.


Otra de sus creaciones y siempre para Vogue Francia, fue Lumio Laetitia, Paul & Les Autres, donde explora una faceta más tierna y llena de naturaleza viva en un ambiente de paz y relajación, especial para la meditación y el encuentro del ser humano con la naturaleza y la reflexión.


En la Tentación del Diamante, donde fotografía a la modelo Lara Stone expone su propuesta más vanguardista, mezcla de sensualidad pero también de pureza y encanto, aunque siempre con esa infinita atracción que cada mujer esconde tras de sí. Provocativas poses que se fusionan con el blanco de la vestimenta para generar un contraste entre los dos sentimientos que evoca la imagen de una dama: amor e irresistible pasión.  



Para la publicación francesa también ha trabajado con hombres, entre los que se cuentan el modelo Ogunga Ty, con quien dio vida a la clásica imagen Basquiat que resalta el estilo del hombre de color y para la que trabajó con la estilista Anastasia Barbieri, edición especial para la temporada primavera- verano 2010. 


Estilo único, inconfundible. Donde ellas posan y nosotros apreciamos.