Estilo de Vida

Kazuyo Sejima y Ryue Nishizawa, dupla ganadora

Descubre todo el talento de esta pareja de arquitectos japoneses que recientemente se quedaron con el prestigioso premio Pritzker.

06-04-2010, 5:00:00 PM

Hace 15 años que son socios y tan sólo hace algunos días vivieron su momento de mayor gloria, cuando expertos de la arquitectura decidieron entregarles el Premio Pritzker 2010, considerado el Nobel de la especialidad.


Kazuyo Sejima y Ryue Nishizawa confirmaron de esta forma que su alianza da vida a una dupla poderosa y ganadora, que tiene méritos de sobra para llevar sus nombres a lo más alto de la arquitectura mundial. Una década y media de trabajos, asociados bajo la firma SANAA, que se ha convertido en el centro del interés arquitectónico mundial en el último tiempo.


Ella, Sejima, nació en 1956 y él, Nishizawa, diez años después. Son la unión de dos mentes “intrínsicamente japonesas” y por  ende “creativas”, como han sido definidas por los expertos, fusión que permite la defensa de una arquitectura abierta, encargada de explorar todas las posibilidades del espacio en una integración del entorno inmediato y que es capaz de adaptarse a cualquier presupuesto.


“Sus obras, armónicas y optimistas, parecen sencillas, pero son fruto de la complejidad técnica y un intenso proceso de refinamiento en busca de la esencia de la arquitectura”, como destacó en su fallo el jurado del Pritzker.


Entre éstas se distinguen el Dior de Tokio, imponente fachada de cristal que oculta unas pantallas acrílicas imitando el movimiento de los tejidos, el Rolex Lerning Center de Lausana (Suiza), concepto de universidad abierto día y noche para los estudiantes o la alabada e internacionalmente reconocida supersposición de bloques del Museo de Arte Contemporáneo de Nueva York.


El secreto de su éxito radica en su perseverancia, profesionalismo y dedicación. Trabajan más de 15 horas al día. “No sabemos trabajar más rápido”, reconocen. Todo ese esfuerzo lo concentran para eliminar las jerarquías espaciales dentro de una vivienda para conseguir que todos los bailarines tengan vistas maravillosas desde su camerino, como lo refleja el Teatro Kunstlinie en Almere, Holanda, otra de sus creaciones.


La investigación y empleo de materiales cotidianos de una manera sutil y precisa es una más de sus habilidades, la cual queda en evidencia al apreciar la particular figura del Pabellón de Cristal del Museo de Arte de Toledo.


Actualmente trabajan en el futuro Museo de Louvre de Lens, en el norte de Francia, proyecto que les demanda tanto tiempo que deben comer y cenar en el estudio, e incluso, de vez en cuando, dormir debajo de sus mesas de trabajo. “Son siestas reparadores. Luego seguimos trabajando”, explican.


Seguramente en este nuevo proyecto una vez más se podrá apreciar un edificio “fruto de la unión de dos mentes que buscan las cualidades esenciales de la arquitectura a través de una economía de medios”, como lo reconoció la Fundación Hyatt de Chicago, encargada de entregar el premio.


Profesionalismo a toda hora para dar vida a una de las duplas más potentes de la arquitectura moderna. 

También podría interesarte:

Comentarios