Estilo de Vida

Houston por dentro y fuera

El bullicio de sus más de dos millones de habitantes, comunicándose en más de 90 idiomas, la hacen un destino exótico y emocionante.

13-05-2009, 5:00:00 PM

Houston es para muchos el lugar de las compras por excelencia; tiene uno de los malls más grandes de todo el país. Este edén de tiendas es también conocido como “La capital de la energía”.


Viaje al centro del ser humano
Llegar a Houston te obliga a verte por dentro y por fuera, y como un retorno a la exploración del quién soy y a dónde voy. Esa es la pregunta que flota en el aire los museos, donde el cuerpo humano es materia de estudio, más allá de las revisiones médicas a las que miles de pacientes acuden año con año al Texas Medical Center.


Houston se fundó como una ciudad apta para el comercio, que con el tiempo se transformó en sede de importantes descubrimientos y desarrollos tecnológicos. Aquí se hizo el primer implante de corazón artificial del mundo, en 1969, y se desarrollan investigaciones en materia de salud que han hecho de Houston la meca de los check-up.


En el Texas Medical Center –el centro médico más grande del orbe, que recibe alrededor de 2.3 millones de pacientes al año– van y vienen ejércitos de médicos, enfermeras y asistentes sociales multilingües que refrendan la pluralidad cultural de Houston.


Mundo Discovery
En el Health Museum puedes pedalear una bicicleta para entender el funcionamiento de nuestros huesos. Y para aprender sobre el aparato digestivo, qué mejor que meternos en él mediante enormes reproducciones que muestran a cuántos metros de cuerda es semejante nuestro intestino.


La vida fluye en los pasillos del downtown: bancos, restaurantes, peluquerías, florerías, farmacias, y hasta boutiques de ropa son un hervidero de gente a la hora del almuerzo. No muy lejos del bullicio está el parque urbano más moderno, el Discovery Green. Diseñado para ser totalmente sustentable, este espacio nace en medio de los emblemáticos Minute Maid Park, el Toyota Center y el Centro de Convenciones George R. Brown, con dimensiones para alojar desde conciertos de Madonna hasta exposiciones de aeronáutica.


Salir al infinito
La era espacial ha marcado el destino de Houston. En el Centro Espacial Johnson de la National Aeronautics and Space Administration (NASA) los terrícolas pueden tocar la luna con la punta de los dedos y experimentar por unos minutos la vida de los astronautas, quienes no se privan de placeres como comer helado (deshidratado).


Fundada en 1836, la ciudad se caracteriza por su población joven de espíritu alegre y emprendedor. Jeremy, un chico de Massachussets de 27 años, llegó a Houston hace cuatro siguiendo el consejo de un amigo. “Ya no pienso moverme de aquí. La gente que siempre te recibe bien; hay museos, espectáculos de teatro como en Broadway, buenas universidades y buena economía. En Houston siempre puedes aprender. Además, los cortes de carne son excelentes y yo ¡amo la comida texana!… ja ja”.

También podría interesarte:

Comentarios